Sporepedia 2
¡Bienvenido a Sporepedia 2! Si quieres empezar a compartir tus creaciones y descargar las de otros, regístrate ya.

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
»  [DoT] Brujenja [22]
Hoy a las 01:00 por niko1996arg

» Lucas El hombre Lobo de tierras oscuras [DoT] [13] [TO]
Ayer a las 23:36 por Osgoltboy400

» Hombre LOBO
Ayer a las 22:34 por Max

» Antiga Prime Set Terrestre
Ayer a las 21:38 por Tadoki

»  Antiga Prime Set Edificios
Ayer a las 21:35 por Tadoki

» Aracne [DoT] [14]
Ayer a las 15:52 por Sidimey

» La derrota de zarael el eterno.
Ayer a las 15:22 por Coldfusion

» Nave Glophip
Ayer a las 13:42 por Glophip

» Cambiar Menú del Foro
Ayer a las 12:16 por Osgoltboy400

» Creaciones representativas de la Sporepedia 2
Ayer a las 09:57 por Coldfusion

» Coopastliz - Logros en creación de Aves.
Ayer a las 02:45 por Rhinestone

» [Aventura] A la muerte con los piratas [♫]
Ayer a las 02:41 por Rhinestone

» Mi mejor creación asta ahora
Ayer a las 02:39 por Rhinestone

» Un T-Rex y unos Glophip
Ayer a las 02:38 por DDeckBBacon

» Hamster - Meerschwein auf Ball
Ayer a las 02:37 por Rhinestone

» ¿Dulce o Truco?
Ayer a las 02:04 por El Señor de los Dadillos

» [DoT] Venado Zombie [7] - Max (TRUCO)
Ayer a las 02:00 por Max

» Regalos de Papa Juaner
Vie 20 Oct 2017, 22:51 por juaner

» [DoT] Tacos de cerbero [12]
Vie 20 Oct 2017, 20:08 por CefaloSapiens

» Momia maldita [DoT][16]
Vie 20 Oct 2017, 18:52 por Sidimey

» Proyecto de Aventura: Explorando CRX-428 (Pausado)
Vie 20 Oct 2017, 16:22 por Rhinestone

» Proyecto aventura: "Museo de la S2" [♫]
Vie 20 Oct 2017, 16:21 por Rhinestone

» Nadie va a ver esto pero igual lo publico ;-;
Vie 20 Oct 2017, 16:21 por Rhinestone

» Rebelion reptiliana
Vie 20 Oct 2017, 15:57 por Rhinestone

» Kaprosuchus
Vie 20 Oct 2017, 14:36 por Rhinestone

» [DoT] Basilisco [6]
Vie 20 Oct 2017, 14:11 por Crow

» Demonio Desencadenado [DoT][2]
Vie 20 Oct 2017, 13:11 por Rhinestone

» Chiroptero [10] [DoT]
Vie 20 Oct 2017, 12:59 por Osgoltboy400

» Bichos feos
Jue 19 Oct 2017, 21:12 por Coldfusion

» Un roberto
Jue 19 Oct 2017, 19:09 por Glophip

» [DoT] La Momia [16]
Jue 19 Oct 2017, 10:33 por Crow

» Fungus Zombie [DoT][7](Zombie)
Jue 19 Oct 2017, 02:29 por Tadoki

» La Serpe Basilisco [DoT][6](Basilisco)
Jue 19 Oct 2017, 01:56 por Tadoki

» La Parca Nigromante [5][DoT] [5] (Parca)
Jue 19 Oct 2017, 01:33 por Tadoki

» Tarsaurus [DoT][4](Alien-Zerg)
Jue 19 Oct 2017, 00:53 por Tadoki

» Cambiar el ícono del mouse en el foro
Jue 19 Oct 2017, 00:28 por Lirianer

» Tribunal Popular de Justicia.
Jue 19 Oct 2017, 00:07 por Rhinestone

» Una Mejor Busqueda Avanzada
Miér 18 Oct 2017, 23:45 por Rhinestone

» Ausencia de Users en el CB
Miér 18 Oct 2017, 23:43 por Rhinestone

» Modificacion estetica simple
Miér 18 Oct 2017, 23:40 por Rhinestone

» Estética del foro.
Miér 18 Oct 2017, 23:30 por Lirianer

» Mejorar versión de móvil
Miér 18 Oct 2017, 23:19 por Rhinestone

» Sobre la Música en las paginas...
Miér 18 Oct 2017, 22:22 por Rhinestone

» [DoT] Cthulhu, el primigenio [18]
Miér 18 Oct 2017, 21:26 por Marcob2 [DCF]

» King Crimson (JJBA Vento Aureo) [DoT] [24]
Miér 18 Oct 2017, 21:20 por Marcob2 [DCF]

» Rise of Cults II [Rol y Estrategia] [♫]
Miér 18 Oct 2017, 20:04 por Paul_q_f

» Bruja Granuja [DoT][22]
Miér 18 Oct 2017, 18:19 por Mx3brainpower

» Sangre para el Dios Khorne [DoT][2](Demonio)
Miér 18 Oct 2017, 16:19 por Tadoki

» [Halloween] Hada [23]
Miér 18 Oct 2017, 15:44 por Crow

» [Halloween] Kraken/xXTentacleraper1337n0h4x1vs1 [18]
Miér 18 Oct 2017, 14:54 por Coldfusion

» Golem de Barro [DoT][21]
Miér 18 Oct 2017, 14:43 por SrGaliಠth

» Premios, Smilies y Frases Célebres
Miér 18 Oct 2017, 13:18 por Crow

» Tras pensarlo... quiero volver.
Miér 18 Oct 2017, 12:59 por Crow

» [DoT] Volipros-Pv3 [20] - Max
Miér 18 Oct 2017, 00:47 por Max

» [DoT] Lacayo Rastreador [2] - Max
Mar 17 Oct 2017, 22:36 por Max

» Payaso Gordo [DoT][11]
Mar 17 Oct 2017, 22:02 por Tadoki

» Taller -The Stones-
Mar 17 Oct 2017, 21:40 por Tadoki

» La Hada que no es de los dientes [DoT][23](Hadas Madrinas xD)
Mar 17 Oct 2017, 21:16 por Tadoki

» Golem Guardian [DoT][21] (Golem)
Mar 17 Oct 2017, 20:38 por Tadoki

» ¡Te Reto!
Mar 17 Oct 2017, 20:27 por Tadoki

» Spore DS - Criaturas de Zaguero
Mar 17 Oct 2017, 20:24 por Tadoki

» [DoT] La Bruja Truja [22] - Max
Mar 17 Oct 2017, 20:13 por Tadoki

» [DoT] La Parca [5]
Mar 17 Oct 2017, 17:39 por Rhinestone

» [DoT] Cibria [04]
Mar 17 Oct 2017, 14:34 por SHODAN

» Lovison [DoT 13]
Mar 17 Oct 2017, 10:42 por lPokerFace

» La Oscuridad y los Grox [DoT] [15] (Grox)
Mar 17 Oct 2017, 00:10 por Tadoki

» [DoT] Aracne [14]
Lun 16 Oct 2017, 16:30 por Coldfusion

» Aracne Tirapalante [DoT] [14] (Aracne)
Lun 16 Oct 2017, 16:01 por Tadoki

» [DoT] Mutante [20]
Lun 16 Oct 2017, 15:19 por Coldfusion

» Bebe Mutante [DoT] [20]
Lun 16 Oct 2017, 14:57 por ElAloch

» [DoT] Vampiro [10]
Lun 16 Oct 2017, 14:49 por Coldfusion

» La Medusa mas Fea [DoT]--(Gorgona) [3]
Lun 16 Oct 2017, 14:19 por Tadoki

» [DoT] El Faraon No Muerto(Momia) [16]
Lun 16 Oct 2017, 14:17 por Tadoki

» Un Mecanismo Chapucero [DoT] [1] (Libre)
Lun 16 Oct 2017, 13:55 por Tadoki

» [DoT] La verdad [24] [♫]
Lun 16 Oct 2017, 13:43 por Coldfusion

» Aracne [DoT][14]
Lun 16 Oct 2017, 12:23 por Davitroon

» [DoT] RUDY el Wendigo [17]
Lun 16 Oct 2017, 11:35 por Alegorn

» La Bruja Zoidamei [DoT 22]
Lun 16 Oct 2017, 11:05 por lPokerFace

» ¿Alguien tiene este mod?
Lun 16 Oct 2017, 02:20 por Rhinestone

» me saca o no tiene animacion
Lun 16 Oct 2017, 02:14 por Rhinestone

» Parche 1.6 rompe mi Spore
Lun 16 Oct 2017, 02:13 por Rhinestone

» Nuevo arquetipo grox.
Lun 16 Oct 2017, 01:40 por Rhinestone

» [DoT] Parca [5]
Lun 16 Oct 2017, 01:24 por Coldfusion

» "Aracne" [DoT] [14]
Dom 15 Oct 2017, 23:12 por Tuti

» Sireki [DoT] [8]
Dom 15 Oct 2017, 22:48 por Sidimey

» [DoT] Parca. [5] - Max
Dom 15 Oct 2017, 22:44 por Max

» Gabriela La Gorgona [DoT] [3]
Dom 15 Oct 2017, 22:43 por Tuti

» [DoT] Rancor (Star wars) [1]
Dom 15 Oct 2017, 20:59 por Coldfusion

» Cerberus, el guardián del otro mundo [DoT] [12]
Dom 15 Oct 2017, 20:51 por SrGaliಠth

» [DoT] Mothman [9]
Dom 15 Oct 2017, 20:28 por Coldfusion

» Demonio Bizarro [DoT] [2]
Dom 15 Oct 2017, 20:13 por Tuti

» [DoT] Lobizon [13]
Dom 15 Oct 2017, 20:08 por Coldfusion

» [DoT] Fantasmen [19]
Dom 15 Oct 2017, 19:43 por Coldfusion

» Sirena de los abismos [DoT] [8]
Dom 15 Oct 2017, 19:32 por ElAloch

» Motherman [DoT] [9]
Dom 15 Oct 2017, 19:27 por Tuti

» Cerezo [DoT 12]
Dom 15 Oct 2017, 19:06 por SrGaliಠth

» ¿Spore muerto?
Dom 15 Oct 2017, 18:46 por technoguyx

» Lobezno [DoT] [13]
Dom 15 Oct 2017, 18:44 por Tuti

» TEMA FLOOD
Dom 15 Oct 2017, 18:39 por technoguyx

Temas Favoritos
Creación Aleatoria
Sondeo

¿Querés un concurso para marzo? (En abril son las Olimpiadas)

37% 37% [ 69 ]
32% 32% [ 59 ]
21% 21% [ 40 ]
10% 10% [ 19 ]

Votos Totales : 187

Hora Mundial
Octubre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031     

Calendario Calendario


Digimon: Snowball's Dark Blood (FanFic)

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Digimon: Snowball's Dark Blood (FanFic)

Mensaje por DigiDSoul el Jue 01 Nov 2012, 14:11

Recuerdo del primer mensaje :

Hola, hoy escribí el primer capítulo de mi fic de Digimon: Snow Dark Blood. Lo iré actualizando, de momento solo tengo el primer capítulo, tardaré mucho tiempo en poner los siguientes. No tengo mucha experiencia en fics, sólo acabé uno, que era un one-shot, y los demás que empecé los acabé llevando al cementerio xD
Notas: Tailmon = Gatomon (Tailmon es el nombre original) Los Digimon que aparecen en el fic son reales, no los inventé yo
La historia trata de:

En un pueblo del Mundo Digital, llamado Snowball, una pequeña Digimon, Tailmon, se da cuenta de las injusticias, pero nadie se da cuenta, nadie le hace caso, así que decide huir de su pueblo para buscar una respuesta a sus preguntas y descubrir quien es realmente.

Snowball' s Dark Blood

Capítulo 1:

Capítulo 1: Nieve de odio

Fue hace mucho tiempo. Antes de que la Tierra fuera creada. Antes de que los humanos aparecieran en la Tierra. El Mundo Digital, que fue creado hace mucho tiempo, gozaba de paz y harmonía. O eso parecía. Eso parecía, ya que aunque hubiera paz, era superficial, la realidad era distinta…
En Snowball, un pequeño pueblo nevado del Mundo Digital, los Digimon vivían en escuelas en las que aprendían como sobrevivir cuando sean mayores. Vivían todos juntos en una misma casa con montones de habitaciones y comida. Parecía que eran felices. En total había seis escuelas y en cada escuela cabían trescientos Digimon. Los Digimon que educaban eran niños y todavía no habían crecido. Cuando crecían y se volvían adultos, abandonaban la escuela y vivían su propia vida. La mayoría de ciudades y pueblos del mundo en el que habitan los Digimon se organizaban de esta forma. De alguna forma, esos pueblo eran una especie de lugar de educación para esas formas de vida virtuales. Todos parecían seguir las mismas normas y creer lo que les decían, a ciegas. De eso se trataba la educación.
Pero, en la escuela de educación Digimon Kagate, situada en Snowball, había una pequeña Digimon que parecía no creer aquellos que todos creían. Parecía pensar por sí misma. Parecía no creer en aquellas normas. Era diferente. Era Tailmon.
-Pero…yo creo que eso no debería ser así-discutía Tailmon con el jefe de la escuela Kagate, Jijimon.
-Debe ser así-respondía- Así lo eligieron ellos. No se puede hacer nada…
-Pero…
-No hay más que hablar.-respondió- No es nuestra culpa
Los Digimon de la escuela se disponían en fila para salir hacia fuera. Jijimon iba primero y los conducía a todos a la ceremonia. Una vez al mes, unos Digimon oscuros, comandados por uno de los siete grandes demonios, iban a las escuelas del Mundo Digital para castigar a los Digimon con violencia. Era algo que hacía sufrir a los Digimon, pero nadie podía hacer nada porque estaba establecido así. Les hacían creer que era correcto. Esta vez, era el turno de Beelzebumon y su tropa, constituida por cinco filas de veinte Digimon diferentes. Había tres filas de Devidramon y dos de Ogremon. Al parecer, era el ejército oscuro más débil de Beelzebumon. Era la ceremonia suave. También existía la ceremonia fuerte.

Tailmon veía la maldad en los ojos de Beelzebumon, sabía que lo que hacía no era por causas justas, a pesar de que los demás niños Digimon estaban convencidos de que lo hacía por causas justas. Eso se debía a que la escuela les convencía de que tenían que dejarse pegar por las tropas oscuras, por el bien del Mundo Digital. Jijimon y los jefes de las escuelas sabían perfectamente que no era así, pero se veían obligados a engañar a los niños porque las tropas oscuras amenazaban con destruir las escuelas si un Digimon no se dejaba pegar. Nadie sabía las verdaderas intenciones de los siete grandes demonios al hacer esas ceremonias. Pero Tailmon era el único niño Digimon de esa escuela convencido de que no era una causa justa.
-¡¡Comiencen!!-gritó Beelzebumon, disparando con su pistola al cielo y rompiendo un poco el techo de la escuela-
Tras ese grito, los Ogremon comenzaron a pegar con sus mazas a los pobres Digimon niño. Sangraban con cada golpe, gritaban con mucho dolor. Jijimon no podía hacer nada, así que simplemente se agachaba ante ellos y se dejaba pegar por los Devidramon, los cuales le desgarraron la cara con una garra, y derramó sangre hacia el suelo. Los Devidramon también lanzaban rayos demoníacos a través de sus ojos y conseguían herir y asustar a los Digimon niño.
-Así me gusta…-pensaba Beelzebumon, con una sonrisa malévola, escondiendo sus ojos en oscuridad- Consigamos más energía oscura.
El cielo empezó a ennegrecerse. No mataban a los Digimon, simplemente les hacían sufrir. Pero no podían resistir a la tentación de matar alguno, así que uno de los Ogremon mató a un Tokomon de la escuela. Este se convirtió en un Digi Huevo y se lo dio a Beelzebumon, el cual se comió el huevo con mucho gusto. Los pobres Digimon no hacían más que resignarse a ello. Pero Tailmon se lanzó ante Beelzebumon para atacarle.
-¡Maldito!-gritaba, con lágrimas de rabia y impotencia-
-¡No!-Jijimon le detuvo con su bastón.
-Ajá… con que un Digimon rebelde-dijo Beelzebumon, atrayendo a Tailmon con fuerza oscura.
Pero Jijimon golpeó a Tailmon levemente con su bastón para que no fuera absorbido por el comandante oscuro Digimon y le retó a este, amenazándole con su bastón en forma de puño con almohadillas.
-Te dije que debías educarles bien-decía Beelzebumon, apuntando a Jijimon con su pistola- Por esta vez no destruiré la escuela… Sólo por ser tú. ¡Retirada!
Tailmon se sentía impotente de no poder hacer nada ante aquella injusticia, apretaba con fuerza sus puños contra la nieve, bañada de su sangre derramada. [INSERTE SINONIMO DE ESTIERCOL AQUI], [INSERTE SINONIMO DE ESTIERCOL AQUI], [INSERTE SINONIMO DE ESTIERCOL AQUI], se repetía a sí mismo. Es injusto, pensaba. Todos los Digimon volvieron a dentro de la escuela para volver a las clases, pero Tailmon se quedó en el patio, impotente.
-Vamos, entra-le dijo Jijimon-
Tailmon había visto demasiadas ceremonias como para contarlas. Quería hacer algo contra ello. Todos se dejaban pegar y eso no era algo justo. Pero no sabía qué hacer, así que no tenía más opción que seguir adelante.
Era hora de hacer clases sobre la geografía del Mundo Digital. Tailmon miraba la ventana de la clase, viendo con tristeza como la nieve caía en un mundo de mentiras, un mundo vacío, un mundo de odio. No estaba atento, el mundo era demasiado asqueroso como para permanecer en él. Sus ideas también eran muy diferentes a las de sus compañeros, por eso todos le marginaban. El profesor Digimon le preguntó donde se encuentra la Dark Area en el Mundo Digital.
-No se sabe…realmente no lo podemos saber-dijo Tailmon-
Todos sus compañeros se rieron de él.
-¡¿Qué?!-respondió-
-Según las investigaciones, se encuentra en esta parte del mapa-el profesor señaló una parte del mapa-
-Pero… podría ser mentira... No se puede saber exactamente-respondió la pequeña Digimon-
Sus compañeros de clase se reían.
-¡No eres más que una idiota!-decían.
Estaba acostumbrada a esa clase de cosas. Nadie le hacía caso. Nadie creía en lo que decía. Nadie se daba cuenta de nada de lo que realmente ocurría. Después de que acabaran las clases, se hizo unas preguntas, y tomó una importante decisión.
-¿Quién soy yo? ¿De verdad necesito seguir viviendo?... No entiendo nada-pensaba, mientras se alejaba de la escuela, con una pequeña mochila en su espalda llena de comida- Lo descubriré por mí misma…-sus huellas abandonaban la escuela, mojadas de lágrimas-
Huía del pueblo para descubrir la verdad. No quería seguir perteneciendo a ese mundo de odio, así que se embarcó en una aventura en busca de respuestas. Quería acabar con las injusticias y la manipulación. Abandonó el pueblo y se dirigió a nuevos horizontes.
-Adiós…-pensaba, mirando hacia atrás y corriendo hacia adelante, con un pequeño rayo de esperanza en su corazón-
Jijimon vio que la habitación de Tailmon estaba vacía, todas sus pertenencias y comida habían desaparecido.
-Tailmon…-pensaba-No puede ser…
El viento acompañaba a Tailmon, hacia un nuevo horizonte, para buscar sus respuestas. La nieve desaparecía. El sol volvía a salir…
Capítulo 2:


Capítulo 2: Sueños de desesperación
-¡MUERE! No mereces vivir…-decía una voz en la oscuridad- Debes morir. La gente como tú no puede existir. No eres más que la basura que nació en el mundo. Eres lo peor del mundo. Tu existencia no merece ser nombrada, ni si quiera existida.
La voz oscura parecía pertenecer a una sombra humanoide que cortaba cabezas de Digimon estatuas de aquella sala.
-¡MUERE! ¡Muere, muere, muere, muere, muere!-las cabezas de piedra salían volando por los aires-
Todo parecía nublarse. Tailmon estaba despertando de un amargo sueño. El sueño se alejaba y por fin despertó.
-Sólo fue un sueño…-pensaba, mientras despertaba, se sentía algo mal por haber abandonado el pueblo- ¿He hecho lo correcto?-se preguntaba
Tenía una mala sensación, tenía remordimientos, y su mente la torturaba mientras hacía lo posible por levantarse del suelo, después de un tétrico sueño. Era una sensación desagradable.
Al parecer, había estado durmiendo en una cueva de la montaña nevada más cercana a Snowball. Desde la entrada de la cueva se podía ver el pueblo. Tailmon había caminado hacia esa pequeña montaña y entró en esa cueva para descansar.
Se había despertado en medio de la noche. Salió a la entrada de la cueva, se sentó y, con la mochila a su lado, observó a su pueblo nevado desde allí. Parecía un montón de luces brillantes en medio de una nevada oscuro. El cielo, oscuro, y la luna, llena. La nieve caía poco a poco y mientras Tailmon observaba el pueblo con nostalgia, los pequeños copos de nieve caían en sus orejas y las movía para despejarlos, hurgando su pequeña nariz inocentemente. Jugaba con la nieve, pasándola de una mano a otra, mirando el suelo con tristeza. El frío la invadía, la aislaba, pero a la vez la protegía, de la tristeza, del mundo. Era una agradable sensación, mezclada con un toque de tristeza y desesperación. Era parecido a un sentimiento de estar feliz sintiéndose mal, pero con remordimientos.
-¿Habré hecho bien en irme de allí?-pensaba- He vivido algunos buenos momentos… ¿Por qué debería huir?-recordaba sus pocos buenos momentos, en los que disfrutaba jugando sola con la nieve u observando el cielo por la noche- Pero… la mayoría han sido malos-recordaba las ceremonias y la marginación por parte de sus compañeros- Creo que será mejor abandonar esa [INSERTE SINONIMO DE ESTIERCOL AQUI] de sitio.
Parecía no estar segura del todo, pero decidió seguir sus impulsos y no rendirse. Alzó su mirada y, sus ojos, llenos de pasión, miraban hacia el horizonte, mientras unos pequeños Botamon jugaban con la nieve en la entrada de la cueva. Los observó, sonrió y se dispuso a entrar a la cueva para dormir.
Al día siguiente…
Despertó y vio que su mochila había desaparecido; alguien se la había robado, supuso. Entonces vio unas pisadas en la cueva y decidió seguirlas para ver quien se la robó. Las pisadas conducían a la salida de la cueva. Salió y sintió los rayos del sol en su cuerpo. La mañana era fresca, y ya no nevaba, la fría nieve que quedaba en el suelo se sentía bien, daba un buen aroma y ambiente. Entonces encontró al ladrón que robó su mochila. Era un Tentomon que estaba bebiendo agua al lado de la cueva, con su mochila en la espalda.
-¡Hola!-dijo el Tentomon, y siguió bebiendo-
-¡Dame mi mochila!-dijo Tailmon-
-¿Tu mochila?-dijo Tentomon- Yo no te he robado la mochila
-¿Y quién dice que me la hayas robado?
-Er…
-¡Dámela!
Tailmon se abalanzó hacia él y le robó la mochila. La abrió y vio que ya no había comida ni agua, el Tentomon se lo había comido todo.
-Bueno… ¡adiós!-dijo Tentomon, yéndose- Un gusto en conocerle
Y entonces Tailmon le detuvo y empezaron a pelear. Después de haber estado peleando un rato, acabaron exhaustos y se presentaron. Al parecer, Tentomon también había huido de su pueblo, por algunas razones, bastante parecidas a las de Tailmon.
-Oh… así que tú también decidiste huir…-dijo Tailmon-
-Sí-dijo Tentomon- Oye, ¿quieres que seamos amigos y viajemos juntos?
-¡Sí!-respondió- Será divertido
Entonces los dos se dispusieron a caminar hacia nuevos horizontes, juntos, con una mochila vacía pero con un corazón lleno de esperanzas.
Corrieron con alegría por la nieve, jugando. Por fin encontraron a alguien que pensaba como ellos. Nunca habían tenido un amigo, y ahora se habían hecho amigos. Después de divertirse un buen rato con la nieve, se dirigieron por un sendero que había detrás de la montaña nevada, para llegar a nuevos sitios. Abandonaron el pueblo nevado. La nieve cada vez era menos abundante y la hierba empezaba a aparecer ante ellos. Había inocentes Digimon jugando en la hierba fresca, como Wormon o Palmon.
-Parece un lugar tranquilo…-dijo Tailmon-
-Sí-dijo Tentomon-
La montaña nevada todavía podía verse si giraban la mirada. Tentomon giró la cabeza por unos momentos y observó unas figuras oscuras que ascendían por la montaña. Se giró y preguntó:
-¿Qué es eso?
-No sé… vamos a ver
Se acercaron un poco a esas siluetas, y era el ejército de Beelzebumon, estaban volviendo hacia el pueblo Snowball para maltratar Digimon. Se escondieron detrás de una gran roca para que Beelzebumon y compañía no les detecte.
-¿No hace lago de frío?-preguntaba Ogremon al comandante oscuro
-¡No, idiota!-le pegaba una colleja
-¡Au!-voz de idiota-Perdone, señor…
-Van hacia mi pueblo…-dijo Tailmon a Tentomon- Bah, qué importa… allí no había más que gente que no me hacía caso en lo que decía… Pero, quizás deba ayudarles a que no sean maltratados, haciéndoles ver que eso no es justo… Lo más probable es que me ignoren, pero debería probarlo… -pensaba- Quédate aquí-le dijo al Tentomon, corriendo hacia la montaña-
-¡Pero!...-dijo Tentomon-
Entonces Tailmon se acercó a Beelzebumon para atacarle, pero este la golpeó con una patada y le lanzó por los aires.
-¿Sabes que por tu culpa, Jijimon y los estúpidos niños Digimon de tu escuela van a ser ejecutados ahora mismo?-decía, con una voz maligna-
-¡¡Cállate y enfréntate a mí!!-gritó Tailmon con fuerza-
-Eso no será necesario…-dijo Beelzebumon- Ogremon, Devidramon, encargaos de ella.
Un Ogremon y Devidramon de las tropas del malvado Digimon se dispusieron a atacar a Tailmon para entretenerla mientras los demás se acercaban al pueblo para destruirlo. Ogremon atacó a Tailmon con el mazo, pero esta lo esquivó y lo utilizó para impulsarse, con lo cual le golpeó en la cara y lo lanzó al suelo.
-Ahora ya puedo pelear con vosotros… Ya no me vigila Jijimon, ahora peleo libremente-decía, mientras bajaba al suelo, elegantemente-
Logró derrotar al Ogremon y, después, al Devidramon, clavándole sus garras en el pecho. Devidramon se levantó y le pegó un buen puñetazo a Tailmon en el estómago, pero esta le mordió la mano y le pegó una patada en la cara, lo que le hizo caer rendido al suelo. Había derrotado a los dos Digimon malvados sin problema. Pero ya era demasiado tarde, el Beelzebumon se había acercado demasiado al pueblo Snowball.
-¡Mierda!-dijo Tailmon- Perdí demasiado tiempo- corrió hacia Beelzebumon.
-¡DETENTE!-gritaba-¡DETENTE!
Tras una larga persecución, Tailmon logró alcanzar el pueblo, pero Beelzebumon ya había destruido la mitad de la escuela y había destruido los digicores de algunos Digimon, lo que sería equivalente a eliminar su existencia por completo. Jijimon estaba arrodillándose, suplicando por su vida:
-Esto no formaba parte del trato…-decía- Se supone que la ceremonia era una vez al mes, no nos hagas más daño por favor.
-Sí, pero… al parecer, uno de tus queridos Digimon se ha rebelado ante nosotros. Eres tú el que ha incumplido el contrato-replicó-
Tailmon estaba erguida, observándolo con los ojos abiertos y algo asustada. Rompió a llorar, ya que se sentía culpable de aquello que había ocurrido.
-Por mi estupidez… he conseguido que mueran muchos Digimon-pensaba, apretando sus puños con fuerza.
Entonces Tailmon le dijo a Jijimon que no suplique su vida a esa mierda.
Pero, de detrás de la escuela… Ocurrió algo impredecible, apareció un ser magno, un ser de luz, volando desde el horizonte hasta la escuela… Apareció un galante Digimon… ¡Uno de los Royal Knight entró en escena! Se trataba de UlforceVeedramon.
-¡Detente, Beelzebumon!-decía, alzando su espada de luz-
-No… ¡¿Tú?!-dijo Beelzebumon-
Una pequeña pero intensa batalla comenzó. El oscuro Digimon lanzó a toda su tropa hacia el galante Digimon, pero este logró derrotarles a todos con un corte horizontal de su espada y les dejó abatidos en el suelo. Entonces, el oscuro comandante Digimon se abalanzó ante UlforceVeedramon y los dos cargaron sus hombros con fuerza. Beelzebumon le disparó, pero el guerrero logró esquivarlo y propinarle un golpe en la cabeza con su pierna que lo lanzó hacia la nieve a toda velocidad y logró dejarlo clavado en la nieve.
-Vuelve a tus asquerosos aposentos-dijo UlforceVeedramon-
-[INSERTE SINONIMO DE ESTIERCOL AQUI]…-decía Beelzebumon, apuntándole con su pistola y disparando-
-Es inútil-respondía el guerrero, esquivando los disparos del demonio- Espero no tener que volver a intervenir…
-Vale… por esta vez me iré-decía Beelzebumon, huyendo con una bomba de humo oscura para que no le vean-
-Sigan en paz-dijo UlforceVeedramon, antes de irse, dejando una estela de oro tras él-
Tailmon no podía creer lo que acababa de ver. Estaba confusa, ya que nunca había visto a un Royal Knight ayudándoles de las ceremonias. ¿Por qué en ese momento? Tampoco sabía por qué Jijimon se dejó pegar, si al parecer se dio cuenta de que lo que hacía Beelzebumon no era justo.
-Jijimon…-dijo Tailmon-
-Vete… debes irte.-dijo Jijimon-
Tailmon estaba confundida y no sabía que acababa de pasar, pero decidió dejar atrás al pueblo Snowball y no volver a mirar atrás pasase lo que pasase. Dejaba atrás un mundo de mentiras, de odio. No nada. Todo estaba corrupto, todo era falso. Así que se prometió no volver a preocuparse por el asqueroso Snowball y seguir en su búsqueda, para así lograr desaparecer del mundo. Corrió y corrió, desesperadamente, con lágrimas en los ojos, dejando atrás a los Digimon y a Jijimon. Realmente no entendía nada, pensaba que se iba a volver loca. Volvió al bosque donde le esperaba Tentomon, pero ya era tarde; había desaparecido. Buscó un poco por los árboles, por el río y por los arbusto, pero al final logró localizarle, bajando de la montaña nevada.
-¡Tailmon, te estaba buscando!-dijo- ¿Qué ha pasado?
-Nada…-respondió Tailmon, mirando al suelo-
-¿Seguro?
-Sí… sigamos
-Hum…
Siguieron en su camino por el bosque. Tailmon seguía con rabia y impotencia pero pudo seguir caminando. Caminaron durante dos días y decidieron parar a descansar por la noche en un lago, en el que se reflejaba la luna.
-Tentomon…Me alegro de haber encontrado a alguien como tú-dijo Tailmon, preparándose para dormir-
-Yo también…-respondió-
Entonces durmieron, a la espera del día siguiente. Tailmon volvió a tener un sueño, pero fue mucho más horrible que el anterior.
-¡Muere! Muere, muere, muere, muere, muere-decía esa voz de nuevo-
Pero esta vez la silueta era más visible y se veía como partía por la mitad a la sombra de un Digimon indefenso, la sangre se derramaba lentamente, pero era sombría y tétrica. Entonces empezó a nevar y se llenó todo de nieve con sangre negra, roja y  derramada, junto con Digimons muertos. Era un sueño horrible. Despertó del sueño. Entonces, vio como Tentomon se acercaba a ella con un cuchillo para matarla. Era otro sueño, y después volvió a despertar en otro, que volvía a ser el de la silueta. Parecía no tener salida del mundo de los sueños oscuros y sombríos…

Capítulo 3:

Digimon: Snowball’s Dark Blood
Capítulo 3: Partiendo a una nueva isla
La sombra de aquel sueño era cada vez más tétrica. Unos ojos rojos miraban hacia Tailmon. Tenía la sensación de que esos ojos eran capaces de verle el alma. Retrocedía a medida que la sombra se acercaba a ella, llena de sangre en su mano. Despertó otra vez. Esta vez estaba en un mar oscuro. Un mar de color azul marino con una playa de piedra negra. Apareció una silueta oscura con ojos negros y brillantes. Se comió a Tailmon y, después, volvió a despertar en otro sueño. Esta vez el sueño se situaba en un lago con aguas cristalinas. Tailmon se acercó a la orilla del lago y observó detenidamente el agua, viendo su reflejo en ella. No sabía si estaba metida en un sueño o no. El agua del lago se vació por completo y, de dentro, salió un monstruo hecho de tierra que se comió a Tailmon. Era un sueño. Volvió a despertar en un sueño sádico y oscuro. Esta vez pudo ver la silueta por completo, pero, cuando iba a verle la cara… Despertó y, esta vez, por fin, no en otro sueño. Tentomon se despertó a causa de los gritos de Tailmon mientras dormía.
-¡¿Tailmon?!
Despertó y, ahora sí estaba segura de que no era un sueño. Ya era de día.
-Qué miedo…-dijo Tailmon- Sólo fue un sueño…
-Ah, vale…-respondió Tentomon- ¿Qué ocurrió? Parecías asustada
-Fue una pesadilla…-dijo Tailmon- Por cierto, ¿qué es ese humo rosa que viene de ahí?
-No lo sé… Pero empezó a aparecer justo cuando te dormiste.
-¿Acaso tu no dormías?-se extrañó Tailmon-
-Sí, pero… No tenía mucho sueño…
-Bueno, ya es de día, ¿no, Tentomon? ¿Qué te parece si salimos de este bosque y exploramos nuevos lugares?
-¡Vale!
Salieron del lago y comenzaron a caminar por el bosque, sin rumbo.
-Oye Tentomon… Tengo curiosidad por ver nuevos continentes o islas… ¿Por qué no salimos de la Isla Byte?
-¡¿Qué?!-respondió Tentomon- Pero…
-¿Por qué no?-replicó Tailmon- ¿No se supone que escapamos de nuestros pueblos porque todo era demasiado injusto? ¡Pues descubramos nuevos lugares! Me gustaría ir al Continente Folder… Dicen que allí hay un gran castillo habitado por ángeles… ¿Y si ellos tienen las respuestas a nuestras preguntas?
-Hum… Tienes razón. Quizás en esos continentes no hay tanta injusticia como aquí…
-Quizás sí…-respondió Tailmon- Quizás no… Lo que sí está claro es que en esta isla tan pequeña en la que vivimos, la Isla Byte… no vamos a encontrar ninguna respuesta… ¡Vayamos al mar para nadar hacia nuevos continentes!
-¡¿Al mar?!-respondió- Pero… ¡¡¿cómo piensas nadar tan lejos?!!-se extrañó Tentomon-
-Encontraremos alguna forma...
Así que se dispusieron a andar por el bosque en dirección al mar, para así llegar a nuevos continentes e islas. El bosque era vasto y parecía que no se acabaría nunca. Pero era realmente bonito. Los árboles gozaban de vida, las esporas, iluminadas por la luz solar, viajaban de planta en planta, rozando plantas de algodón y troncos de madera. El río era de agua cristalina y en él jugaban pequeños Otamamon.
-Qué lugar tan agradable…-pensaba Tailmon-
De repente, un humo de color rosa, proveniente de unos árboles situados a su derecha, empezó a invadirlos con un suave aroma. Era el mismo que había aparecido anteriormente cuando Tailmon se durmió.
-Es el humo de antes…-dijo Tentomon- Es el que vi justo cuando te dormiste.
-Sigámoslo… Es demasiado sospechoso-contestó la gatita Digimon-
Siguiendo el humo rosa, llegaron a una pequeña zona del bosque circular, rodeada por árboles, donde había un Bakumon recolectando humo rosa en una pequeña cápsula de color negro.
-¿Quién eres?-preguntó Tentomon, mirando como el humo rosa, que venía de unos Digimon bebés que dormían, se metía en la cápsula-No me digas que…
-No molesten-respondió el misterioso Digimon, ocultando su cápsula- Debo entregar esto al jefe…
Tailmon tembló al escuchar la palabra jefe. Tenía un mal presentimiento, así que se puso en posición de combate, enseñando sus afiladas garras, preparada para cualquier cosa.
-Hablé más de la cuenta…-dijo Bakumon- Tendré que hacer algo al respecto… ¡Nightmare Syndrome!
Bakumon lanzó una nube de color negro, de la cual salió un humo rosa que hizo que Tentomon se durmiera.
-¡Tentomon!-dijo Tailmon, esquivando el humo- Parece que el causante de mis pesadillas fue ese Bakumon…-pensaba
-¡Nightmare Syndrome!-Bakumon volvió a lanzar otra nube, pero Tailmon esquivó el humo.
-¡Maldito!-dijo Tailmon- Así que tú eres el causante de mis pesadillas ¿Quién te envía, para qué recolectas esas pesadillas?
-Estúpido…-respondió Bakumon, con tono burlesco- ¿Crees que voy a contestar?-recolectó humo rosa que provenía de Tentomon, que al parecer estaba teniendo horribles pesadillas.
Tentomon estaba en el suelo, moviéndose como si de un pez fuera del agua se tratase. Estaba sufriendo por las pesadillas que Bakumon le había causado.
-Ya tengo suficiente información…-dijo Bakumon- ¡Hasta otra!-desapareció de la nada, cubriéndose con un humo lila
-Así que ese es el que causó mi pesadilla…-pensaba Tailmon- ¿Para qué querrá recolectar sueños? Bah, no importa, ahora debo despertar a Tentomon.
Tailmon se acercó a Tentomon para despertarle.
-¡Despierta, Tentomon!
Tentomon despertó y, confuso, miró a su alrededor. No parecía ser el mismo. Parecía haberlo olvidado todo. Sus ojos se tornaron rojizos, sus antenas erguidas y, su instinto, sediento de sangre.
-¿Qué…? ¿Qué te pasa, Tentomon?
Tentomon no respondía. Se acercó a Tailmon y le dio un golpe con sus garras.
-¡¿Qué haces?!-dijo Tailmon, esquivándole-
-Matar… matar… matar…matar… matar…-decía Tentomon, acercándose a Tailmon, con furia-
-Debe estar confundido a causa del sueño de Bakumon…
Tailmon no dudó ningún momento y le dio un buen golpe a Tentomon en la cabeza para que vuelva en sí. Funcionó.
-Arf… ¿Qué pasó?-dijo Tentomon-
-Parece que fuiste controlado a causa del sueño de ese Bakumon…-explicó Tailmon- Te lanzó una nube de pesadillas, caíste en ellas y tu subconsciente hizo que te descontrolases… Pero ya está.
-Hum… Ni si quiera me di cuenta… Gracias por salvarme-dijo Tentomon- Ese Digimon era bien raro… ¿Para qué querrá recolectar sueños?
-No lo sé, pero mencionó algo de un jefe… Deben ser para alguien… Bueno, como sea, vayámonos de esta isla cuanto antes, vayamos al mar.
Después de ese pequeño incidente con el Digimon recolecta sueños, decidieron ir directos a la playa, para viajar hacia nuevos lugares. Caminaron tranquilamente durante horas, observando el paisaje, a veces algo destruido por los incendios provocados, a veces bonito debido a la naturaleza de la madera. Llegaron a la playa, a su destino, a donde querían llegar para escapar de esa asquerosa y indignante isla. Querían surcar nuevos horizontes… en busca de respuestas.
Así que, sin pensarlo ni un momento, se metieron en el agua y nadaron, sin rumbo. Pero, poco después de haber entrado en el mar, apareció una gran ola que les arrastró con fuerza hacia la orilla. Un gran Digimon había salido a la superficie. Se trataba de Whamon. Decidió asomarse a la orilla para vigilar un poco la playa.
-¿Y si le pedimos que nos lleve?-dijo Tailmon a Tentomon-
-¡Buena idea!
-¡Oye, Whamon! ¿Podrías llevarnos a un lugar?-dijo Tailmon-
-Claro que sí-respondió- Subid a mi espalda
Tentomon y Tailmon no dudaron ni un segundo y subieron en Whamon.
-¿A dónde queréis ir?-preguntó Whamon-
 -Hum… No lo sé realmente…-dijo Tailmon- Esto… ¡A la isla File!
-¿Así sin pensar?-preguntó Tentomon-
-Sí, de todas formas, no sabemos qué tipo de lugares son esos, así que tendremos que empezar por alguno de ellos, ¿no?-respondió Tailmon-
-Pero… La Isla File-la nerviosidad de Tentomon se notaba en el aire
-¡En marcha!-dijo Whamon-
-Oye… ¿hay algún lugar interesante en la Isla File?-preguntó Tailmon-
-Sí… dicen que hay un castillo, regentado por tres Digimon, que protegen la Isla File…-respondió Whamon- En realidad ese castillo pertenece a otro continente, pero se cuenta que debido al peligro que ha habido últimamente se instalaron esos Digimon en esa Isla para mantener el orden.
-Interesante…-dijo Tailmon- Tentomon, ya sabes cuál es nuestro próximo destino, ¿verdad?
-Sí… -respondió-
Después de un largo camino de tres horas, en las que Tentomon y Tailmon estuvieron hablando, jugando y divirtiéndose, llegaron a la Isla File.
-¡Ya hemos llegado! Esta es la Playa Desnuda-dijo Whamon- Tened cuidado… Últimamente esa isla está muy inestable… Suerte
-¡Bieeeen!-dijo Tailmon- ¡Por fin hemos llegado!
Estaban muy felices de haber llegado a una nueva isla que explorar, estaban ansiosos por ver lo que había. Dejaron atrás todo lo que vivieron y decidieron centrarse en esa nueva isla. Decidieron intentar olvidar las cosas que vieron en la Isla Byte anteriormente, para estar más centrados, pero no las intenciones con las que viajaban, estaban decididos a buscar la verdad, encontrar respuestas, y parecía que parte de ellas se encontraban en la Isla File.
Capítulo 4:
Capítulo 4: Esperanzas hundidas en el hielo

La Isla File estaba delante de sus ojos. Un nuevo lugar había llegado a ellos, o quizás ellos habían llegado a un nuevo lugar, pero la premisa era clara: un nuevo lugar por explorar y por tanto nuevas esperanzas para sus almas. La Playa Desnuda era un apacible desierto seco arropado por un manto de agua cristalina. Parecía un lugar totalmente idílico, lo era. No había ningún signo de forma de vida agresiva cercana. Tentomon y Tailmon apreciaron durante unos cortos momentos la belleza de la playa.
Ante la aparente tranquilidad, continuaron el camino, exasperantes de su destino. Cruzaron un largo sendero que parecía conducir a una selva. Llegaron a un camino entrecruzado, con dos posibles rutas, y un cartel de madera que indicaba el nombre de cada sitio al que conducían. Tentomon leyó el de la derecha, y susurró a su amiga:
-¿Qué tal si vamos por el de la izquierda? Este no me da buenas vibraciones
-¡¿Qué?!-respondió Tailmon, sorprendida- El de la izquierda se llama ‘’Villa destino del horror’’. Seguramente sea un lugar terrorífico. ¿Por qué no vamos por el de la derecha? ‘’Ciudad File’’. ¡Seguro que habrá muchas cosas que visitar! ¡Suena interesante!
-Pero… es que…
-¿Qué?-preguntó Tailmon-¿Me lo vas a explicar?-se oyó un grito de dolor a lo lejos- Eso debe proceder de la Villa destino del horror.
-Seguro que la Ciudad File es mucho peor. Esos aullidos doloridos, probablemente, sean de la Ciudad File-respondió Tentomon
-¿Por qué?-se extrañó Tailmon- Creo que hay  más posibilidades de que vengan de una villa del horror.
-No sé… No me da buena espina-dijo Tentomon-
-Bueno, pues vamos a la villa del horror…
-¡No, no, no!-respondió Tentomon, confundido. Miró al suelo preocupado, y después miró hacia el horizonte, con cara de recordar algo- Mejor vayamos a la Ciudad File
-¡Vale!-dijo Tailmon-



Así que, decididos al fin de qué camino tomar, se dirigieron a la Ciudad File. La vegetación, exuberante al principio, irrisoria al final, desapareció. Las grandes productoras de óxidos, mecanizadas por clorofila digital, fueron sustituidas, a lo largo del sendero, por precarias rocas artificiales, moldeadas artificialmente, con una estructura grisácea y triste. El olor esmeralda de la selva fue sustituido por un plomizo aroma penetrante que provenía de estructuras artificialmente colocadas, humeantes, en ocasiones.
-¿Qué es esto?-se preguntaba Tailmon observando el suelo- ¿Por qué huele… tan mal?-levantó la triste mirada-
Una pantalla de humo se levantó ante sus ojos. Unos muros de piedra los rodeaban a los dos, pareciera que quisieran darles la bienvenida a un nuevo lugar: La Ciudad File, contaminada por las fábricas.
Aquello que vieron no era lo que Tailmon esperaba ver. Tras la grisácea humareda contaminante, se hallaba un gran conjunto de fábricas, de las cuales salía humo de sus chimeneas, y en todas ellas, digimons siendo esclavizados, tanto niños como adultos. Un RedVagimon, que tenía un anillo oscuro en el cuello que le hacía agonizar, se acercó a ellos, clamando ayuda. Sus ojos, ensangrentados, sus extremidades, brutalmente golpeadas, la mirada, perdida, aisladamente encontrada. El anillo oscuro se activó y apretó el cuello de la pobre criatura, la cual, murió, delante de ellos dos. Tailmon y Tentomon estaban totalmente desconcertados, sus mentes, desorbitadas. Tailmon, que sentía una gran furia en su interior, estaba decidida a descubrir el por qué de aquella injusticia y a hacer justicia. Su rabia creció considerablemente en su interior.
-Vamos, Tentomon…Tenemos cosas que hacer-miró a Tentomon- ¿Tentomon?
Tentomon estaba temblando, boquiabierto, rendido de rodillas al suelo, sin fuerzas para continuar. Las lágrimas se le caían de los ojos con mucha abundancia.
-¿Qué te pasa, Tentomon?-dijo Tailmon, muy preocupada-
-Es-te… es-te-te-te… es… la ciudad en que nací-declaró Tentomon- Y-o-yo… abandoné a mi familia y  huí-se desesperaba
Tailmon se sorprendió mucho, y se sintió mal por haber elegido ir a la Ciudad File.
-Lo… lo… lo siento…-dijo Tailmon, agachando la cabeza, a punto de llorar- Yo no sabía que…que…
Una especie de zombi Digimon, moribundo, lleno de heridas, con la piel destripada, arrastrándose por el suelo, de irreconocible forma, se acercó a Tentomon, y dijo:
-Has… vuelto-murió delante de él
El dolor de Tentomon aumentó, y al final se derrumbó, tirándose al suelo. Vio que ese Digimon moribundo que había muerto delante de él tenía una pulsera azul. Era la que Tentomon le regaló a su hermana el día de su cumpleaños, antes de marcharse de la ciudad. La Digimon muerta, era… La hermana de Tentomon.
-¡NOOOOOO!-gritó estridentemente Tentomon, mientras sostenía la pulsera en sus ganchos.
Con aquello sucedido, Tailmon se sintió mucho peor. Quería consolar a Tentomon, pero sabía que nada funcionaría, pues el dolor acaecía en sus fieles entrañas. Cegada por su rabia, empezó un rodeo por toda la zona, en busca del culpable, mientras Tentomon estaba suplicando al averno, si era necesario, por resucitar a su hermana, que poco a poco se iba descomponiendo en datos. Finalmente el digicore de su hermana fue destruido por completo, quedándose muerta en el suelo. Tailmon corrió por toda la zona, en busca de un culpable, mientras Tentomon acaecía perplejo en el suelo.
El escuálido rugido de las fábricas, junto al gélido frío, hacían que Tailmon sintiera escalofríos a través de su piel, carne y venas. Escalofríos rojos, azules y grises, de un aroma inconfundible…. Esos Digimon habían sido privados de su hábitat natural: uno de los bosques de la Isla File, en el cual había lagos de transparente y clara agua. Gekomons, Vagimons, Betamons, Floramons, eran algunos de los Digimon que estaban siendo esclavizados, atados todos a un collar que les ahorcaría en caso que se alejasen del ratio permitido, el cual lo habían ajustados los esclavizadores para mantenerlos en trabajos forzosos.
-¡Ayúdenme!-decía un Gekomon, huyendo de las fábricas, antes de ser ahorcado por su propio collar, quedando asfixiado en el suelo.
-No es posible… Esto no puede estar pasando… Todo es un sueño… Es… horrible-se decía Tailmon-
Con mucha rabia, rodeó toda la aldea y vio un pequeño sendero que llevaba hacia un tenue castillo de cristal, que casi se alzaba hacia el cielo. En aquel oscuro y sombrío sendero se hallaban los cadáveres digitales de los demás Digimon muertos. Pero, mientras más caminaba, menos ostentosos parecían. El camino dejó su negruzco tono para pasar a teñirse de verde; árboles sanos y resplandecientes ante la luz. Tailmon, extrañada, llegó por fin hacia aquel extraño castillo. Llegó a sus puertas y, asombrada, lo observó desde otra perspectiva; imponente y brillante. Decidió entrar.
-Debe haber algún buen Digimon aquí-se dijo a sí misma- Alguno que sea importante… Y que haga algo para arreglar lo que ocurre en esa aldea.
Las paredes estaban decoradas elegantemente; predominaba los tonos azules y dorados. Estatuas de leyendas de Digimon antiguos se alzaban a su vista; aparecían cuanto más subía esas escaleras de caracol gélidas, adornadas con placas azules, que parecían llevarla hacia los confines del infinito en el cual podría encontrar la respuesta a sus preguntas. Al acabar de subirlas, oyó dos voces conversando apaciguadamente, tras dos grandes portones de cristal translúcido, tras el cual no se podía distinguir a penas un cuerpo existente. Una de las voces le resultó familiar al oído. Demasiado familiar. Afiló sus garras. Acarició sus orejas un instante. Entró, decidida a atacar. A descubrir la verdad.
-Aquí están los sueños que le traje, señor Seraphimon…-dijo Bakumon a Seraphimon, cogiéndole una nube rosa flotante-
-Muchas gracias, Bakumon-respondió Seraphimon, recogiendo la nube rosa y inyectándola en un extraño prisma cristalino-
-¡ERES TÚ!-gritó Gatomon, amenazando con la garrita izquierda- ¡Eres el Bakumon que nos atacó antes! ¡¿Qué se supone que es esa nube rosa?!-empezó a sospechar que Bakumon les había extraído eso-
-Encárgate de él, Bakumon-dijo Seraphimon, cerrando las puertas sin mover un dedo, dejando que Bakumon mate a Tailmon-
-¡¿QUÉ?! Ahora que lo pienso, Seraphimon es… es… ¡uno de los tres ángeles Digimon!-se decía a sí misma- ¿Por qué…? ¿Por qué… Me quiere eliminar?-estaba angustiada, no comprendía nada-
Mientras se hundía en sus pensamientos, llegando a conclusiones horribles; pues si un Digimon ángel, que supuestamente era bueno, quería eliminarla, por mal camino iba el mundo. Bakumon acabó de cerrar bien las puertas y la dejó acorralada. Tras eso, se cubrió de una luz blanca y un aura potente, y empezó a Digievolucionar en Sorcerymon.
-Soy Sorcerymon, el guardián del castillo de Seraphimon. ¡Y no dejaré que una intrusa como tú se entrometa en los planes del señor Seraphimon!-se abalanzó hacia la gata, amenazándola con su bastón mágico-

En esos momentos, Tentomon estaba en la desolada y tenue aldea, todavía en un estado en el que no podía creer lo que ocurría. Al volver a un estado más o menos normal, empezó a llorar desconsoladamente, pues pensaba que la aldea y sus habitantes, su familia, sus amigos habían sido asesinados porque él decidió fugarse, ya que las visitas de Beelzebumon para hacerles sufrir era cada vez más frecuente.
-Es todo… mi culpa-pensaba, viendo como los pocos habitantes que quedaban eran asesinados- Debería hacer algo… para servir… algo… para ayudar…-se dirigía al castillo, pues él ya sabía que ahí se encontraba Seraphimon; quería hablar con él para convencerle de que haga algo para arreglar su aldea
Al parecer, la legión del terror de Beelzebumon se iba escapando poco a poco por todas las aldeas…

~
Sorcerymon seguía apuntando con su helado y mágico bastón a Tailmon, pero ésta no tenía ni una pizca de miedo.

-No me das ningún miedo-respondió la gata digital, mostrando una uña de la garra, en tono de amenaza- Después de un día de descanso, me siento con nuevas fuerzas de nuevo…
-Muy bien, como desee-contestó Sorcerymon, ejecutando una de sus magias- Aquarius Fill-el hielo que formaba la escalera empezó a convertirse en agua que le rodeó, empezando a fortalecerse-
Tailmon atacó ferozmente con sus garras. Intentó rasgarle el torso. Pero, a causa de la magia de agua invocada, el mago digital pudo aguantar el golpe.
-¡Crystal Cloud!-conjuró, lanzando varios pedazos de hielo gélido y punzante a Tailmon-
Uno le dio en plena barriga. Lo derribó. Cayó al suelo. Testarazo tremendo que se dio contra el suelo. Pero no se rendía. Decidida a contratacar, atacó con su garra izquierda. El enemigo conjuró otra vez la magia de hielo, pero esta vez Tailmon logró esquivarlo.
-¡Neko Kick!-dijo Gatomon, esquivando con una rapidez endiablada, mientras golpeaba la cabeza del enemigo con su pata izquierda-
El golpe fue tan rápido que logró golpear a Sorcery, logrando que impactara con fuerza hacia la pared de hielo. Se acercó a él. Posicionó la garra izquierda en su cuello. Le miró con rabia y dijo:
-Dime que está pasando aquí…
De sopetón, el mago desapareció y apareció al instante detrás de Tailmon.
-Ice Illusion-conjuró Sorcerymon- Ja… Gracias a esta magia, pude crear la ilusión de un Sorcerymon falso durante escasos segundos. Llegó la hora de la verdad. ¡Crystal Cloud!-invocó un montón de pedazos de hielo, tantos que casi no cabían en el pasillo.
-¡Neko Punch!-gritó Tailmon, mientras destrozaba a todos los pedazos de hielo con sus afiladas garras, volteando en el aire-
Tras destrozarlos todos, puso sus pies cómodamente en el suelo y hizo una pose elegante, con unas palabras:
-Como si no fuera lo suficientemente rápida… Ahora, toma esto. ¡Cats’Eye!
Logró hipnotizar al Sorcerymon usando unos extraños poderes que ejecutó desde los ojos. Acto seguido, le preguntó por lo que pasaba en esa isla.
-Ahora sí… debes contarme… todo lo que pasa… aquí-dijo Tailmon, mientras Sorcerymon le golpeaba brutalmente con su bastón.
-Ja,ja,ja… No creas que un conjuro de hipnotismo funciona contra mí, estúpida gata…-dijo Sorcerymon-
Tras el golpe de bastón, Tailmon salió disparada brutalmente hacia una pared, y escupió un poco de sangre. La sangre se mezclaba de una extraña forma con el gélido suelo. No parecía querer desaparecer del frío que la contenía. Mirando hacia abajo, con su boca ensangrentada, decidió hacer algo arriesgado para librarse de ese Sorcerymon de una vez.
-Si tu no me cuentas nada, deberá contármelo alguien que no seas tú-pronunció Tailmon-
-Eso sí que no te lo permitiré-dijo su enemigo mago, con un tono solemne, alzando el bastón e invocando una bola de hielo gigante-
-No me das miedo-se abalanzó brutalmente hacia la bola que estaba creando-
Al abalanzarse hacia la bola, empezó a darle miles de arañazos consecutivos, a una velocidad endiablada, que solo los gatos saben hacer. Logró romper la bola helada en mil pedazos, los cuales usó para disparárselos a Sorcerymon. Tras esto, le metió dos buenos puñetazos en la barriga y un rasguño en la espalda, que lo dejó en el suelo, inconsciente por un tiempo. Tailmon consiguió dejar inconsciente a su enemigo. Tras eso, dio una voltereta hacia atrás y volvió a hacer una voltereta elegante.
-No me gusta mucho pelear…-se decía a sí misma Tailmon- Al menos, no lo he matado… -se decidió a abrir la puerta en la que estaba Seraphimon-
-He venido a hablar con…-soltó Tailmon-
-¡FUERA DE AQUÍ!-le gritó Seraphimon-
-Pero… necesito ha…
-¡HE DICHO QUE NO SE PERMITE LA ENTRADA A EXTRAÑOS!
Tailmon no daba crédito a lo que ocurría. Un ángel Digimon le estaba echando del castillo, cuando ella sólo quería hablar pacíficamente. El mundo le daba vueltas, las esperanzas volvían a escaecerse. El mundo se tornó de nuevo de un tono negruzco, grisáceo y olvidadizo. Se cayó al suelo, inmovilizada, sin poder mover una palabra. Sin las fuerzas que protegen al Mundo Digital, todo estaba perdido… Seraphimon invocó una de sus magias, una gran espada gigante, con la que estaba decidido a cortar por la mitad a Tailmon.




Última edición por DigiDSoul [OMY] el Vie 30 Ago 2013, 12:46, editado 5 veces

Volver arriba Ir abajo


Re: Digimon: Snowball's Dark Blood (FanFic)

Mensaje por Totoi el Sáb 15 Jun 2013, 19:43

Sigues con esto? O_O

Volver arriba Ir abajo

Re: Digimon: Snowball's Dark Blood (FanFic)

Mensaje por Xhaps el Sáb 15 Jun 2013, 19:50

Se desfiguró el perfil

Volver arriba Ir abajo

Re: Digimon: Snowball's Dark Blood (FanFic)

Mensaje por DigiDSoul el Dom 16 Jun 2013, 06:46

El perfil LOL JAJAJAJA

Volver arriba Ir abajo

Re: Digimon: Snowball's Dark Blood (FanFic)

Mensaje por Zarkhator 2 el Dom 16 Jun 2013, 07:49

MOTHER OF GOD que flojera leer todo eso

esto... yo que tú arreglaría tu perfil... parece que está sufriendo algún tipo de embolia.

Volver arriba Ir abajo

Re: Digimon: Snowball's Dark Blood (FanFic)

Mensaje por DigiDSoul el Mar 27 Ago 2013, 06:23

Capítulo 4 actualizado

Volver arriba Ir abajo

Re: Digimon: Snowball's Dark Blood (FanFic)

Mensaje por DigiDSoul el Vie 30 Ago 2013, 12:47

Pongo el capítulo 5 a parte, ya no me deja añadir más.

Capítulo5:

Capítulo 5: El fuego de la libertad
Atada por unas férreas y oxidadas cadenas por el cuello, que procedían de una gran bola de hierro, que se posaba inmóvil aun encima del frágil hielo de aquella sala de aires violentos, la gata digital, Tailmon, estaba paralizada totalmente. No podía moverse. Había pasado a ser una esclava más en el castillo de Seraphimon. Con el peor de los sufrimientos, su cuello se retorcía de dolor, sin apenas poder moverse. Se encontraba en una sala totalmente hecha de hielo, en la cual había agujeros y grietas, por las cuales todavía se podía oler un rezumo a sangre fresca… Había varias cadenas atadas a bolas de pinchos, llenas de sangre también. La escena asustaba a Tailmon. Bakumon, que era el Sorcerymon que antes había derrotado, entró en la sala y la durmió, drenando aquello que su mente onírica concebía en el mundo de los sueños en aquellos instantes…
-¿Cómo llegué aquí?-se preguntaba una pequeña vocecilla en su interior- Pobre Tentomon… espero que esté bien.
Varias horas antes…
-¡HE DICHO QUE NO SE PERMITE LA ENTRADA A EXTRAÑOS!
Seraphimon invocó una de sus magias, una gran espada gigante, con la que estaba decidido a cortar por la mitad a Tailmon. Pero, antes de que su arma pudiera atravesar si quiera un poco a la gata digital, un Kuwagamon, que vino volando por la ventana, se interpuso entre la espada y… su amiga. La espada golpeó brutalmente la espalda del Kuwagamon, y cayó al suelo, generando un fuerte topetazo contra el suelo, quedándose en el suelo, inmóvil.
-Tee… Ten… Teento…¿mon?-decía Tailmon, preocupada, pensando en que no quería que fuera él, ya que habría muerto.
Por la forma en que la miraba y la protegió, pudo deducir claramente que se trataba de su amigo Tentomon digievolucionado.
-Al menos, serví, para algo…-decía Kuwagamon, cayendo al suelo, mientras volvía a su forma de Tentomon, para no volver a moverse de ahí-
-¡¡NOO!!-gritaba Tailmon- ¡TENTOMON, NO, POR FAVOR!
-¡¡Llevaos a Tailmon a la sala de torturas!!-dijo Seraphimon, ordenando a sus guardianes- Que no haya más heridos.
De esta forma, Tailmon llegó a la sala en que se encontraba esposada…
Tailmon volvía a recobrar la consciencia, después de que Bakumon le hubiera robado lo que soñaba. Seguía maniatada a esas férreas cadenas de pinchos. Estaba ya bastante débil; el cuerpo no le respondía. Sólo estaba preocupada por Tentomon, rezando a que eso haya sido una pesadilla, y que no haya muerto de verdad. Era el único amigo que tenía, su único compañero, el único capaz de acompañarla en aquella búsqueda de los sentidos perdidos por la sociedad. Ya cansada, con pensamientos obscuros en la cabeza, se dejó desmayar en ese mismo lugar.
Justo en esa misma sala, había otro Digimon más, que también estaba siendo aprisionado, como Tailmon. Se trataba de un Guilmon, aparentemente sano, con cadenas atadas en los antebrazos y las piernas. Estaba en una pose intermedia entre erguido y sentado, sus brazos hacían fuerza, pues quería librarse de las cadenas. Sus hombros temblaban, sus piernas se descomponían poco a poco, su pulso palpitaba fuertemente, sus rugidos, latían desde lo profundo de su presionado corazón. Lanzó un rugido terrible de desesperación. Debajo de él, había manchas de sangre, que se mezclaban con una mezcla de nieve y hielo, que era lo que formaba el suelo. Parecía un Guilmon listo para salir de allí. Un Sorcerymon, que son los guardianes del castillo, entró en la sala y se dirigió al Guilmon, con ganas de pegarle para que se calme:
-¡Cálmate!-dijo, sin llegar a pegarle
Pero el Guilmon le enseñaba los dientes fuertemente, casi a punto de morderle.
-Dejadme salir de aquí…-rugía con fuerza-Os mataré a todos cuando tenga la oportunidad-
El pobre Digimon llevaba encerrado un mes, sin comida ni bebida. Estaba a punto de morirse; el única agua que pudo beber era la del hielo derretido, y la comida era escasa, por no decir nula. De pronto, los ojos de Guilmon se tornaron rojos, y empezó a tornarse de un color blanco, brillando, batiendo el escenario en un aura de poder. Empezó a cambiar de forma… Dos veces consecutivas… De toda la rabia que acumuló. Logro evolucionar en MegaloGrowlmon. De esta forma, pudo deshacerse de sus cadenas, y una parte del techo de hielo se rompió. El ruido se escuchaba desde la habitación de Seraphimon. Incluso eso logró despertar a Tailmon, que asustada, observaba la escena. MegaloGrowlmon lanzó fuego hacia Sorcerymon y lo corto por la mitad con una cuchillada limpia. No dejó a Sorcerymon en el suelo, si no que se comió todos sus datos. La desesperación por sobrevivir le convirtió en una bestia salvaje. Hizo un gran agujero en el calabozo, y escapó del castillo de Seraphimon, el cual estaba enviando refuerzos para cubrir el agujero hecho, ya que otro Sorcerymon había avistado el acontecimiento.
-Esta es la mía… Mi oportunidad… Para salir de aquí-pensaba Tailmon, viendo el agujero- Pero… ¿cómo?
De repente, sus cadenas fueron cortadas por algo que se movió muy rápidamente, y desapareció. Tailmon quedó atónita por lo que ocurrió; no daba crédito. Aún así, lo agradecía mucho, ya que podría lograr salir de ahí por fin. Así que, salió por el mismo agujero por el que MegaloGrowlmon salió.
-Tentomon… ¿Qué será de él…?-pensaba Tailmon, tristemente-
Tras haber escapado del agujero, se topó con MegaloGrowlmon, todavía furioso. Pero esta vez se estaba enfrentando a Cherubimon, otro de los ángeles Digimon que viven en el castillo de Seraphimon.
-¡NO ESCAPARÁS DEL CASTILLO DE Seraphimon!-dijo Cherubimon, deteniendo a MegaloGrowlmon, que le estaba empujando con sus cuchillas afiladas-
-Es… Es… No lo puedo creer-se decía Tailmon a sí misma- Es otro de los ángeles del castillo de Seraphimon, y también está en nuestra contra…
Tailmon aprovechó que Cherubimon y MegaloGrowlmon estaban peleando y salió huyendo por otro camino. Pero, antes de que pudiera hacer nada, el ángel Digimon la cogió por la nuca, la acercó a su cara y dijo:
-¿Tú donde te crees que vas?-cambió a modo oscuro- Creo que es hora de ponerme serio-tiró a Tailmon al suelo desde una altura considerable- ¡Lightning Spear!-empezó a cargar un ataque oscuro en su brazo izquierdo, mientras su cara se movía de un lado al otro, con su oscuridad palpitando de un lado al otro.
MegaloGrowlmon se preparó para lanzar un ataque ígneo que salía de los dos cañones de su espalda
-¡DOUBLE EDGE!-salieron dos rayos rojos, con un aura de fuego, a una temperatura increíble, directos hacia Cherubimon-
Cherubimon absorbió gran parte de los rayos usando su mano de oscuridad que absorbía eso. La oscuridad empezó a esparcirse desde su mano y atacaba poco a poco a MegaloGrowlmon, mientras absorbía su ataque con una oscuridad creciente. Aun así, el otro rayo alcanzó el otro brazo de Cherubimon, y le hizo un agujero, que se regeneró en un segundo, mientras decía:
-Eso no es nada
Tras absorber el ataque, se lo devolvió, con el doble de potencia, y le dio en plena armadura, cosa que lo tiró al suelo.
-¡NO PODÉIS DERROTARME!-dijo
Tailmon y MegaloGrowlmon estaban en el suelo, derrotados, sin poder moverse. Éste último volvió a su etapa niño; Guilmon. Tenía sangre en la  boca y las garras. El pobre estaba muy cansado, y muy confundido, se sentía desorientado. Cuando, de detrás de los arbustos, apareció otro ángel Digimon: Ophanimon.
-¡DETENTE, CHERUBIMON!-dijo Ophanimon, lanzando la jabalina sagrada hacia Cherubimon- Deja a estos pobres Digimon en paz. ¿Es que no lo entiendes?
-Ophanimon…-dijo Cherubimon, deteniendo la jabalina de su compañero ángel- Tú, como siempre, entrometiéndote en nuestros planes e ideales… Eres tú la que no lo entiende…
-¡Los Digimon necesitan ser libres-respondió la ángel- ¡Si cooperamos juntos, nadie nos podrá quebrantar jamás! ¡Debes confiar! ¡Tú y Seraphimon!
-¡No lo entiendes!-dijo Cherubimon- La amenaza es más grande de lo que parece
Ophanimon creó una barrera espiritual para que Cherubimon no les siga, cogió a Tailmon y Guilmon para llevarlos a un lugar seguro. Los dejó en el suelo, que estaba cerca de un bosque, con hierba blanda y fresca, y usó una magia curativa para curar sus heridas.
-¿Estáis bien?-preguntó Ophanimon-
-S-s-sí…-contestó Tailmon- M-muchas gracias por salvarnos. Pensaba que los tres ángeles estaban corruptos y que no encontraría nadie más a nuestro favor-acabó, dejándose caer en el regazo de la ángel Digimon-
-No pasa nada, tranquila-respondió Ophanimon, acariciando a la gata digital, a la vez que acariciaba a Guilmon-
-Gra-gracias…-dijo Guilmon- Lo pasé realmente mal en ese calabozo-
-No temáis, ya estáis a salvo, tranquilos…-respondió Ophanimon, acariciándolos con cariño-
-No entiendo nada… Inicié un viaje en busca de respuestas, porque siempre veía muchas injusticias alrededor del mundo… Ese Beelzebumon, que se daba el lujo de pegarnos en mi aldea…Vine a ver a los tres ángeles del castillo de Ophanimon, y resulta que Seraphimon y Cherubimon están en nuestra contra…-dijo Tailmon a Ophanimon-
-Tranquila, sé lo que está ocurriendo aquí…-contestó- Todo tiene una explicación
Ophanimon empezó a contarles la historia amablemente:
-Hace un tiempo, vino Beelzebumon a nuestro castillo-relataba la ángel Digimon Ophanimon- Teníamos miedo, pues la presencia de un Rey Demonio en un castillo Sagrado no es algo que deba ser muy bien percibido. Se presentó ante nosotros tres; Cherubimon, Seraphimon y yo, Ophanimon. Y nos dijo que… no luchemos contra la oscuridad… que teníamos que crearles pesadillas a los Digimon, para extraérselas y almacenarlas en el prisma de cristal que hay en el castillo… Que él las quiere para… algo maligno, que no se nos está permitido nombrar… De lo contrario, él vendrá y nos matará-empezó a llorar, recordando los malignos planes de Beelzebumon-
-Pobre ángel Digimon…-pensaba Tailmon- Debe ser muy duro tener que rendirse ante un poder tan maligno. Está llorando, eso significa que los planes de Beelzebumon son demasiado fuertes… Eso de extraer pesadillas… ¡era lo que hacían Bakumon y Seraphimon!- ¿Por qué no luchasteis contra él?-preguntó-
-No puedo contarlo… lo siento… solo sé que su poder es demasiado maligno como para  hacer nada-dijo Ophanimon- Si Seraphimon y Cherubimon volvieran a ser los mismos, podríamos hacer frente a Beelzebumon… Pero están cegados por el miedo, por la seguridad del mundo digital y lo que pueda pasar. Por eso hacen caso a Beelzebumon… Y instalaron esas horribles instalaciones de esclavización de Digimon, en esa aldea, ya que les obligó Beelzebumon. Con esas instalaciones, logran extraer los sueños oscuros de los Digimon, y Beelzebumon va aumentando su poder, poco a poco… Soy la única de los tres ángeles dispuesta a luchar-continuó llorando aun más-
Guilmon miraba triste a Ophanimon, le daba mucha pena. Tailmon se quedó sorprendida, ya que era una ángel Digimon, una de las más poderosas, y estaba llorando por la amenaza de otro Digimon. Las cosas pintaban muy mal. La gata digital sólo quería justicia. Le dio unas palabras de calma
-No pasa nada, tranquila…-decía Tailmon- Estoy dispuesta a llegar a la verdad de este asunto… ¡Te prometo que derrotaré a ese Beelzebumon!-dijo, abrazándola mientras lloraba de emoción- ¡Y POR TODOS LOS DIGIMON, PARA HACER JUSTICIA!
-¡Yo también quiero ayudarte, Tailmon!-dijo Guilmon- Por culpa de Beelzebumon y sus sucios planes, mataron a toda mi familia, y estuve encerrado en ese calabozo durante un mes…-todavía rugía mucho- No sé que me pasó antes, pero tuve ganas de asesinarlos a todos… Estoy confundido. Debo ayudarte derrotar a ese Beelzebumon-se miró la sangre de las manos-
-¡No!-dijo Ophanimon- No debéis intentar nada bajo ningún concepto. Es demasiado peligroso. ¡Deteneos!
-Antes, debo volver al Castillo… Voy a encontrar a Tentomon. No creo que haya muerto-respondió Tailmon-
-¡Yo te acompañaré, Tailmon-respondió Guilmon-
Tailmon estaba tan preocupada que casi ni se dio cuenta de que Guilmon la quería seguir. Normalmente no se lo permitiría, para no poner en peligro a terceros, pero no tenía tiempo suficiente para pensar mejor.
-¡NO!-respondió Ophanimon, preocupada- Corréis grave peligro. No sabéis cuán locos se han vuelto esos dos… Ya no son los mismos, los benevolentes ángeles… Y todo por el miedo
-Si es así… Debo enfrentarme al miedo, o acabaré como ellos-dijo Tailmon, mientras corría rápidamente hacia el castillo, y Guilmon la seguía-
Tailmon se decidió y volvió a entrar rápidamente en el Castillo, pasando por la mazmorra en que estuvo encerrada. De mientras, Ophanimon intentó entrar en el castillo para detenerles, pero Cherubimon le impidió el paso.
-No vas a poder ayudarles…-dijo, impidiéndole el paso con sus grandes manos-
-Maldito…
-Si iba tras ellos, no podría detenerte. Seraphimon ya se encargará de matarlos.
-¡Déjame pasar!-respondió la ángel, apuntándolo con su jabalina sagrada-
-No te atreverás a matarme con eso…-contestó Cherubimon, cargando su puño oscuro, a punto de atacar a Ophani-
-Por supuesto que me atrevo-mintió Ophani-
-Sabes que no… si me matas, ya no estaremos los tres ángeles unidos, y no podremos hacer frente a Beelzebumon…
-¡ENTONCES DEJA DE TENER MIEDO Y APOYA ESA CAUSA!-gritó Ophani, cargando un ataque sagrado-

De mientras, Tailmon y Guilmon entraron en el castillo, de forma apresurada. Llegaron a la sala en que estaba Seraphimon y, para sorpresa de Tailmon, ¡Tentomon seguía vivo! Pero al parecer volvía a estar en peligro; pues se estaba enfrentando a Seraphimon, y eso era algo muy peligroso.
-¡Tentomon!-gritó Tailmon, aliviada por ver a su amigo vivo, pero preocupada porque podría resultar herido o muerto-
-¡¿Por qué no quieres ayudar a la aldea?!-preguntaba furioso, Tentomon-
-Ja,ja,ja…-respondió Seraphi- ¡No te atrevas a volver a preguntar, mocoso!-levantó su  brazo, cargándolo de luz, dispuesto a agredir a Tentomon.
-¡Detente!-gritó Tailmon, intentando detener a Seraphi-
Un destello de luz apareció detrás de ellos y dio de pleno en Seraphimon, haciéndole caer al suelo. Era uno de los disparos sagrados de Ophanimon, acompañada de Cherubimon, que la estaba ayudando.
-¡Seraphimon!-dijo Ophani- Eres el único que falta… Cherubimo ha decidido vencer al miedo y unirse, para volver a ser los ángeles que éramos antes. ¡Sólo faltas tú!
Seraphimon seguía cegado por el miedo. Con una vista perdida en el horizonte, no sabía como reaccionar, ya que Cherubimon había decidido luchar; él era el único que faltaba. En su interior rezumaba un deseo de ayudarles, pero el miedo le controlaba.
-He decidido luchar contra el miedo de una vez, Seraphi-dijo Cherubimon, en su forma angelical-
-No… No puedo… simplemente… ¡no podemos!-respondió Seraphimon, alzando su puño y cargando un ataque, que mataría a todos los presentes-
Ophanimo se abalanzó rápidamente hacia Seraphimon y puso su jabalina en el cuello, a punto de clavársela.
-Es mejor que te estés quieto-dijo Ophani- Tailmon, Tentomon, Guilmon… Si queréis ayudar a esa aldea… ¡destruid la sala de ordenadores del castillo! Desde ahí se controla el plan de esclavos de la aldea, que fue ordenado por Beelzebumon. De mientras, distraeré a Seraphimon-
-¡VAMOS!-respondieron los tres, buscando esa sala, rápidamente-
-¡NO! ¡NI SE OS OCURRA! ¡ESA SALA NO!-el ángel Digimon estaba desesperado, ante el miedo que le carcomía por dentro- El mundo estará perdido.
-¡ES HORA DE HACER JUSTICIA!-gritó Tailmon-
-Por fin… por fin llegó la hora… de vengar a toda mi familia… y hacer algo útil, ¡por fin!-pensaba Tentomon, con lágrimas en los ojos, corriendo a toda velocidad hacia dicha sala-
Tuvieron que pasar por más de cinco pasillos, tres habitaciones falsas y dos zonas laberínticas, además de esquivar a los Centarumon que vigilaban ciertas zonas.
Pero, al final, lograron encontrar dicha sala maligna. Estaba gobernada por un Andromon, que no pensaba dejarles destruir nada, ya que estaba programado para proteger toda esa maquinaria.
Tentomon, lleno de rabia y ganas de venganza por su familia, que había sido asesinada por culpa de esas máquinas. Decidió romperlas con mucha fuerza y, en signo de la libertad, alzó las extremidades, cargadas de electricidad, y golpeó con mucha fuerza las máquinas, las cuales empezaron a arder con tremendas chispas, que simbolizaban el contacto entre la represión y la libertad. Tailmon, emocionada, hizo lo mismo; sentía que lo que hacían ayudaría a alcanzar la libertad, así que clavó bien sus garras en las máquinas; por mucho sufrimiento que le pudiera ocasionar el contacto con la electricidad.
-¡POR LA LIBERTAD!-gritaban los dos amigos-
Guilmon decidió hacer lo mismo, cargando sus ataques de garra con fuego, y las máquinas explotaron. Quería vengarse de lo que le hicieron a su familia.
-¡¡LUCHEMOS POR LA LIBERTAD!!-gritaban-¡ALGÚN DÍA SEREMOS LIBRES!
Andromon, perplejo, no sabía qué hacer y, ante el gran entusiasmo de los tres Digimon, quedó paralizado.
Nuestros tres héroes de la libertad golpeaban las máquinas con toda voluntad, y seguían, y no paraban, ¡en nombre de la libertad!; aunque sangraran sus manos de brutal forma; la libertad estaba un paso más cerca de ellos. La sala de máquinas explotó, haciendo que el mecanismo de esclavos de la aldea quede desactivado, y haciendo que pueda volver a la normalidad.
-¡LO LOGRAMOS!-decían los tres, llorando de felicidad, mientras volaban por los aires, llegando a la aldea de Tentomon-
La aldea había recuperado su aroma y color original: verde, fresco, aromático y selvático. Los Digimon que vivían ahí habían muerto para siempre, pero, a cambio, había nacido una nueva generación de Digimons de esa aldea; unos Digimon bebé preciosos, recién salidos de unos digi huevos. Tentomon, orgulloso, lloró de felicidad ante ellos, y se labró un nuevo futuro, ya que había salvado, junto a sus amigos, su propio hogar, propiciando un nuevo hogar para los Digimon. Tailmon, al igual que su amigo, estaba plena de alegría; habían logrado hacer justicia en un lugar del Digimundo.
-Lo hemos logrado-dijeron los tres Digimon, chocando sus manos a la vez, aun estando llenos de heridas-
Dese el castillo, Seraphimon observaba como nacían nuevos Digimon en la aldea. Vio que la lucha daba sus frutos, y comprendió que lo mejor era unir fuerzas, dejando de lado su miedo.
-Lo siento…-se disculpaba ante Ophain y Cherubi- Creo que lo mejor es que deje de lado ese miedo, y luchemos juntos contra Beelzebumon-
Ophanimon le sonrío, posando la mano en su hombro, comprendiéndole por el miedo que pasaron los tres, mientras Cherubimon aguardaba feliz, llamando a Guilmon, Tentomon y Tailmon desde la ventana.
-Hay algo que os debemos decir
Volvieron a la sala de Seraphimon, y éstos se disculparon:
-Disculpad las molestias que os hemos causado-Cherubimon y Seraphimon usaban magia para curarles
-Como veis, han vuelto a la normalidad, y a partir de ahora lucharemos los tres juntos-dijo Ophani, con una sonrisa- Todo gracias a vosotros, muchas gracias, de verdad.
-¡De nada!-dijo Tailmon- El placer es nuestro. Nuestra misión es conseguir la libertad de los Digimon.
-Aunque todavía nos queda un largo camino para derrotar a ese Beelzebumon…-dijo Cherubimon-
-Es cierto-respondió Tailmon- Pero creo que podremos derrotarles
-De nuevo, gracias-respondieron los ángeles-
-Fue un placer ayudar a mi propio hogar-dijo Tentomon-
-Ya me siento mejor-respondió Guilmon, entre risas-
-Es hora de que os entreguemos un preciado tesoro de los ángeles Digimon-dijo Ophanimon- Tomad esta llave sagrada. Es la Llave Grafina. Os servirá en vuestra aventura. Sirve para ir al reino sagrado digital, aunque todavía no habéis encontrado el lugar para usarla.
Tailmon la cogió y la puso en su mochilita.
-Gracias, nos servirá-contestó la gata digital- Por cierto, ¿hacia dónde podríamos continuar nuestra aventura?
-No sabemos exactamente la localización de zonas malignas, pero estamos seguro que en esta Isla aun quedan misterios por explorar-respondió Cherubi- De todas formas, muchas gracias por vuestra ayuda, y por habernos ayudado a recapacitar. Seguro que eso ayudará a este mundo.
-El placer es nuestro-respondieron-
Y así, con esta gran victoria, siguieron su camino, investigando más a fondo la Isla File, dejando atrás el castillo y a los tres ángeles guardianes que, seguramente, harían justicia por fin contra Beelzebumon.
Horas más tarde de haberse alejado del Castillo, Seraphi estaba en su sala, solo, observando con esperanza por la ventana.
-Sois perspicaces…-Beelzebumon se infiltró en el castillo- Os dije que no podíais luchar contra mí… Idiota-clavó su garra en Seraphimon, que era el único que estaba a esas horas en la sala, y cayó al suelo, ensangrentado:
-Ayuda… Ophanimon, Cherubimon…

Volver arriba Ir abajo

Re: Digimon: Snowball's Dark Blood (FanFic)

Mensaje por Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.