Sporepedia 2
¡Bienvenido a Sporepedia 2! Si quieres empezar a compartir tus creaciones y descargar las de otros, regístrate ya.

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Alianza Confederacion Sigma y Sporepedia 2
Hoy a las 15:11 por Fokz

» Rise of Cults II [Rol y Estrategia] [♫]
Ayer a las 20:42 por niko1996arg

» No tengo los Archivos Audio_1.PACKAGE & Audio_2.PACKAGE
Ayer a las 13:31 por Lirianer

» Torre Vigía (DA Origins)
Ayer a las 09:18 por Alegorn

» HYDRALAX (Tricefalis hirudinea)
Vie 18 Ago 2017, 23:05 por Rhinestone

» les traigo una creatura
Vie 18 Ago 2017, 22:53 por Rhinestone

» Antiga Prime Set Terrestre
Vie 18 Ago 2017, 22:26 por Rhinestone

» Glasglow Knightmare
Vie 18 Ago 2017, 22:01 por Tadoki

» Mis representaciones del genero slasher creadas por tom savini y otros
Vie 18 Ago 2017, 20:22 por Osgoltboy400

» TEMA FLOOD
Vie 18 Ago 2017, 18:53 por lPokerFace

» ¿Qué música están escuchando?
Vie 18 Ago 2017, 14:47 por niko1996arg

»  Antiga Prime Set Edificios
Vie 18 Ago 2017, 01:23 por Tadoki

» Steven Universe
Jue 17 Ago 2017, 22:01 por Rhinestone

» Los Invito a mirar y seguir mi Marca de arte! Cyan Orange
Jue 17 Ago 2017, 20:58 por juaner

» La Federacion de Antiga Prime y su Nacion Galactica
Mar 15 Ago 2017, 23:50 por Rhinestone

» Antiga Prime Set Aereo
Mar 15 Ago 2017, 23:45 por Tadoki

» Camión de Sandías [Reto contra Sadicto2011]
Mar 15 Ago 2017, 15:52 por Tadoki

» Olimpiadas VII : Resultados
Mar 15 Ago 2017, 13:27 por Rhinestone

» Problema con el ejecutable de SPORE GA
Mar 15 Ago 2017, 13:17 por Rhinestone

» Pregunta acerca mod de imperios en la galaxia
Mar 15 Ago 2017, 13:17 por Rhinestone

» ¿Parche 1.06?
Mar 15 Ago 2017, 13:16 por Rhinestone

» COLORES INFINITOS: Enhanced Color Picker
Mar 15 Ago 2017, 11:43 por uritto1999

» me saca o no tiene animacion
Mar 15 Ago 2017, 10:34 por johan210lumw

» ¡Premios para los Usuarios!
Lun 14 Ago 2017, 22:28 por Rhinestone

» Que haces con un......
Lun 14 Ago 2017, 20:56 por ajab

» Premios, Smilies y Frases Célebres
Lun 14 Ago 2017, 20:02 por Rhinestone

» Pack Spoffit + Imperio Chikifeo + una cosa más
Lun 14 Ago 2017, 02:30 por niko1996arg

» Parientes Fenomenos
Dom 13 Ago 2017, 23:50 por Tadoki

» creaciones golem
Sáb 12 Ago 2017, 20:49 por Rhinestone

» ayuda con las animaciones de spore 1.05
Sáb 12 Ago 2017, 11:24 por Dororo

» 0VN1S1M (Ovni de Los Sims 2) [OF3]
Sáb 12 Ago 2017, 00:03 por SartekChaos

» Robot Astronauta Hormiga
Vie 11 Ago 2017, 21:19 por Rhinestone

» Soluciones Arqueotipicas [Juego]
Jue 10 Ago 2017, 10:05 por Manuelll

» Tu propia decisión
Jue 10 Ago 2017, 09:21 por Manuelll

» Un nuevo año de Sporepedia 2
Jue 10 Ago 2017, 01:34 por niko1996arg

» Sugerencia Concurso Criaturas Marinas
Miér 09 Ago 2017, 18:39 por Dilophox

» No se guarda correctamente una creación
Miér 09 Ago 2017, 16:58 por Rhinestone

» Traición Inesperada - ¡Necesitamos tu ayuda!
Miér 09 Ago 2017, 15:05 por Rhinestone

» template de vehiculos
Miér 09 Ago 2017, 11:23 por lPokerFace

» Mx3brainpower
Mar 08 Ago 2017, 15:53 por Rhinestone

» Fokz
Mar 08 Ago 2017, 15:52 por Rhinestone

» dekarserverbot
Mar 08 Ago 2017, 15:45 por Rhinestone

» Coldfusion
Mar 08 Ago 2017, 15:38 por Rhinestone

» Mr. Souls
Mar 08 Ago 2017, 15:24 por Rhinestone

» Dororo
Mar 08 Ago 2017, 15:20 por Rhinestone

» Rayman123
Mar 08 Ago 2017, 15:09 por Rhinestone

» Dilophox
Mar 08 Ago 2017, 15:04 por Rhinestone

» Wigazo [sc]
Mar 08 Ago 2017, 12:38 por Rhinestone

» SHODAN vs. Tadoki [1]
Lun 07 Ago 2017, 16:52 por Dilophox

» Olimpiadas VII
Lun 07 Ago 2017, 12:06 por Rhinestone

» Shuffey vs. Rayman123 [1]
Dom 06 Ago 2017, 22:23 por Rhinestone

» SHODAN vs. Tadoki [1] Youmu Konpaku 魂魄妖夢 [♫ Cafe de Touhou Lotus ♫]
Dom 06 Ago 2017, 21:08 por SHODAN

» Sustracción abrasiva
Dom 06 Ago 2017, 20:34 por niko1996arg

» Fabrica (Reto contra Xelganor)
Dom 06 Ago 2017, 19:59 por Rhinestone

» colección de vehículos grox
Dom 06 Ago 2017, 19:55 por Rhinestone

» Spofear [TS]
Dom 06 Ago 2017, 19:54 por Rhinestone

» Mcrae (Allenor) / Reto contra Alma de Lechuza
Dom 06 Ago 2017, 19:52 por Rhinestone

» ¿Hola? ¿Hay alguien aquí?
Dom 06 Ago 2017, 19:42 por Rhinestone

» Hello
Dom 06 Ago 2017, 19:36 por Rhinestone

» Problemas con aventuras galacticas
Dom 06 Ago 2017, 19:33 por Rhinestone

» Venom [Marvel Comics]
Dom 06 Ago 2017, 19:32 por Rhinestone

» Costeñita (Nepenthes riducula)
Dom 06 Ago 2017, 19:31 por Rhinestone

» Pedido para Tadoki
Dom 06 Ago 2017, 19:10 por Rhinestone

» Errores en el Foro
Dom 06 Ago 2017, 19:10 por Rhinestone

» TADOKI VS SHODAN [♫] :3 [♫] :3[♫] :3[♫]
Dom 06 Ago 2017, 19:07 por Rhinestone

» como descargo expansiones de spore?
Dom 06 Ago 2017, 19:06 por Rhinestone

» [HERRAMIENTA] Spore ModAPI
Dom 06 Ago 2017, 19:02 por Rhinestone

» como descargo Building and Vehicle Fusion??
Dom 06 Ago 2017, 18:57 por Rhinestone

» Finalidad de diversos mods (si lo son)
Dom 06 Ago 2017, 18:53 por Rhinestone

» RenegadeCoC Returns
Dom 06 Ago 2017, 18:48 por Rhinestone

» Las Nuevas Guerras Grox (primera parte)
Dom 06 Ago 2017, 18:43 por Rhinestone

» ¡Ayuda! con un MOD para jugar en primera persona en aventuras
Dom 06 Ago 2017, 18:33 por Rhinestone

» Calvin Fase 2 [Life]
Dom 06 Ago 2017, 18:28 por Rhinestone

» No funciona el Pack Creepy & Cute (Espero que esta vez respondan)
Dom 06 Ago 2017, 18:22 por Rhinestone

» Estar Guars: Episodio I: La Amenaza Sadtasma [♫]
Dom 06 Ago 2017, 15:26 por --sad--

» ¡Felices 7 años juntos!
Dom 06 Ago 2017, 08:03 por Cristificatis

» Nacional Hortillo
Sáb 05 Ago 2017, 08:17 por lPokerFace

» "Mecha Escarabajo"
Vie 04 Ago 2017, 13:50 por Tadoki

» Cambiar Menú del Foro
Miér 02 Ago 2017, 22:40 por Jeshua

» Añadir otro boton de recarga
Miér 02 Ago 2017, 22:29 por Jeshua

» La Duat [♫]
Mar 01 Ago 2017, 13:24 por Tadoki

» Partidas spore multijugador
Lun 31 Jul 2017, 05:48 por Leck400

» Me voy (por ahora)
Jue 27 Jul 2017, 17:11 por Dayito

» Building & Vehicle Fusion
Mar 25 Jul 2017, 17:06 por DinoKiller65

» un reto de un amigo fuera de aqui...
Mar 25 Jul 2017, 17:05 por DinoKiller65

» Quartzylium
Mar 25 Jul 2017, 16:57 por DinoKiller65

» anfila! velociraptor alien ( version antropomorfica tambien 7u7 )
Mar 25 Jul 2017, 15:35 por ajab

» Firmas Arquetípicas
Lun 24 Jul 2017, 22:00 por Alepando

» Buscar una alternativa a photobucket
Lun 24 Jul 2017, 00:24 por Wigazo

» Spore Diamond [Proyecto en etapa media]
Dom 23 Jul 2017, 13:18 por Alepando

» [Sencillo] Como encontrar la carpeta de Spore rapidamente
Dom 23 Jul 2017, 13:02 por Alepando

» Editores ocultos en el spore
Dom 23 Jul 2017, 12:50 por Alepando

» Quaggan, razas de Tyria.
Sáb 22 Jul 2017, 18:54 por technoguyx

» Estatua de Flandre Scarlet (Touhou)
Sáb 22 Jul 2017, 18:49 por technoguyx

» Regalos de Papa Juaner
Vie 21 Jul 2017, 17:36 por juaner

» El Peso Pesado de la Galaxia
Vie 21 Jul 2017, 15:15 por SrGaliಠth

» He perdido la cuenta de las veces que he regresado
Jue 20 Jul 2017, 16:56 por Th3 Cr4zy

» Hai Domo! Virtual Youtuber Kizuna Ai desu
Miér 19 Jul 2017, 16:34 por SHODAN

» Wired Sound for Wired People
Miér 19 Jul 2017, 14:36 por RenegadeCoC

Temas Favoritos
Creación Aleatoria
Sondeo

¿Querés un concurso para marzo? (En abril son las Olimpiadas)

34% 34% [ 54 ]
35% 35% [ 55 ]
20% 20% [ 32 ]
10% 10% [ 16 ]

Votos Totales : 157

Los posteadores más activos de la semana
Rhinestone
 
Tadoki
 
niko1996arg
 
ajab
 
Lirianer
 
lPokerFace
 
Sane
 
YilsenF
 
technoguyx
 
juaner
 

Hora Mundial
Agosto 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   

Calendario Calendario


Historias de Terror

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Historias de Terror

Mensaje por -Otro- el Vie 18 Feb 2011, 14:34

Recuerdo del primer mensaje :

Buenas noches, he aqui algunas historias de terror que espero los hagan temblar:


No les voy a decir que son falsas porque la verdad no lo se y no quiero averiguarlo. Empezamos:

La casa abandonada:
Spoiler:
En un pueblo de la Comunidad Valenciana ocurrieron estos hechos, contados por alguien de la misma localidad. Una noche, cinco chicos se reunieron en una vieja y solitaria casa abandonada en mitad de tierras de huerta con el fin de hacer espiritismo.

Lo prepararon todo, comenzaron, y como en cada sesión que se precie, uno de ellos, el portavoz, hizo la cuestión de inicio: "Si hay alguien que te moleste aquí, dinos quién es y se irá".

El vaso indicó dos nombres, los dueños de los nombres se miraron sorprendidos y se despidieron de los otros tres. Volverían al pueblo caminando y ya se verían más tarde.

Dejaron a los otros tres con su sesión de espiritismo y conversaron por el camino. Cuando llevaban unos cien metros andados, escucharon un ruido y se giraron: La casa caía derrumbándose sobre los tres chicos que se habían quedado en la sesión espiritista

Una voz de ultratumba
Spoiler:
Bueno, mi primo Julio y yo somos dos locos obsesivos por las cosas paranormales, que hasta hemos llegado a comprar artículos como revistas, libros, etc, sobre la muerte, su proceso, las teorías, fantasmas, etc, y él me contó que en Europa se trabaja mucho con las psicofonías o algo así: esto es que según científicos en el tema de la parapsicología se puede grabar en cintas magnéticas que pueden ser los cassettes comunes, sonidos que provienen de seres que ya no están con nosotros (muertos) bueno..... no al menos en esta dimensión.

Lo que él me contó era algo loco, dijo que en nuestro mundo existe una dimensión paralela a la nuestra, que ciertas veces llegan a coincidir, que las personas que nos dejaron se encuentran en esa dimensión y que no las podemos oír por que su nivel de sonido es infinitamente inferior que la nuestra; los animales, como los perros, pueden percibir esos sonidos.

Bueno, cierta vez me llegó con algo que me erizó la piel, en serio no sé si será verdad pero lo que mis sentidos percibieron era realmente algo paranormal. El grabó ciertas voces en una cinta común y corriente, dijo que invocó y dejó puesta la cinta, en cierto tiempo, la revisó y lo que halló en ella... ¿Acaso comprueba esa teoría?

Después de como 15 min de grabación de nada, se escucha un susurro, no se entiende bien, segundos después se percibe una VOZ, wow!!!!!!, horrible... rasposa, como lija, pero como humana, ¡ay no!, en serio sepulcral, si ustedes la oyeran..., habla en un idioma que no comprendimos, creo que como en francés, no sé qué dice, sólo son como 4 frases.

Esa grabación me quitó el sueño como por 5 días; sentía el terror más intenso, es como algo prohibido que nunca debí escuchar, si alguna vez lo hacen... en serio, mejor no lo hagan si no tienen temple.

Los Pasos
Spoiler:
En un complejo de apartamentos de El Saler, en las playas de la costa Valenciana, veraneaba una familia cuyos padres no pasaban casi parte del verano allí porque tenían trabajo en la ciudad. Generalmente la casa estaba a cargo de la hermana más mayor pero en aquella ocasión la madre SI estaba. Pero cansada, tanto que se marchó a dormir y lo hizo en el salón de la casa.
Mientras tanto, dos de las hijas (hermanas de nuestra querida Lorena), concretamente la mayor y la menor, estaban pasando un rato divertido abajo junto a dos invitados de la casa, un amigo de la familia de su edad, y una prima a la que llamaremos Merche (y que seguramente seguirá apareciendo por estos lares).
Se divirtieron haciendo experimentos de levitación que no resultaron y viajes astrales que sí que dieron algún que otro fruto. Ya entrada la noche la hermana pequeña se marchaba hacia casa mientras el resto quedaba abajo, ya más tranquilos, mirando las estrellas.
Entonces pasó algo: escucharon el susurro de unas pisadas, y muchos ojos atónitos descubrieron que las pisadas eran reales pero invisibles... estaban pisando el césped y se mostraban las huellas. Chillaron y corrieron hacia la entrada del edificio y entonces pasó algo más: las luces del edificio entero se apagaron y sobre él aparecieron otras luces, enormes, naranjas, casi fosforescentes, que venían en dirección al complejo desde la playa.
No soportaron el miedo y corrieron escaleras arriba hacia el hogar, donde justamente la hermana pequeña acababa de entrar. Se escondieron en la habitación agitados tratando de no despertar a la madre y hablaron de lo que habían visto.
Al día siguiente la madre les preguntó qué había pasado. Ella había presenciado algo pero no quería contarlo, antes quería escuchar las versiones de los hijos y amigos. Cuando terminaron de contar su experiencia, la madre les confesó que aquella noche entreabrió los ojos y vio, a través de la persiana no del todo cerrada y de sus agujeritos, unas enormes luces que se movían con mucha agilidad.
Este sería uno de tantos sucesos extraños que presenciarían los componentes de esa familia. En esta ocasión, Lorena tan sólo recuerda algún que otro grito. Su ventana estaba totalmente cerrada y ella no había visto nada.

Las risas de la bruja
Spoiler:
En el complejo de verano de la playa del Saler en el que hablo en el relato de "Los pasos", ocurrió algo más. La familia de Lorena se hizo amiga de otra familia numerosa, concretamente de dos hermanos: Belén y Miki.
Belén era de la edad de la hermana mayor, y Miki salía aquel verano con Lorena.
Aquel verano era el verano en que la prima Merche y el amigo de la familia estaban pasando un mes, y en esta ocasión no había padres que vigilaran los actos de sus hijos.
Allí estaban Lorena y su hermana mayor (llamémosla Nieves), la prima Merche y el amigo de la familia (llamémosle Jorge), y los hermanos Belén y Miki (nombres también inventados).
Decidieron jugar a la ouija y como no tenían tablero, Lorena se ofreció a hacer las letras recortando trozos de las tapas de sus libretas y escribiendo las letras con un rotulador gordo.

Se pusieron alrededor de la mesa redonda rociando ésta con unas gotas de aceite para que el vaso se deslizara sin que apenas los dedos llegaran a tocarlo. Todo estaba previsto para poner las cosas fáciles al espíritu que viniera.
Comenzaron riéndose y bromeando. Entonces Nieves se puso seria y dijo que ya estaba bien.
- Concentrémonos de verdad.
Todos le hicieron caso. Ya nadie se rió con aquello de "espíritu, si estás ahí, danos una muestra".

A los pocos minutos Miki comenzó a golpear rítmicamente el vaso con su dedo. Estaba totalmente absorto con su mirada fija -aunque parecía perdida- sobre el vaso, y golpeteaba una y otra vez. Levantaba el dedo, lo dejaba caer sobre el vaso, y así repetidas veces.
Lorena tenía a Miki al lado y le pasó la mano por los ojos. Miki respondió bajando los párpados para no abrirlos durante un buen rato. Pero lo que ocurrió fue más que espeluznante.
En el mismo momento en que cerró los ojos, su dedó tocó por última vez el vaso, y acto seguido se desmayó sobre la mesa.
Como pudieron trasladaron su pesado cuerpo al sofá y lo dejaron allí preguntándose qué le ocurría. Entonces se dieron cuenta de dos detalles: Por un lado, de sus ojos cerrados se deslizaban lágrimas, y por otro, de su boca entreabierta se empezaba a escuchar una risa... una malvada risa femenina que parecía propia de una bruja.
Se asustaron sobremanera y Nieves le pidió ayuda a Merche:
- Tú tienes poderes Merche, haz que despierte, haz algo por favor.

Merche respiró hondo y salió al balcón para concentrarse en soledad. Era verdad, tenía ciertos poderes, no en vano decían que su propia madre era una bruja.
Mientras tanto Belén miraba nerviosa a su hermano, Jorge y Nieves se miraban y se preguntaban qué era esa risa que salía de su boca, y Lorena, desde los pies de Miki, miraba hacia el balcón rezando para que Merche pudiera sacarlo del trance.
Merche entró y se dirigió hacia Miki que seguía tendido en el sofá. Le cogió la mano, y con voz grave le dijo:
- Miki, despiértate.
Fue una orden. Y en un minuto los ojos de Miki estuvieron luchando por abrirse. Cuando al final lo hizo se sentía mareado y extraño.
Antes de contarle lo sucedido, Lorena le preguntó qué había sentido:
- Tenía frío y calor, todo se puso negro, y no recuerdo nada más.

Mientras trataban de tranquilizar a Miki, Lorena se dedicó a desmantelar la mesa. Todas las letras se iban a ir a la basura, pero algo llamó su atención. Una letra había salído perjudicada con el aceite, estaba manchada. Lorena la levantó, era la letra "L". Con estupor comprobó que el aceite había formado lo que desde nuestra infancia consideramos un fantasma, ese que hasta te puedes comer en helado o que aparecen en los dibujos infantiles. El fantasma tenía una especie de boca hacia abajo. Al darle la vuelta a la letra comprobó algo más: por detrás, la boca sonreía. Miki había llorado y había reído... aunque no lo recordara. Las letras mostraban ambos estados de ánimo.
Curiosamente Lorena no se percató de la relación entre estos dos detalles hasta que alguien, una amiga, lo relacionó y se lo dijo. Lorena cayó en la cuenta y desde entonces la historia le da más terror.

Pero hay una cosa más en esta historia: dicen que al terminar una sesión hay que romper el vaso para que el espíritu se marche de la habitación donde se ha hecho la ouija. Ellos tiraron el vaso desde un tercer piso... y no se rompió.

Mientras duermes
Spoiler:
Todo empezó hace muchos años, cuando yo era pequeña y vivía en casa de mis padres,me inquietaba mucho el mundo de lo oculto y mis amigas y yo nos pasabamos el dia intentando contactar con espiritus y cosas parecidas,cosas de niñas.Un día hice en una hoja de papel lo que se puede parecer a una tabla ouija e intenté contactar con alguien del mas allá,no pasó nada y pensé que esas cosas eran tonterias que la gente se inventaba,pero desde que lo hice,aquella habitación no ha vuelto a ser la misma.
Primero empezé a ver a un hombre mayor sentado en mi cama y me miraba como dormia,sólo os puedo decir que se pasaba todo el tiempo que yo podía soportar su presencia sentado a mi lado mirandome, luego se difuminaba y sentía como su peso desaparecía de mi cama,es que sentía que estaba sentado!!!.Mi madre, por supuesto, no me creía, pero yo horrorizada conseguí que me cambiaran de habitación.Mi hermana, dos años mas pequeña que yo,a la que os prometo que jamás conté nada,empezó a ver a ese hombre al poco tiempo y mi madre optó por que durmieramos las dos juntas en otra habitación.Pero tuvimos a nuestro hermano pequeño, 11 años mas joven que nosotros, y cuando tenía 3 añitos, empezó a dormir en dicha habitación y no tardó mucho tiempo en empezar a ver al señor en cuestión.
Al final, tuve que volver yo a dormir allí, yo ya casi estaba \"acostumbrada\" sí, se que alguien puede pensar que si fuera verdad no lo harias, pero mis padres no iban a cambiar de casa por algo en lo que no creian.Ademas,el hombre lo único que hace es mirar como duermes,acabas por no tener miedo.Pero que estaba ahí,estaba.
Aparte de eso, pues en casa siempre pasaban y pasan cosas algo extrañas: ruidos raros,puertas que se abren,alguien que mencionaba mi nombre, sonidos de llaves...pero al que hoy es mi marido,le pegó un susto de muerte: Recuerdo que salimos a tomar algo, y por algun motivo nos enfadamos y discutimos, llegamos a mi casa y yo me fuí llorando a mi habitación,me quedé allí y me parece que me quedé como dormida o algo así, porque recuerdo que Luis me despertó horrorizado y me sacó de la habitación.Le pasó lo siguiente:
Era verano y se echó en el suelo y puso la tele,recuerda que intentó coger el mando para cambiar de canal y no se podia mover,comenzó a oir pasos que venían de la habitación donde yo estaba,pasaron por el pasillo y llegaron donde estaba el,los pasos le recórrian la silueta de su cuerpo,tumbado en el suelo,inmóvil, sin poder hablar y mientras alguien le hablaba en una lengua como antigua,no sabe explicar el tipo de idioma que era, ni siquiera la voz, no parecia ni una voz de hombre ni de mujer,no sabe explicarse.Despues, los pasos se volvieron al pasillo camino a mi habitación y entonces fué cuando se pudo levantar e ir en mi busca.La casa sigue en el mismo sitio,mis padres viven en ella, y mientras no duerma alguien en esa habitación, no sé si ese hombre sigue mirando cuando duermes...

No mires hacia atras
Spoiler:
Alguna vez cuando tu estas en algún lugar solo ¿No sentiste que alguien te mira pero tú sabes que estás solo?
Bueno yo te diré la lo que te podría estar observando.
Hace algún tiempo un niño de 7 años llamado Antonni como todos los días iba de regreso del colegio hacia su casa por el mismo lugar, pero un día un perro negro lastimado de una pata se cruzo por su camino, Antonni conmovido fue tras el perro, lo siguió hasta un lugar desolado, y mientras el niño se dio la vuelta para ver donde estaba, el perro desapareció, entonces el niño perdido, fue en busca de ayuda para poder volver a su casa pero no encontró más que una pequeña casona, al ver que que anochecía se metió sin dudarlo, pero al entrar se dice que Antonni grito y grito de desesperación pero no había nadie para socorrerlo, pero ¿Por qué gritaba Antonni? Se dice que cuando entro a la casona una sombra sin cuerpo lo miro a los ojos con unos ojos amarillos, entonces Antonni se quedo petrificado del susto y murió.
Al día siguiente la policía junto a su madre lo fueron a buscar, y por la información que les dieron llegaron a la casona, apenas entraron vieron el cuerpo sin vida de Antonni en el suelo, pero lo mas extraño fue que al acercarse al cuerpo vieron que lo ojos de Antonni estaban de un color amarillo, los policías con un poco de miedo se lo llevaron. En el momento que iban de salida un policía miro atrás porque creyó que algo lo observaba, lo que vio fue dos pares de ojos amarillos ¿pero de quien eran ese par de ojos adicionales?, entonces el policía lleno de miedo no dijo nada, pero en el camino enloqueció y se suicido con su pistola pero nadie supo porque lo hizo.
Y ahora lo que te voy a decir no es un juego, cuando te encuentres solo y repites tres veces el nombre de Antonni en voz clara y fuerte sentirás que alguien te mira atrás tuyo, pero te aconsejo que no te des vuelta o podrías quedar marcado de por vida, yo lo intente apenas una vez, pero no lo hice directamente, sino a través de un espejo y lo que vi fue un par de ojos amenazantes color amarillos que me hipnotizaron por algunos segundos, de no haber sido por mi madre que llamo a la puerta tal vez jamás hubiera despertado.
Por eso te aconsejo no mirar hacia atrás, porque aunque no lo vi se dice que no solo te aparece un par de ojos, sino dos pares que se dice que un par son de Antonni, pero el otro par no se puede saber con exactitud pero se dice que son los mismos que miro Antonni antes de morir.
Esta historia es un hecho real, que espero que no intentes realizarla o quedarías marcado de por vida.

El aullido de las sombras:
Spoiler:
Era un pueblo bastante alejado, muy alejado. Estaba ubicado al linde de un bosque, un gran y ya no tan hermoso bosque. Este bosque era temido, pues desde hacía algunos años se habian venido escuchando sonidos extraños, muy, muy extraños. La gente estaba deacuerdo en que estos sonidos no eran de este mundo, decian que podrian ser fantasmas, brujas, duendes, hasta llegaron a hablar de seres de otros planetas. Los habitantes no se atrevían a hablar mucho del tema por temor a que los fantasmas o brujas, o lo que fuera, los estuvieran escuchando sin darse cuenta. La gente estaba empezando a irse de aquel pueblo, por miedo y por la imposibilidad de dormir, pues lo gritos, risas, alaridos, en fin, todos los sonidos que provenian del bosque se escuchaban toda la noche, ademas los niños se mantenian muertos del miedo, lloraban toda la noche.

La gente del pueblo estaba enojadisima y cada ves estaban mas enfurecidos con el alcalde, pues nunca hacía nada; el tambien estaba muerto de miedo, asi que a los propios pueblerinos les tocó tomar rienedas en el asunto, despues de años de molestias paranormales.

Los pueblerinos hicieron una especie de reunión y de esta salieron siete hombres valientes para entrar de una ves por todas en el bosque y averiguar que era lo que los habia estado atormentando todo ese tiempo, y tal vez, exterminarlo.

Al dia siguiente los siete valientes entraron en el bosque dispuestos a acabar con lo que sea que fuera lo

que los estaba molestando, y, llenos de miedo.

Estuvieron casi todo el dia en el bosque sin nada diferente que arboles y hierba, hasta antes del anochecer, cuando al final de la cola, el mas joven, pegó un grito desesperado. Sus amigos le preguntaron que habia pasado y el dijo que habia visto algo blanco, resplandeciente, mejor dicho un tipico fantasma de "manta" hacer zig zag entre los arboles y desaparecer en la nada. Todos los otros se quedaron paralizados, se habian encontrado con algo que no sabian manejar, ademas de noche. No pasó mucho tiempo para que el fantasma volviera a aparecer y esta vez todos lo habian visto; quedaron paralizados, no podian moverse, ante ellos habia algo que jamas habian visto, una figura humana, reslandeciente, su cara estaba deformada y al verlo de cerca se dieron cuenta de que no era nada parecido a la descripción de su amigo, pero no se iban a quedarselo viendo detenidamente, asi que salieron corriendo. Uno se habia golpeado contra el tronco de un arbol y se había caido, pero no podian perder tiempo, lo dejaron ahi.

Siguieron corriendo por un buen tiempo hasta que llegaron a un claro, era un claro extraño, había una especie de laguna, estaba iluminado por el palido azul de la luna y ademas de ello, habian tres tumbas, blancas y silenciosas. Los exploradores se quedaron quietos ante esto, no querian avanzar y tampoco lo hicieron cuando el mismo fantasma que habian visto hacía un rato apareció detras de ellos. se dirigía hacia ellos, pero los hombres no se movian, estaban presas del pánico. Cada vez estaba mas cerca, mas y mas, pero cuando al fin llegó hacia ellos, siguió derecho. Los hombres se quedarón mirando. De cada tumba salió un fantasma. Un niño y una mujer, que abrazaron al fantasma ausente, y al hacerlo desaparecieron, con un aullido agudo.

Escalofriante historia de un taxista:
Spoiler:
Un taxista volvía a su casa después del turno de noche, cuando, enfrente de una iglesia, una adolescente le pidió que parase. Aunque ya había terminado su trabajo, el hombre decidió llevarla donde pidiera. “Tengo que ir a siete iglesias”, pidió la joven, misteriosa. El hombre así lo hizo: en cada templo la chica paraba unos tres minutos y luego volvía al taxi.

A pesar del cansancio, el taxista esperó en cada parada. Al final, la chica le dijo que no tenía dinero para pagarle. “En cambio, puedo darte en prueba este relicario”. También le dio la dirección de su padre. “El te lo parara” dijo la chica.
Nada más llegar a casa, el taxista notó que tenía una fiebre altísima, y tuvo que pasar tres días en cama. Los médicos no sabían decirle qué tenía, pero continuamente tenía visiones en las que aparecía la chica de las iglesias. Más por curiosidad que por dinero, en cuanto se recuperó fue a casa de la chica. Allí, le abrió un hombre que escucho su historia asombrado. Cuando el taxista terminó, el hombre le dijo que aquel era el relicario de su hija y le enseñó una foro: “¿Es está la chica a la que llevó?” Le preguntó. “Si”, contestó el taxista. Y el hombre le dijo. “Es mi hija. Murió hace siete años”.

El cementerio:
Spoiler:
Nunca habi­a creido en los espiritus hasta que, hace un par de meses, fui por la noche con mis amigos al cementerio. Al llegar, nos pusimos a jugar al escondite y me toco pagarla a mi. Cuando acabe de contar escuche un ruido en la zona de los nichos mas viejos y fui hacia alli­ esperando pillar a alguien. Pero no fue asi. Al principio no veia nada, aunque poco a poco me fui acostumbrando a la oscuridad, y entonces le vi. Era un crio pequeno que parecia estar muy triste. Yo me quede muy sorprendido. ¿Que haci­a ese crio alli? Antes de que pudiera decir algo, el crio se desvanecio en el aire. No me habia asustado mas en toda mi vida. Casi nadie me creyo, pero yo estoy convencido de que aquello fue real. Lo peor fue, que pocos dias despues, buscando informacion, lei que veinticinco anos antes, y esa misma noche, un nino habia muerto en el cementerio en extranas circunstancias.

No solo los perros lamen:
Spoiler:
La citada historia le sucedió a una niña de 9 años, hija única de padres de gran influencia en la política local; esta niña tenía todo lo que hubiese querido y deseado una niña normal con buena educación, pero con una soledad incomparable. Sus padres solían salir a fiestas de caridad y reuniones del ámbito político, y la dejaban sola.

Todo cambió cuando le compraron un cachorro de raza grande (esto para que cuidase a la niña cuando creciera), pasaron los años y la niña y el perro se volvieron inseparables. Una noche como cualquier otra los padres fueron a despedirse de la niña; el perro, ya acostumbrado a dormir con la niña, se postraba abajo de la cama.

Los padres se fueron y pronto la niña se sumió en un sueño profundo, ya aproximadamente como a las 2:30 de la madrugada, un fuerte ruido la despertó, eran como rasguños leves y luego más fuertes. Entonces, temerosa, bajó la mano para que el perro la lamiese (era como un código entre ella y el perro) y lo hizo y entonces ella se tranquilizó y durmió otra vez.

Cuando ella se despertó por la mañana descubrió algo espantoso: En el espejo del tocador había algo escrito con letras rojas. Cuando se acercó, vio que era un rastro de sangre que decía así:
"NO SÓLO LOS PERROS LAMEN".
Entonces dio un grito de terror al ver a su perro crucificado en el suelo de su habitación.

Se dice que cuando los padres la encontraron ella no hablaba de otra cosa más que de "¿quién me lamió?" y decía el nombre de su perro, se volvió loca y hasta la fecha está en un manicomio y sus padres, tratando de olvidar lo que hallaron en el cuarto y a su hija, se fueron al extranjero.

Y la incógnita más grande es: según los que fueron a investigar al cuarto de la niña, el perro ya estaba muerto, es decir crucificado en el suelo, desde hace horas. ¿Quién le lamió la mano a la niña debajo de la cama?

Esto me lo encontre por youtube ^^

La muerta en el colectivo:
Spoiler:
Hace tan sólo un par años, un viejo colectivero volvía la terminal de ómnibus luego de un largo y cansador día de trabajo. Llovía fuertemente y la visibilidad del camino era casi nula. Luego de unas horas de camino, llegó al primer semáforo(su trayecto era por un camino de tierra en zonas rurales y luego volvía a la ciudad). Como quería llegar rápido a su casa, no lo respetó y siguió de largo, sin saber lo que le pasaría...Mientras seguía, ocupado con sus pensamientos, no vió a la chica que pasaba por el camino. El colectivo pasó sobre ella como si de una piedrita se tratara. El hombre entró en deseperación. Al ser de noche, había pocos o ningún auto o personas, y al no divisar ninguna, el colectivero continuó como si nada hubiese sucedido. Mientras seguía su trayecto hacia la terminal, preocupado por si alguien lo había visto, escuchó un sufrido y continuo llanto."Que extraño-pensó-todas las personas bajaron antes". Pero cuando se dispuso a mirar por el espejo retrovisor quien era, la visión que tuvo lo aterró. La chica que había atropellado lloraba descosoladamente en el asiento trasero.

El Baul
Spoiler:
Cuando era pequeño, mis padres no tenían mucho dinero. Hasta que un día, mi padre consiguió un trabajo que yo nunca supe de que se trataba, hasta que un día la curiosidad me estaba matando. Entonces decidí abrir ese baúl que tanto mi padre me había prohibido...Él era muy estricto, y si no se hacía lo que él decía, entonces me daba una muy buena paliza. Por eso, una noche, mis padres salieron por asuntos privados, y me dejaron a cargo de la casa (Yo era hijo único). Mi padre, una y otra vez, me repetía que no tocase el baúl que estaba en el ático, porque tenía cosas sin importancia y privadas (supuestamente del trabajo, papeles, etc). Si lo habría, iba a recibir una buena tunda. Pero yo venía escuchando ese relato de que no abriese el cajón como unas mil veces, hasta que esa noche, decidí hacerlo. Pensé que serían papeles de su misterioso trabajo. Entonces apagué todas las luces (así si llegaban no me encontraban husmeando su 'baúl'... Subí al ático, y encontré en un rincón su baúl. Olía a podrido... QUE SERÍA??!! Ahora me lamento, porque perdí el respeto de por mi padre. Abrí el baúl, y encontré cabezas bañadas y manchadas en sangre... MI PADRE ERA VERDUGO!! Y ahí guardaba las cabezas de sus víctimas. Primero pensé que era una jugarreta. Pero cuando llegaron mis padres, me encontraron tirado en el suelo repitiendo la palabra VERDUGO una y otra vez... Creo que esa imagen de las cabezas me sigue quedando. Nunca hagan lo que sus padres les prohíben. Me quedó como una lección

La niña en mi casa:
Spoiler:
Un dia estaba yo en mi escuela hablando con mis amigos voltie hacia un amigo y lo vi desanimado el dijo que sus padres no iban a estar y como hibamos a salir temprano ese dia le dijeron los maestros que se quedara en la direccion hasta que sus padres volvieran, todos salimos directo casa pero el no... salio de noche como las 5 pm. el director se fue al baño y el aprovecho y tomo su mochila y escapo de la escuela, fue directo a su casa vio que su puerta estaba abierta se le hiso muy raro entonces entro y grito: mama, papa y nadie contesto reviso toda la casa y no habia nadie ni rateros ni sus papas... esperó por un rato y no llegaban ya habia oscurecido fue al patio a ver la ropa que habia tendido la puerta de el patio (era de vidrio) y pudo ver una niña en el volteo rapidamente y no vio nada volvio a ver el espejo y nada regreso a su cuarto y sintio una mano en su hombro el no pudo moverse pero oia respirar a alguien atras de el con todo su valor volteo y la vio, dijo que su cara era tan fea y que estaba quemada...

La Mansion:
Spoiler:
Cuando tenia unos 12 años de edad, yo, mi hermano y mi vecino planeamos ir a visitar una virgen que supuestamente estaba de la epoca de la conquista de Chile, estaba en una antiguisima mansion en la zona de campo que queda serca de mi casa, y fuimos a ver pues mi vecino dijo que estaba abandonada, al llegar alla la mansion estaba muy bien arreglada, la pintura de color blanco, todas las cortinas tenian un tono chocolate y nos estabamos por ir pues obviamente alguien vive alli, y cundo nos alejabamos una señora nos hablo por una de las ventanas y nos dijo ¿vienen a ver a la virgen?, y nosotros respondimos que SI, y nos dijo "abran, esta abierto y pasen", dejamos las bicicletas afuera y entramos, y ella nos señalo un camino... lo seguimos y finalmente llegamos a una virgen que estaba en una linda cueva llena de musco y enredaderas, se veia realmente vieja y era grande, muy linda, pasaron unos 20 minutos en lo que la mirabamos y decidimos irnos... pero... cuando vimos denuevo la mansion estaba completamente destruida, no tenia techo, la pintura estaba toda sucia, las ventanas quebradas, el interior no tenia cortinas ni mucho menos muebles, del miedo corrimos hasta la salida pero estaba cerrado, y tubimos que saltar por arriba yo era pequeña y me costo mucho subir pero de la adrenalina si se pudo, tome mi bici y comense apedalear, mi hermano y mi vecino ivan muy delante de mi y yo les gritaba ESPERENME!! pero yo no era tan veloz como ellos, y en el camino de piedra yo me canse y deje de pedalear... y depronto mi bicicleta por si sola comenzo a tomar velocidad pues yo tenia mis piernas alejadas de los pedales y no ivamos en una bajada es mas era camino recto y lleno de enormes piedras la velocidad para mi era mucha, mis bracitos no podian manejar la bicicleta pero no se como algo la iva guiando entre las curvas y sin darme cuenta adelante a mi hermano y mi vecino y la bici comenzo a bajar de velocidad y se detubo frente a un colegio religioso... esto realmente me sucedio y lo recuerdo muy bien...

Sensacion de Posesion:
Spoiler:
Habia ido a la casa de una amiga a un pijamada, ellas trajeron una ouija y nos pusimos a jugar con ella, pero nada paso... y me vine tranquila a mi casa al dia siguiente... cuando la noche llego, eran las 12 y algo de la noche creo, yo aun estaba despierta y estaba tratando de relajarme para dormir pero... sentia que sobre mi hombro se poso una fria mano, y comenzo a apretarme hacia adentro y despues senti que no rompio mi piel pero se metia dentro de mi cuerpo, escuchaba y sentia el dolor de mi hombro quebrandose, y yo estaba tan asustada y adolorida que no podia gritar estaba completamente paralizada y comence a llorar, la mano seguia metiendose por mi hombro, rompio mi brazo, mis costillas mis piernas mi cabeza y el resto de mi cuerpo hasta el ultimo dedo de la otra mano, seguia sintiendo el delor de mis huesitos fracturados, y mi piel comenzaba a ponerse muy fria, y empese a perder la sensacion de mi y me quede en una oscuridad donde no se escuchaba nada ni se sentia nada despues de eso senti que mi piel se comenzaba a calentar otra vez, y mis huesos dejaron de dolerme, abri mis ojos y mi almohada estaba tan mojada como si le huvieran vertido un baso con agua... fue muy doloroso para ser un sueño, e tenido pesadillas donde me hieren pero no duelen... y esta si dolio mucho.

Una familia perfecta:
Spoiler:
Marcaba el reloj las 11:45 de la noche, Marta, Pablo y su hijo Martín miraban la televisión, en ella pasaba una de esas películas policíacas que te mantienen entretenido todo el tiempo... Marta, una reconocida escritora de aquel pueblo; Pablo un gran fotógrafo galardonado y su tierno Martín, un niño de 7 años, un chico común y corriente. Era una noche lluviosa, como todos aquellas en el invierno de ese pueblito alejado de la gran ciudad, un pueblo tranquilo en donde la mayoría de la gente se conocía entre sí.

La película mantenía entretenida a la familia hasta que el jefe de familia dirigió su mirada al reloj... 12:02... "por Dios"-dijo- "es tardísimo"- "Hijo, creo que te deberías ir a dormir, mañana por la mañana iremos a ver a tu abuela y estarás desvelado"- "un ratito mas"-replico Martín- "No señor, te me vas a la cama, no te quiero con dolor de cabeza mañana por el desvelo" -le contesto su padre-"ok"-dijo Martín-..."que descanses hijo" -le dijo su madre.

Martín subió las escaleras, no de muy buen humor, porque su padre no lo había dejado terminar de ver la película. Pero Martín no estaba dispuesto a acostarse en su cama sin sueño, así que tomo su radio y se dispuso a escuchar aquella estación él la cual día y noche programaban puras melodías clásicas, sus preferidas.

Yya habían pasado unos 45 minutos cuando interrumpen la programación para dar una noticia de ultima hora: "NOTICIA DE ULTIMA HORA, A TODOS LOS HABITANTES DEL PUEBLO DE "SANTA ROSA DEL CARMIN" SE LES INFORMA QUE LA CARRETERA QUE CONDUCE A LA CIUDAD SE ENCUENTRA TOTALMENTE BLOQUEADA DEBIDO A UN DESASTROSO ACCIDENTE, EN EL CUAL PERDIERON LA VIDA 8 PERSONAS".

De un salto Martín salió de la cama, bajó las escaleras y se dirigió hacia la sala donde se encontraban sus padres a darles la noticia de que el camino estaba cerrado y que no iban a poder ir a ver a su abuela, así que se quedaría viendo la película.

Fue un grito desgarrador lo que broto de la boca del chico al ver la tremenda escena que tenia delante de sus ojos; su madre y su padre en medio de la sala, muertos, completamente destrozados, el cráneo del padre hecho trizas, una gran parte de su masa encefálica se encontraba encima del televisor, sus ojos, aquellos que muchas veces buscaron un buen momento para disparar la cámara fotográfica encima de la mesa del centro; el cuerpo de su madre completamente desmembrado... Pero cuando los ojos del chico voltearon a ver hacia la cocina... Ahí se encontraba él, vestía un pantalón negro, unos zapatos cafés de gamuza y una camisa manga corta totalmente empapada de sangre, en su mano derecha un vaso de agua, en la izquierda lo que quedaba del corazón de la madre del chico: "No tengas miedo"-le dijo.

Martín lanzó, no un grito, sino miles, corrió con todas sus fuerzas, subió esos 24 escalones que conducían hacia lo que él creía que era su salvación -su cuarto-, él suspiró y dijo en voz baja: "No, mi niño... Se agita tu corazón y así me cuesta mas trabajo arrancártelo", soltó el vaso y tomo ese gran cuchillo que se encontraba arriba del refrigerador, “No quería hacerlo contigo” –murmuro- lentamente subió aquellos escalones, 1, 2, 3, 4, 5.... 24!!

Miro fijamente la puerta del cuarto del cual colgaba un letrero que en letras rojas decía “NO MOLESTAR”... ¡Que irónico..! Él no iba a molestarlo... iba a matarlo; de una patada derribó aquella puerta, ahí se encontraba él en medio de la puerta buscando con aquellos ojos entre la oscuridad una silueta, un movimiento, algo que le indicara donde se encontraba Martín escondido, de pronto un ruido acaparó la atención de aquel hombre con la ropa empapada de sangre... ¡La ventana!

La ventana se abrió de un seco golpe, pero no, no era Martín que tratase de escapar de aquella muerte inevitable, si no el viento que junto con la lluvia arreciaban más. Cerró la puerta y se dirigió hacia aquel rincón donde apenas se alcanzaba a ver la silueta de “algo”, tal vez era Martín o tal vez una de sus tantos muñecos...

Se acercó lentamente, empuñando aquel cuchillo que aun se encontraba manchado de sangre fresca, tomo una bocanada de aire frió que se colaba por la ventana y con un certero movimiento de su mano clavo el cuchillo a aquella silueta... ¿Que crees que habra pasado?

La vieja mecedora:
Spoiler:
Dicen que los objetos antiguos siempre tienen una historia detrás, sin poder ocultar lo que pasó anteriormente. La historia que os voy a contar es la de un joven.Una mañana, en el pueblo donde residía había una gran subasta, debido a la demolición de una vieja casa abandonada y todos los objetos de valor que en ella se encontraba los iban a venderse.El joven al enterarse fue rápido a ver si veía algo que llamase su interés. Pensaba que sería una buena idea encontrar algo que le sirviera para el salón y pudiera a su vez no ser un simple adorno.Al llegar a la subasta, veía libros viejos, una lámpara de araña, algunos armarios y un baúl, pero nada que llamase su atención. La puja comenzó, hasta que de pronto vio, que se subastaba una mecedora; que por muy simple que se viese, era perfecta para el rincón del salón. Así que después de estar luchando por ese asiento, consiguió comprarlo.
Cuando llegó a su casa, abrió la caja que la contenía y la colocó en el lugar que había dispuesto para ella. Cómoda, confortable y barata, era perfecto para sus horas tanto de lectura como de sueño.
Los días pasaban sintiéndose más orgulloso de la buena compra que había hecho, sin arrepentirse de nada, pues comía y se echaba su pequeña siesta o a veces se ponía delante de algún libro a leer, balanceándose horas y horas.
Una noche de tormenta oyó el crujir de la madera, pero pensó que aquel estruendo lo generaban los árboles de la calle, se fue a dormir, porque por la mañana tendría que madrugar para ir a trabajar.

Al día siguiente hacia su vida como siempre, hasta que llegaba la noche y volvía a oír ese extraño sonido, no produciéndola ni la tormenta, ni el viento; sonando en el interior de la casa. Bajó a ver lo que pasaba, pero todo estaba en calma; lo más seguro que fuese que estaba soñando pues eran las tres y media de la mañana.
El tiempo pasaba, haciéndose cada vez más repetitivo cuando daban las tres, pero siempre bajaba, lo revisaba todo, miraba cada rincón, pero no hallaba nada.
Una noche no podía conciliar el sueño y se puso a leer a altas horas. Dieron las tres de la mañana y allí seguía con su lectura, pasando páginas y más páginas, hasta que se levantó a por un vaso de agua.
Mientras se encontraba en la cocina oyó ese maldito ruido que lo tenía nervioso, pues no sabía de donde provenía, observando que delante de sus ojos se movía la mecedora incesantemente. Pero allí no corría el viento por ninguna parte y lo que fue más curioso que al ponerse delante del asiento, se paró en seco. El muchacho no podía creer lo que veía, pensaba que había leído demasiado y era todo producto de su imaginación.Al día siguiente se acerco a los que le vendieron la mecedora, para buscar respuestas a lo que le ocurrió, pero nadie le pudo contestar. Marchándose para su casa, sintiendo que lo sucedido la noche anterior fue desvaríos debido al cansancio.Dando el reloj las tres de la mañana, se escuchó de nuevo ese infernal ruido. El chico no salía de su asombro, pero todo esto debía de acabar, no podía continuar así, se tenía que deshacer urgentemente de ese condenado mobiliario.Bajando cada peldaño de la escalera hasta llegar al final, se topó delante de la mecedora, que se movía cada vez más ligera. Sin pensarlo actuó rápidamente dirigiéndose hacia ella, pero de repente cuando la fue a cogerla, un escalofrío atravesó su cuerpo, al sentir que una mano se posó en su hombro.A la mañana siguiente un compañero suyo de trabajo, se extrañó de que no fuera como cada día, pues siempre era muy puntual y si estaba enfermo, siempre llamaba para avisar.Acercándose a la casa donde vivía el joven, nadie respondía a las llamadas del timbre hasta que se fijó que la puerta estaba entreabierta; adentrándose en el lugar, no podía ni imaginar lo que allí veían sus ojos. Pasó la entrada encontrandose con la figura de su compañero muerto, sentado en la mecedora, con los ojos fuera de sus órbitas, mientras que sujetaba su libro,.
Los días pasaron desde aquel nefasto suceso, algunos pensaban que murió de forma natural, otros que se suicidó con algún veneno, pero sois los únicos que podéis juzgar por vosotros mismos; yo, a decir verdad, os dejo que saquéis conclusiones de todo esto, mientras que saco a subasta UNA VIEJA MECEDORA…

El pozo de las cadenas:
Spoiler:
Cuentan en Tecate, un pueblo ubicado al final de la Rumorosa, que en tiempos de la revolución, allá por 1910, vivía un matrimonio sin hijos, personas pacíficas y trabajadoras. El señor cultivaba sus tierras, mientras su esposa se hacía cargo de la casa. En ese entonces no había mucha gente en los alrededores y los caminos eran sólo brechas secas que levantaban unas tolvaneras que dejaban ciego a cualquiera.Cierto día, unos hombres tenían mucha sed porque llevaban horas caminando bajo el sol que, antes como ahora, quemaba durísimo. Al ver al señor que trabajaba en su parcela, se acercaron.
— ¡buenas tardes! —saludaron.
— ¡buenas tardes! —Contestó el señor, dejando su labor y echándose aire con el sombrero—. ¿Qué les trae por acá?
—Las ganas de encontrar buena fortuna —respondió uno de los hombres.
—Vamos para Tijuana, ya atravesamos la rumorosa —dijo el otro.
—pues todavía les queda mucho camino.
—tenemos sed, ¿no tendrá un poco de agua que nos regale? —preguntó uno de los extraños.
— ¡qué caray!, me acabo de tomar el último trago —respondió el campesino— pero si no tienen prisa, mi casa está cerca y tengo un pozo.
—No, no tenemos prisa, vamos —dijeron los hombres.
El señor se apresuró a levantar sus aparejos; estaba contento porque, como era raro que alguien pasara por el lugar, la visita de gente era una novedad y se aprovechaba para saber cosas de lejos. Así que sin desconfiar, llevó a los hombres hasta su casa; al llegar les presentó a su esposa y éstos saludaron quitándose el sombrero.Los hombres bebieron toda el agua que pudieron, comieron como si llevaran días sin probar alimento y platicaron largo rato. La tarde iba cayendo, los coyotes comenzaban a aullar, mientras la luna dejaba ver sus primeros rayos. Los hombres no dieron muestras de marcharse, se veía que estaban a gusto. Entonces el señor y su esposa, les prepararon un catre con ramas de cachanilla donde dormir. Muy avanzada la noche, un grito se escuchó haciendo eco a lo lejos...Nadie sabe qué ocurrió, pero cuentan que los extraños se pusieron de acuerdo para robarle al señor lo poco que tenía, y como se resistiera lo amarraron con unas cadenas y lo echaron al pozo. La luna fue la única testigo de aquel suceso; de su esposa, así como de los hombres, no volvió a saberse nada.
Desde entonces, hay noches en que en el pozo se oye mucho ruido. Quien lo ha oído, dice que el muerto logra salir y arrastra sus cadenas mientras llora entristecido; dicen que vaga en busca de su esposa desaparecida y de los desalmados que lo mataron. La gente que pasa por ahí muy de mañana comenta que se pueden ver claramente, alrededor del pozo, las huellas de unos pies encadenados.

La vieja costura
Spoiler:
Este pequeño caso ocurrió en Quito (Ecuador), en la antigua casa de los abuelos de mi novia. Una casa grande, como son casi todas allí, con sus dos pisos y su multitud de habitaciones.
En esa casa murió antiguamente una señora mayor que era costurera y se pasaba los días cosiendo en su maquina. Como en multitud de casas viejas de todo el mundo es muy frecuente y normal la muerte de sus antiguos inquilinos.

Un día la abuela de mi novia cosía con esa vieja máquina de coser, como muchos otros días, pero éste fue especial, ya que al parar y dejar la máquina y dirigirse a la cocina, la máquina empezó a funcionar de nuevo y a coser.

No solo ocurrían esas cosas, muchas mañanas se encontraban la habitación donde se encontraba la máquina patas arriba, cambios de temperatura, sonidos extraños, lo típico en estos casos, pero solo en esa habitación, eso sí, siempre actos pacíficos.

Hasta que un día una hija de los abuelos trajo a su novio a dormir a casa y sin decirle nada de lo extraño a él le hicieron dormir en la habitación. Esa noche el chico despertó no por el frío del ambiente, sino porque sentía que no podía respirar bien. Abrió los ojos y vio ha una señora mayor mirándole mientras trataba de ahogarle con las manos, se levantó de golpe mientras oía espeluznantes chillidos en su cabeza, se dirigió a toda prisa a la puerta y aunque el pomo estaba ardiendo logró abrirla, salió de la habitación, subió las escaleras y despertó a todos los habitantes de la casa. Aterrorizado, ese día durmió con los suegros, y no más noches pasó en esa casa.

Las cosas raras siguieron ocurriendo, y supongo que siguen aún, pero esa casa ya se vendió hace unos años por motivos ajenos al fantasma y nada más sé yo.

Una visita de cortesia:
Spoiler:
Cuentan que corría el año 1910, o puede que el 1914, cuando uno de los suboficiales de la corbeta estadounidense Monongahela, un dicharachero irlandés pelirrojo y tuerto a quien sus compañeros conocían como “el viejo Pay”, reunió a sus amigos y les dijo:

Me temo, muchachos, que se acerca mi hora. Pero no os sintáis tristes ni me echéis de menos cuando haya partido, pues tan bien se me ha tratado en este barco que creo que volveré a él al menos una vez. Oh, sí. Buscadme entonces en mi viejo camarote, el número dos.
Como el viejo Pay siempre había sido muy aficionado a narrar historias truculentas de naufragios, aparecidos y monstruos marinos, sus compañeros no se tomaron demasiado en serio sus palabras. Además, aunque era ya mayor, parecía estar todavía en buena forma. Por eso sobrecogió a todos sobremanera encontrarlo a la mañana siguiente inerte y pálido sobre su camastro.
Durante los siguientes viajes, el camarote del viejo Pay permaneció vacío, hasta que al fin fue ocupado por un nuevo suboficial. Una noche sus gritos alarmaron al resto de la tripulación, que al acudir a ver qué ocurría se lo encontraron sentado en el pasillo que conducía a su cuarto, balbuceando algo acerca de un cadáver tuerto y pelirrojo que yacía encima de su cama.
Al entrar en el camarote, los marineros no vieron a nadie sobre el camastro, pero pudieron comprobar que este se encontraba empapado y lleno de algas. Nadie dudo de que el viejo Pay acababa de cumplir su promesa.

Fuentes: Varias paginas, imposible contarlas todas.
PD: Luego agrego mas


Última edición por -Otro- el Vie 31 Mayo 2013, 11:44, editado 3 veces

Volver arriba Ir abajo


Re: Historias de Terror

Mensaje por Roci05 el Dom 25 Sep 2011, 16:26

si no les importa me gustaría contarles una historia de terror hecha por mi (en spore, es falsa) Very Happy
si quieren .....dormir bien....no la lean..... Twisted Evil

El misterio del hombre monkey

Spoiler:
Era una noche fria de invierno, un pequeño mono volvía de una larga jornada de trabajo en los molinos de especia,

cuando iba a entrar a la ciudad, se encontró con que el cartel de bienvenidos estaba manchado de sangre,entró muy despació en la ciudad, por temor a que hubiera un asesino, la primera casa, se encontró con un mono....MUERTO,con trozos de carne comidos, medio esqueletizado,gusanos encondidos entre sus agujeros de sus ojos devorados. :O
encharcado de sangre, al lado se encontró huellas ensangrentadas de mono, las siguió, pero a esas huellas le sucedían algo raro, se hacían mas grandes, y le salían garras, dejó de seguír las huellas y subió al templo,al entrar por el portón, volvió a ver esas extrañas huellas, con su linterna, temblando, entró sin hacer ruido, se acerco al rey, pero cuando lo miró, estaba....estaba....DESCUARTIZADO por las garras de aquel animal,

oyó un ruido extraño, se giró....... y......EL HOMBRE MONKEY SE LE APARECIÓ, comiendose la cabeza de uno de los guardias, en hurtadillas (invisible) intentó huir, pero el hombre monkey le oyó y le persiguió, el mono, corría con todas sus fuerzas, pero no consiguio escapar......murio en su escape.....por eso nadie entra en monocity, por que se oyen extraños rugidos de carne fresca que devorar.
espero que no sueñen esta noche con el hombre monkey Very Happy

Volver arriba Ir abajo

Re: Historias de Terror

Mensaje por Xhaps el Dom 25 Sep 2011, 18:41

Esa historia no da miedo...

Volver arriba Ir abajo

Re: Historias de Terror

Mensaje por FedeXD14! el Dom 25 Sep 2011, 19:06

mmm se ve que estuvo en el juego de spore con los monitos xD

Volver arriba Ir abajo

Re: Historias de Terror

Mensaje por -Otro- el Dom 25 Sep 2011, 19:55

Esa historia lo que da es risa xD
Ya ahora en serio... por favor si van a poner historias traten de que de miedo.

Volver arriba Ir abajo

Re: Historias de Terror

Mensaje por Naxayy el Dom 25 Sep 2011, 21:34

Estas historias las saque de una página:
No abras la puerta
Spoiler:
Muchas personas piensan que esto que os voy a relatar es una simple leyenda, un cuento o incluso una falsa historia, pero yo lo único que puedo hacer es contárosla, a partir de ahí, sacad vuestras conclusiones. Hace 2 años, estaban en su casa, tan tranquilos, María, una señora de 40 años que se había divorciado recientemente, con su hijo pequeño de tan solo 8 años. Como era de costumbre María se tenía que ir todas las noches a trabajar, debido a que era una mujer con muchas responsabilidades( tanto en su trabajo como en su casa). Pero aquel día sería muy diferente al resto de los demás; ya que, cuando se encontraban cenando vieron en las noticias que un asesino en serie, muy peligroso y agresivo había escapado del centro penitenciario de la ciudad. Lo más grave de la noticia no era que este interno hubiese escapado, lo peor era que había sido visto pocas manzanas cercanas del hogar de la familia. Esto provocó la incertidumbre de María que al irse al trabajo tenia que dejar a su hijo solo en casa. Maria para prevenir desgracias cerró las ventanas, puertas, y le explicó lo siguiente a su hijo: - No habrás ninguna ventana ni las puertas. Aunque llevo las llaves, por si ocurre algo, yo llamaré 3 veces seguidas al timbre o simplemente me reconocerás por la voz y entonces sabrás que soy yo. Llegado el momento, María se fue a trabajar y dejó a su hijo solo. Éste, lleno de miedo, cerró la puerta a cal y canto y se puso a ver la tele para relajar la mente. Al cabo de rato, el chico ya estaba dormido cuando de pronto llaman a la puerta. PON...PON....el chico se despertó y aterrado se dirigió muy despacio hacia la puerta y dijo: - ¿Eres tú mamá?. La respuesta vino con otra serie de golpes acompañados de un susurro escalofriante que decía: JABREME DA PUETA. El niño atemorizado huyó hacia su habitación donde se pasó la noche llorando y esperando a que llegase su madre, hasta tal punto que se quedó dormido. Al día siguiente cuando se levantó se dio cuenta de que su madre no había vuelto. Y aún con miedo se dirigió a la puerta que conducía a la salida de la casa y se encontró a su madre con las piernas cortadas( por lo que no pudo llegar al timbre), la lengua cortada( por lo que no le pudo reconocer la voz) y totalmente ensangrentada. Desde ese día este chico tuvo que estar hospitalizado en un psiquiátrico y no pudo dormir sin sufrir constantes pesadillas........ y si os preguntáis por que sé, es por que, simplemente, soy ese niño.

Las cortinas
Spoiler:
Allí estábamos mi amigo y yo encogidos detrás de las cortinas temblando de miedo. Esperábamos que el monstruo no se diera cuenta de nuestra presencia, se cansara y se fuera. Estábamos seguros de que pasaría de largo e incluso mi compañero me sonrió con confianza guiñándome el ojo. Entonces vi sus ojos rojos, sentí un agudo dolor en el cuello y un frío intenso en el corazón. Desperté con otros ojos, otras manos, otras uñas, otro pelo, otros dientes...
Las cortinas estaban descorridas y mi alma ya no existía. Mi amigo yacía a mi lado en un charco de sangre con la yugular desgarrada y los ojos abiertos. Su cara desencajada en una eterna agonía mostraba el terror absoluto. Y me dió la risa...
Me hacía gracia mirarle... Tenía sed y bebí su sangre muerta mientras coágulos llovían de mis lagrimales. Lloraba, reía e hipaba en un doloroso frenesí. Mi vida había cambiado.

Lo desconosido
Spoiler:
Esto ocurrió un fin de semana que se presentaba perfecto; discotecas, alcohol, chicas...
Era viernes por la noche y mis padres no se encontraban en casa, ni lo estarían en todo el fin de semana.
Estaba viendo la televisión, y poco a poco estaba acabando con mi paciencia. Decidí cojer el teléfono y llamar a un amigo, o quizás un par. –Cuantos mas, mejor nos lo pasaremos-
Con la libertad de estar solo en casa, coji el teléfono y llame a un par de amigos, para invitarlos a pasar un fin de semana en mi casa.
Hice cinco o seis llamadas. –Tengo que decir que en dos de ellas marque un número erróneo-
Dos de mis mejores amigos aceptaron mi invitación y vinieron a mi casa. -Es una casa apartada de la ciudad-.
Picaron a la puerta. Decidí apagar la televisión, ya que me estaba aburriendo. Abrí la puerta y los recibí.
Pasamos todos tres juntos al comedor, y me di cuenta de que la televisión seguía encendida. Yo estaba seguro que la apague antes de recibir a mis colegas. –Aun así no le di mayor importancia-
Como jóvenes que somos, nos pusimos a ver la tele y beber como hacemos normalmente, aprovechando la ausencia de nuestros padres en casa. Nos lo estábamos pasando de lo mejor.
Risas, críticas a los programas que echaban por la tele etc...Pero de repente, escuchemos un fuerte golpe, venia de arriba.
Toni dijo que no era nada, que el viento probablemente habría abierto una ventana mal encajada.
Se hacia cada vez mas tarde, y nosotros continuábamos a lo nuestro, bebiendo, riéndonos y esas cosas.
Empezaron a retransmitir un programa de efectos paranormales, la hora es indicada para que los niños no la puedan ver. Empezaron haciendo un reportaje en un cementerio. Apaguemos la tele, ya que esos temas, no nos interesaban.
Porque lo quitáis, tenéis miedo o que? –Vaciló Ivan-.
Ivan era el típico estudiante, bien plantado, que se hacia el valiente cuando estaba entre amigos. Pero que todos sabían que cuando esta solo, es un rilado.
Volvimos a encender la tele, para demostrar al estupido de Ivan, que ese programa no nos afectaba ni la mas mínima. Namas volver a poner el canal, pudimos ver la imagen, una sombra en un cementerio. Suponíamos que era de un reportaje.
Porque no vamos nosotros a dar una vuelta al cementerio? –dijo Ivan, disimulando su miedo en un gesto muy atrevido-
Toni y yo al compás afirmamos esa pregunta. Cojimos ropa de abrigo, pues en una noche como esta, debíamos ir abrigados. También nos llevamos encima todo tipo de utensilios, móviles, linternas y como no una pequeña cámara digital.
Salimos de casa preparados para vivir una experiencia –brutal-. Me asseguré de cerrar la puerta con la llave.
Nos encaminamos al cementerio de nuestro municipio, no quedava muy lejos de mi casa.
Ivamos comentando nuestras cosas, Ivan iva entre Toni y yo –supongo que seria, para demostrarnos que es un valiente-.
Lleguemos a la puerta del cementerio. Havia una ligera brisa.
Intentemos abrir la puerta, y nos llevamos un susto. La puerta estaba oxidada, seguramente del tempo en que a estado inutilizada.
Con un terrible esfuerzo, conseguimos desplazar la puerta lo suficiente como para colarnos en el cementerio. Una vez dentro, encendimos nuestras linternas, y procuramos no hacer mucho ruido.
E tíos, no es bueno perturbar las almas de los difuntos –dijo Ivan en una voz apagada-
Toni y yo nos echemos a reír, y tratamos de calmarlo. Le convencimos de que no ariamos nada malo, y que no pasaría nada.
Caminábamos poco a poco, alumbrando con las linternas cada centímetro que íbamos avanzando. De repente, el viento empezó a soplar con fuerza, y como es de esperar, los ramos de flores depositados en los panteones de los difuntos, hacían un ruido de lo más espantoso.
La cosa se estaba poniendo fea, teníamos mucho miedo, para que negarlo?
Seguíamos avanzando, alumbrando todo lo que dejábamos atrás, mayormente tumbas.
De repente algo me agarro fuertemente, y no tarde en darme la vuelta –Afortunadamente era Toni-
Me susurro que vio algo brillante en medio de la oscuridad, y que sentía miedo dentro del cementerio. –Me lo dijo al oído, por tal de que Ivan no se asustase más-
Lo dejamos correr, pensamos que fue una imaginación producida por el pánico.
Pero poco después, sucedió lo mismo. Entonces no perdimos ni un momento y fuimos a donde afirmo ver algo brillante.
Lleguemos a un campo, de escasos metros, donde en medio havia una pequeña habitación con una tumba dentro. Teníamos mucho miedo, parecía una toma de película, pero desafortunadamente era real.
Volvimos a sentir un ruido dentro de esa misteriosa sala, Ivan no aguantaba más, si seguía de brazos cruzados contemplando el recinto, le podría dar un ataque al corazón. Cuando nos dimos cuenta Ivan ya havia entrado en el recinto.
Toni y yo no teníamos el valor que Ivan venció en una décima de segundo. Estábamos nerviosos, no nos dimos cuenta de que nuestro amigo entro allí adentro.
Empecemos a gritar-le, en cuanto saliera de allí nos iríamos, dejaríamos el cementerio y volveríamos a mi casa.
Pero Ivan no respondía, la angustia se aferró de Toni y de mi –no teníamos ni idea de que le pasaba a Ivan-
Volvimos a sentir un fuerte ruido que procedía de allí adentro. Le dije a Toni que me esperase, que le podía estar pasando algo a nuestro amigo, y que yo iva a entrar. Antes de entrar le advertí que no dejara de alumbrarme con la linterna.
Me decidí, comencé a caminar hacia la obertura de la pequeña habitación, la luz de la linterna me quitaba un poco el miedo, pero no todo. Estaba a unos escasos metros de la puerta, cuando vi una sombra en el suelo. Avise a Toni, yo sabia que algo malo le pasaba a mi amigo.
Entre decidido para buscar a Ivan –debía estar allí, porque entro y no lo vimos salir-
Una vez dentro, el corazón se me acelero al ver a Toni estirado boca arriba, tenia el móvil fuertemente sujeto entre sus manos. Se lo arrebate en un jesto de impotencia y salí corriendo, Toni no tubo que preguntarme nada, se hecho a correr detrás mío.

En la huida del cementerio, iba derramando lágrimas por mi amigo Ivan, en ese momento no me fije si estaba vivo o muerto, no atine a tomarle el pulso. Solamente le arrebate el móvil.

“Es culpa mía todo esto” pensé mientras iva corriendo.

La puerta estaba a unos escasos 100 metros de distancia, y Toni corría velozmente detrás mío.
La huida se nos estaba haciendo eterna, una vez delante de la puerta. Tuvimos que hacer un hábil gesto para esquivar la puerta, que anteriormente aviamos forzado para poder entrar.

Una vez fuera del cementerio, suponíamos que el peligro havia acabado. Pero no fue así, alguna cosa extraña (no pudimos ver concretamente que) nos perseguía. Toni y yo, no teníamos otra opción que ir corriendo hacia mi casa y intentar encerrarnos y dar parte a la policía.

Esa cosa extraña cada vez se nos acercaba mas, deje que Toni me pasara para asi tenerlo controlado. (no queria perder otro amigo, por mi culpa)

Faltaba poco para poder ver mi casa, para simplemente verla. Cuando ya la teníamos en nuestro campo de visión, esa cosa que nos perseguía, al parecer aumento de ritmo.

Si seguíamos a nuestro ritmo acabaría atrapándonos. Teníamos una larga recta delante nuestro, le grite a Toni y le lancé las llaves. –ya que el iva primero, ganaríamos unos segundos abriendo la puerta-.
Toni no tardo en abrirla, yo estaba a unos metros de el, me estaba gritando pero yo no podía oír nada, solo veía su dedo señalando detrás mío, y su boca en un gesto de miedo.
Me faltaban unos metros y estaría a salvo en mi casa con mi amigo. Hice un último esfuerzo y entre la puerta, que posteriormente fue cerrada con una velocidad brutal, por parte de Toni.

Echamos todos los pestillos posibles e incluso pusimos sofás en la puerta, para bloquear el paso de esa cosa extraña que teníamos detrás.

Nos caímos al suelo muertos de miedo, no nos salían las palabras. En un mar de dudas, la puerta sonó repeditamente. Un golpe detrás de otro. –no sabíamos que podía ser, pero no queríamos abrir-

Empezamos a hecharnos cada vez mas hacia detrás, hasta chocarnos con la pared de la entrada, no me acuerdo bien como pero empezamos a pedir perdón –no recuerdo porque-
Solamente pedíamos salir con vida de aquello…

Volvió a sonar la puerta, y al cavo de un rato oímos la voz de Ivan! Abridme por favor! –decía-

Era un momento de tensión, la puerta cada vez se movía mas, supuestamente Ivan la golpeaba con más fuerza.

Nos asomamos a la mirilla, y apreciamos a Ivan lleno de sangre, con la ropa destrozada. No dudamos ni un segundo en abrirle la puerta para curarlo y llevarlo a un hospital.

Desde esa noche, no hemos vuelto a venir a mi casa nunca más. Nos hemos cambiado de pueblo, y mi amigo Ivan esta ingresado en un psiquiátrico de Barcelona, donde lleva sin hablar desde el día en que le ocurrió aquel fatídico ataque en el cementerio.

No sabemos que le ocurrió, como no habla, nunca podremos saber que le paso.
Solo tenemos una pequeña prueba que capto su propio móvil dentro del recinto. –Aparece una sombra y sus propios gritos de pánico-

El pacto (1/2)
Spoiler:
EPILOGO DE CASA BARRIOS

Diego, un joven de 25 años, llevaba una vida despreocupada y totalmente egoísta, más que libertad, lo había convertido en libertinaje. Parecía no tener ningún propósito en la vida más que asistir a cuanta fiesta y discoteca fuera posible. El dinero no le era problema, tenia lo suficiente como para vivir esta y otras dos vidas mas, era uno de los herederos de la fortuna de su tío abuelo Bruno Barrios, la cual incluía una hermosa casa apodada Casa Barrios y una vieja fábrica que aun producía mucho dinero, pero el dinero producto de la venta de su parte de la fabrica le interesaba más. Esto último, sumado al dinero heredado, era una verdadera fortuna.

Diego era un tipo vanidoso, individualista y mezquino, no hacía nada que no fuere para propio beneficio. Su porte superficial y egoísta le atraía a personas similares a quienes el apenas podía llamar sus “amigos”. Siempre estuvo rodeado de gente, pero en realidad, desde que se separo de sus padres, siempre había estado solo. El objetivo de cada fiesta era tener una conquista nueva, Diego elegía siempre una mujer atractiva, pues a decir verdad el también lo era, se pasaba la noche entera seduciendo mujeres alardeando de sus riquezas y buen físico, prometiéndoles este mundo y el otro. La mayoría de veces funcionaba, y terminaba la noche en su apartamento o algún lujoso hotel cercano compartiendo la cama con su nueva conquista. A diego le gustaba tomar fotografías durante la noche, las guardaba como un trofeo. Pero siempre, al amanecer, la actitud de Diego hacia sus doncellas cambiaba drásticamente y las desechaba como a un trapo sucio. En su mente una mujer era solo eso, objetos que están a su disposición para usarlas cada vez que a él se le antoje. Había vivido así durante algunos años y no tenía la mínima intención de cambiar ese estilo de vida.

Una noche, se encontraba celebrando juntos con sus amigos su cumpleaños número 26, como era habitual, se encontraba con sus plásticos amigos en una estruendosa fiesta, cualquier excusa era suficiente como para armar escándalo como aquel, para Diego, no era nada nuevo. Pero esa noche, lejos de su cotidiana jovialidad y despreocupación por la vida, se le notaba pensativo, casi ido, parecía no disfrutar la noche como siempre lo hacía. Sus amigos ni siquiera lo notaron, y mientras se encontraba cavilando con la mirada perdida en el espacio, una chica se le acerco y le susurró al oído: “sopla las velas y pide un deseo”; Diego, sin ver atrás, se levanto de la silla donde se encontraba, soplo las velas y en su mente, pidió su deseo: juventud eterna. Hecho esto, sus amigos comenzaron en un frenesí fiestero, cada uno ocupándose de lo propio. El licor fluía por montones, el humo de los cigarrillos enturbiaba el aire que se encontraba ya denso por la bulliciosa noche. Todos habían dejado de lado al festejado, cada uno ocupado en buscar la conquista de la noche.
Diego se encontraba solo, y por primera vez parecía estar meditando sobre su futuro, dirigió la mirada hacia la pista de baile, y ahí, en medio de la multitud danzante, se encontraba una bella mujer simplemente inmóvil, que lo observaba fijamente con una mirada coqueta; pero él se mostro indiferente y casi desinteresado, bajo su mirada al piso por un momento y cuando la levanto nuevamente, se sorprendió al ver aquella hermosa joven parada justo frente a él. Había atravesado la pista de baile y la multitud que no cesaba de moverse, todo en solo un instante; pero el asombro duro poco, pues la belleza de la joven era cautivante, era tan bella como misteriosa, su cuerpo era escultural, morena de pelo castaño rizado, ojos verdes y ropa tan provocativa que no dejaba mucho a la imaginación. Parecía ser una modelo de revista, simplemente era la mujer más hermosa que Diego alguna vez vio. Ella se le acerco y se sentó a su lado, poco tiempo paso antes que la conversación amistosa e inocente, se volviera un juego de seducción y coqueteos. Era algo extraño, pues siempre el seductor era él. Como era de esperarse, aquella noche terminaría en un derroche de sexo y lujuria, tanto o más a las que Diego acostumbraba.

Si bien la noche había acontecido de maravilla, la mañana siguiente algo era diferente. Diego se encontraba solo en la cama, su misteriosa y bella acompañante ya no estaba a su lado, esta vez, él había sido el objeto utilizado y desechado. Intrigado y aturdido por un fuerte dolor de cabeza producto de la noche anterior, se levanto de la cama en busca de la hermosa joven, de la cual no conocía ni su nombre. Tras una corta e infructífera búsqueda, se dirigió al baño para asearse, y fue ahí donde encontró el mensaje que cambiaría su vida completamente. En el espejo del baño, escrito con lápiz labial color rojo escarlata, el mensaje decía: “Bienvenido al mundo del SIDA. Bienvenido al Infierno. Si quieres una segunda oportunidad, llama a mi padre 2999 – 1666”. Diego se quedo incrédulo ante aquel siniestro mensaje, no podría creerlo, será una de esas historias que solo le suceden al amigo de un amigo y que todos saben que nunca son ciertas. Pero para él, esa era su nueva verdad. Ese mismo día se hizo analizar de VIH, el análisis dio negativo. Diego respiro con alivio, estaba convencido que aquello había sido una muy pesada broma de mal gusto, cometida quizá, por alguno de sus amigos. No le dio mayor importancia a aquel acontecimiento, lo cual después de algunas semanas paso a formar parte del olvido.

Más de un año había pasado, y Diego se encontraba ingresado en un hospital debido a una simple gripe que se había vuelto una seria neumonía. Entre los análisis que le hacían estaba también el de VIH; para asegurarse de los resultados, los habían hecho tres veces; en las tres, el resultado era siempre el mismo: positivo. Diego se sentía destrozado completamente, su mundo tal y como él lo conocía se le venía abajo, recordó con ira aquella joven, la causante de su sufrimiento, la maldijo una y otra vez, le costaba trabajo creer que le estaba sucediendo a él, iba a morir.

Solo, postrado en la cama de aquel lánguido hospital, en medio de tantos lamentos y maldiciones, recordó aquel número, ¿Cómo podría tener una segunda oportunidad al llamar al padre de aquella joven?, ¿Cómo?; no lo sabía, pero no tenía nada que perder al intentarlo. Saco su teléfono y comenzó a llamar a aquel numero… no sabía que esperar, pero al menos quería saber quién era la causante de su desgracia. Una voz grave, casi inhumana contesto del otro lado de la línea:

Hola Diego, he estado esperando tu llamada, se que quieres una segunda oportunidad.
Pero, quien es usted? Como sabe que soy yo quien le está llamando?
Yo lo sé todo, yo soy tu verdadero salvador, puedo ofrecerte lo que tu desees, solo tienes que pedírmelo
No me vengas con eso por favor, no estoy para bromas, así que si no tienes nada mejor que decirme entonces…
Muy bien Diego, entonces te veré en tus sueños…

La llamada se corto en ese momento. Diego intento llamar nuevamente pero la línea siempre aparecía ocupada. No le prestó mayor importancia al asunto y dejo el teléfono de lado. A medida que la noche se acentuaba, el sueño también lo hacía, no paso mucho tiempo antes que él se quedara dormido, era un sueño tan profundo, casi como una posesión, parecía que su mente se liberaba de su cuerpo y se comenzó a elevar…
Aquello más que un sueño parecía ser una visión, el enigmático personaje del otro lado del teléfono estaba cumpliendo su promesa a cabalidad, ahora estaba visitando a Diego dentro de sus sueños. Ambos se encontraban en un vacio total, Diego se sentía muy lúcido, sabía que no era solo un sueño, y aquel personaje se encontraba justo frente a él. Pero a pesar de la cercanía era imposible vislumbrar rasgo alguno. El ente se encontraba rodeado por una densa niebla oscura que solo dejaba entre ver una sombría silueta. Aquella sepulcral voz no se hizo esperar:

Estoy aquí, como te lo prometí – dijo aquel extraño e inquietante ser –
¿Qué quieres de mi? ¿Por qué estoy pasando todo esto?
Quiero darte la oportunidad de tu vida, puedo concederte todo lo que desees, solo tienes que pedírmelo.
¿Todo? ¿Cualquier cosa? – Pregunto Diego asombrado ¿Dónde está la trampa? ¿Qué es lo que tengo que darte a cambio? ¿Acaso deseas mi alma?
Son muchas preguntas, pero todo depende de lo que desees y de la cantidad de tus deseos, cuanto más me pidas, mayor será el precio – dijo aquella fantasmal figura casi escondiendo una sonrisa.

Diego pensó en la propuesta hecha por un momento, ya había escuchado anteriormente sobre quienes hacen un pacto y al final terminan perdiendo sus almas; no es que creyera en esas banalidades, pero la verdad no quería arriesgarse. Siempre se creyó ser alguien muy listo, así que quería salir más que beneficiado de esta situación. Lo medito por un momento, y luego negoció con su espectral acompañante:

Solo quiero tres deseos – Dijo con seguridad.
Dímelos y yo te diré el precio a pagar – Susurraba ansiosa aquella voz
Estas son mis peticiones:
1. Quiero tener vida eterna, no envejecer, ser bello y tener mi hermoso cuerpo de 25 años eternamente.
2. Deseo tener el suficiente dinero como para derrocharlo en lo que yo quiera, sin nunca tener la necesidad de trabajar ni tener que preocuparme por la procedencia o la falta de éste.
3. Deseo que nadie, sin excepción alguna, pueda ser dueño o dueña de mi alma, la cual me pertenecerá a mí solamente y a ningún otro ser que no sea yo, y eso te incluye a ti especialmente.
Estos son mis deseos, ahora dime tu precio.
Así que nunca podre tener tu alma?, Esta bien, son tres deseos y el precio que tendrás que pagar son tres almas, pero no almas cualquieras, quiero tres almas que hayan sido torturadas por ti hasta morir.
¿Quieres que yo torture a tres personas?
Que sean los tres que tú quieras, no me importa, y para facilitar tu tarea, tendrás salud y gozaras de mi impunidad, sin importar el crimen que cometas, nunca nadie te podrá culpar por ello. ¿Tenemos un trato?
Trato – dijo Diego tras pensarlo un momento.

Aquella niebla comenzó a enturbiarse aun más y a moverse en forma arremolinada haciéndose más grande, la voz en su interior resonaba con estrepito:

Tendrás exactamente 30 días de salud e impunidad, deberás cumplir tu cometido en ese lapso, luego de eso morirás, y si no has cumplido tu me pertenecerás eternamente.

Risas escalofriantes inundaban aquel lugar. Diego se alejaba flotando rápidamente hasta caer nuevamente en su propio cuerpo. En ese momento despertó sintiéndose mucho mejor, sabía que no había sido solo un sueño y ahora, sabía perfectamente lo que tenía que hacer.

El pacto (1/2)
Spoiler:
EPILOGO DE CASA BARRIOS

Uno a uno los días pasaban lenta e inexorablemente. Diego no dejaba de pensar en cómo llevar a cabo su parte del trato. No es que temiera de la idea de torturar y matar a otra persona, al contrario, pues siempre le había intrigado tener semejante poder sobre alguien. El problema en sí era que la oportunidad no se presentaba, hasta que llegó aquella noche de viernes, una en la que su conquista habitual seria para mucho más que un momento placer carnal.
Sabía que sería difícil cumplir su objetivo en su apartamento, donde las paredes nunca eran tan gruesas como para acallar los ruidos y al estar rodeado de tantos vecinos entrometidos, su labro seria simplemente imposible. Pero oportunamente se recordó de aquella vieja propiedad, Casa Barrios, la herencia olvidada de su tío abuelo Bruno. Deshabitada desde hacía varios años, era visitada únicamente por la encargada del mantenimiento del lugar, visita que podía ser interrumpida fácilmente.
Diego no lo dudó y acudió con su víctima al lugar. Después de su habitual tributo de sexo, sometió a su víctima y la llevó al sótano, el cual, al ser tan profundo y aislado, se hacía casi a prueba de sonido, parecía estar hecho para este tipo de situaciones, simplemente era el lugar perfecto. Dejó a la chica ahí, atada fuertemente a una silla de pies y manos mientras planeaba su funesto destino. Diego daba vueltas y vueltas a su cabeza, los enérgicos gritos de aquella infeliz en suplicas de su liberación se escuchaban como música de fondo, no paso mucho tiempo para que Diego se hartara de esos chillantes alaridos. Se acercó a ella y sin ninguna muestra de emoción comenzó a golpearla repetidamente, casi a punto de hacerla desfallecer. Luego, cuando los golpes la habían dejado casi inmóvil, cosió su boca para asegurarse de no volver a escuchar aquellos ensordecedores alaridos nuevamente. Hecho esto, se percató de un par de tijeras podadoras que se encontraban en el lugar, era como si alguien las hubiera dejado ahí para él, una voz en su interior le dijo: “úsalas”, las tomó y sin titubear, comenzó a amputarle los dedos de las manos de la joven, los cortaba uno a uno, causándole un dolor insufrible, la chica desesperada, se olvido totalmente de los hilos que cosían su boca e intento gritar tan fuerte como pudo, pero al hacerlo, lo único que logro fue rasgarse los labios, logró abrir su boca pero el hilo no cedió, pero sus labios si lo hicieron.
Retazos de piel y tejido que antes eran sus carnosos labios, colgaban de su boca, de sus mutiladas manos fluía una enorme cantidad de sangre, se encontraba inmóvil, abrumada de tanto dolor. Luego, en un acto que no era más que maldad pura, Diego tomó un mechero de llama alta, y tras asegurar muy bien aquellos despojos de manos, comenzó a quemar hasta casi carbonizar una a una las diez heridas donde antes se hallaban sus dedos. La joven, con la boca y manos mutiladas, simplemente no era capaz de soportar aquel sufrimiento, su cuerpo intentaba apagarse perdiendo el conocimiento momentáneamente, recuperándolo solamente cuando Diego la golpeaba con el fin de hacerla reaccionar para que presenciara otro grotesco acto por parte de su captor: Diego tomo los diez dedos amputados, y comenzó a cocinarlos en aceite y especias en una pequeña cocina que estratégicamente se encontraba en el lugar, los cocino hasta freírlos en su totalidad. Los sirvió en un plato con sus respectivos aderezos y comenzó a comerlos, saboreándolos lentamente frente a la joven, los devoraba hasta los huesos, parecía en verdad disfrutar de aquel despreciable manjar.
Primero la había obligado a verlo comer, pero luego, al percatarse que es de mala educación el comer sin invitar a otro, le pidió que abriera la boca, pero al negarse la joven, le arrancó los trozos de labios que le colgaban y no conforme con eso, la golpeo hasta fracturarle algunos dientes, para luego obligarla a comerse sus propios dedos. La joven estaba a punto de sucumbir, le rogaba a su verdugo por su muerte, en cambio, Diego tomó nuevamente el mechero colocándolo entre las piernas de la joven, encendió la llama a potencia media arrancándole de inmediato insufribles alaridos de dolor, su piel se contraía a consecuencia del fuego, mostrando la carne al perfecto color rojo carmesí que se ennegrecía lentamente al calor de la llama, la grasa corporal que emergía no hacía más que avivar la llama llegando a quemar y carbonizar el área hasta que la sangre no fluía mas.
La garganta de la joven ya había excedido su límite, totalmente desgarrada solo abría la desfigurada boca sin poder ya emitir sonido alguno, mientras Diego seguía quemando pequeñas porciones de su cuerpo en un patrón arbitrario. No pasó más de una hora antes que ella dejara de moverse, al fin la muerte la acogía. Dieciséis horas de tortura habían pasado, Diego ni siquiera supo su nombre, realmente nunca le importó, lo único importante es que ya había cumplido con su primer objetivo, y en realidad, lo había disfrutado mucho más de lo que alguna vez se imaginó. Comenzó a cavar una fosa en el sótano para sepultar aquel cuerpo repugnante y desfigurado, ahora solo necesita dos almas más.
Dos días pasaron antes que el verdugo eligiera su próxima víctima. El procedimiento era el mismo, una bella joven era seducida nuevamente por el galán para la ritual noche de sexo y lujuria. Esta vez, Diego se tomo la molestia de conocer el nombre de su víctima. Ángela fue igualmente sometida como su antecesora, atada de manos y pies a la misma silla metálica, fue dejada encerrada en aquel nefasto sótano. Diego no tardo mucho en regresar, Ángela no dejaba de gritar angustiada en suplica de ayuda, a Diego le molestaban los gritos y para acallarlos, selló su boca con cinta aislante autoadhesiva. Uso un par de tijeras para cortarle la ropa y dejarla totalmente desnuda, luego, con un gotero, comenzó a verter lentamente gotas de ácido hidroclorhídrico, que es capaz de corroer el metal, vertía una gota en diferentes partes del cuerpo. La piel se derretía en efervescentes charcos de sangre y el ácido avanzaba lentamente hasta corroer la carne. El ácido era aplicado en las piernas, pechos, pezones, brazos, manos, abdomen e incluso en sus genitales. Los gritos enmudecidos por aquella cinta no se hacían esperar, el dolor y sufrimiento de la joven eran más que evidentes. Hecho esto, Diego la tomó por la cabeza y con un par de grapas, le clavó los parpados al cráneo haciéndole imposible el poder cerrar los ojos, esos bellos ojos azules. Tomó nuevamente el gotero lleno de ácido y sosteniéndole fuertemente la cabeza, le dejo caer un par de gotas en cada ojo. No hace falta decir que Ángela se retorcía de dolor; sus ojos comenzaron a derretirse al contacto con el ácido, aquel hermoso color azul desaparecía cuando un liquido blanquecino mezclado con sangre bajaban lentamente deslizándose por sus mejillas, espeso y viscoso al igual que baja la cera derretida al calor de la llama de la vela. Ángela comenzó a convulsionar, el dolor era demasiado abrumador para ella, las convulsiones se acompañaban de reflejos de regurgitación, pero a tener los labios sellados con la cinta adhesiva, el vomito no pudo salir y sus pulmones se llenaron de liquido. Ángela se ahogó en su propio vomito.
Al ver terminado su trabajo, Diego comenzó a cavar una segunda fosa en el sótano donde sepultaría a su nueva víctima. La tortura había durado tan solo ocho horas, acabo antes de lo pensado y se sintió de alguna manera frustrado al no tener más tiempo para hacer todo lo que hubiese querido. Ya había terminado con dos, ahora solamente le faltaba uno para cumplir su cuota.
Veintisiete días han pasado y la salud de Diego comienza a decaer, la neumonía va tomando fuerzas gradualmente, sabe que no dispone de mucho tiempo antes que su plazo se venza. No ha ido a su casa en semanas, ni siquiera salía de Casa Barrios, sabe que nadie lo busca, sus amigos a penas se dan cuenta de su desaparición sin darle mayor importancia, y su familia, pueden pasar meses sin tener contacto con ellos sin causarles la mínima preocupación. El está solo, lo sabe y siempre lo supo.
Esa mañana, a tres días de vencer su plazo estipulado, María, la encargada de la limpieza y mantenimiento de Casa Barrios, se hace presente para sus labores triviales. Ella no se percata de la presencia de Diego en la casa, hasta que este la sorprende por detrás golpeándole fuertemente la cabeza con un madero. María pierde el conocimiento y cae al suelo, ahora está a total disposición de Diego.
María es una mujer mucho más corpulenta que las jóvenes anteriores, por lo tanto a Diego le cuesta mucho más trabajo el maniobrar su cuerpo aun cuando este inconsciente. La despoja de toda vestimenta, pero al no poder bajar las escaleras del sótano cargándola, la lleva al jardín trasero. La sienta en el suelo de espaldas a un árbol, le ata las manos rodeando el tronco del mismo y ata también sus pies que quedan extendidos en el suelo; la amordaza fuertemente y se asegura que aunque despierte, no podrá emitir sonido alguno. Ya habiendo colocado a María en su lugar y tomando todas las precauciones pertinentes, la despierta al verterle un balde de agua hirviendo en todo el cuerpo. María se estremece y despierta con la piel profundamente enrojecida y como Diego lo había anticipado, al estar atada de espaldas al árbol y fuertemente amordazada, es incapaz de moverse o emitir algún sonido audible a más de un metro.
El estado físico de Diego era ya decadente, se veía muy limitado pues no podía realizar mayor esfuerzo físico. Tomó una navaja y comenzó a hacer pequeños cortes que no eran muy profundos en cada parte del cuerpo de María que a él se le antojara. La piel de María comenzaba a ampollarse debido a las quemaduras, el dolor de los cortes no eran nada en comparación al ardor de las llagas en todo el cuerpo. Diego observo su entorno y después de una corta búsqueda, fue a la cocina, de donde regresó con varias botellas, comenzó a verter litros y litros de miel de abeja sobre el cuerpo lacerado de María, hasta haber vaciado todas las botellas. Esto, hasta cierto grado, daba un alivio temporal al dolor de las quemaduras, pero lo maléfico de la obra era que la miel estaba atrayendo a un ejército de hormigas rojas. María se hallaba esclavizada junto a un enorme nido de hormigas, miles y miles de estas parecían hacer formaciones de batalla y desfilar hacia la miel vertida sobre el cuerpo de la mujer. Un ejército que lenta e implacablemente recogía su dulce botín, llenando a la vez de miles de dolorosas picaduras. El solo correteo de las hormigas sobre aquella piel tan irritada era ya insoportable. Las ampollas abiertas en la piel, facilitaban que la miel se introdujera en ellas, así como también lo hacía en aquellos cortes hechos anteriormente, esto provocaba a las hormigas a arrancar pequeños trozos de endulzada piel, trozos tan pequeños como la cabeza de un alfiler, pero tan dolorosos como arrancarse las uñas con los dientes.
Diego sabia que las hormigas poco a poco, terminarían con su trabajo y dejo a María a cargo de ellas. Abandono el lugar en busca de ayuda médica. Su tercer y última víctima estaba lista, aunque él realmente nunca la vio morir.
Él fue ingresado ese mismo día en el hospital local, la neumonía empeoraba a cada momento. Casi agonizante, recordó aquel numero 2999 – 1666, comenzó a llamar… nadie contestaba del otro lado. Se sentía estafado, él había cumplido con su parte del trato pero nadie más había cumplido con él. Los tres días pasaron y Diego perdió la batalla contra su enfermedad. Murió tal y como le habían vaticinado treinta días antes. Al morir, su alma comenzó el paseo por la sima. Después de su interminable descenso al foso se encontró con su negociador, aquel que le había ofrecido la inmortalidad y que a su juicio, no le había cumplido:
¿Qué estoy haciendo aquí? – Decía Diego con tono enfurecido – Yo debería estar vivo.
No te precipites, María tardó tres días en morir y al final murió justo unos momentos antes que tú, solo quería estar seguro que cumplirías con el plazo. Además, para tener un cuerpo joven y eterno primero debías deshacerte de ese enfermizo que poseías.
Yo he cumplido con mi parte, ahora cumple con la tuya y dame esos tres deseos
Admito que lo has hecho, has cumplido aquí están tus tres deseos:
1. Tu alma es libre ahora, no le pertenecerá a nadie más que a ti.
2. Tendrás todo el dinero que necesites de aquí a la eternidad, al despertar solo debes buscar en el bolsillo derecho de tu pantalón y ahí lo encontraras.
3. Tendrás también juventud y vida eterna, poseerás tu embellecido cuerpo de 25 años, saludable y fuerte, jamás morirás ni envejecerás. Pero has de esperar tres días para esto pues a nadie le es permitido levantarse de entre los muertos antes de esos tres días.

Diego se notaba complacido, sabía que estaba obteniendo lo que tanto anhelaba; todo ese esfuerzo al fin estaba dando frutos. Permaneció en el limbo durante tres días, y como le había sido prometido, al tercer día despertó. Diego moría de ansias por encontrarse con su nuevo futuro.
Lentamente sus ojos se abrieron. La oscuridad era total. Su cuerpo se hallaba entumecido debido a la falta de movimiento. Poco a poco iba recobrando la vida y poco a poco también el horror se acrecentaba al infinito. Se hallaba encerrado en un espacio reducido, apenas y había espacio para él. Palpando desesperado a su alrededor pudo darse cuenta que su temor se estaba volviendo realidad. Las paredes acolchonadas con algodón y lino le comprobaban su realidad, se encontraba dentro de su ataúd, sepultado a tres metros bajo tierra. Desgargantes gritos de pavor y auxilio comenzaban a emerger de aquel cuerpo antes inerte, gritos que eran apagados por las paredes del ataúd, semejantes alaridos eran solo comparables con aquellos que sus víctimas habían hecho antes. En un atisbo de esperanza, comenzó a revisar sus bolsillos en busca de un teléfono… no encontró nada. Pero en la bolsa derecha de su pantalón había algo: una moneda de un centavo, no era ninguna fortuna, pero seguramente nunca iba a necesitar más que eso estando ahí adentro. A medida que el tiempo pasaba, el aire enrarecía, el oxigeno se acababa lentamente, esa no era una preocupación pues sabía que no podía morir; pero sin embargo, al agotarse el aire comenzó a asfixiarse lentamente, la falta de oxigeno en sus pulmones le hacía retorcerse de angustia en busca de una bocanada de aire, se sofocaba, pero la muerte no llegaba ni llegaría jamás. Estaba confinado a una agonía eterna de la cual le era imposible escapar, se asfixiaría por la eternidad. Se encontraba totalmente solo, como en toda su vida había estado; pero no por mucho, pues con el tiempo, los gusanos que se moverían debajo de su piel, serian la compañía que nunca lo abandonaría.
Diego quería pasarse de listo y beneficiarse egoístamente de la situación como lo había hecho en toda su vida, intentó aprovecharse de alguien que fue más listo que él, y al final creó su propia perdición pues sus deseos, al ser tan egoístas, le habían condenado, él nunca se dio cuenta que al pedir un deseo que no fuese para sí mismo, se salvaría de todo sufrimiento.
Sus tres deseos estaban cumplidos:
1. Vida eterna, jamás moriría.
2. Todo el dinero que podría necesitar
3. Su alma jamás le pertenecería a Dios o Demonio alguno, solamente a él de aquí a la eternidad.

La carniseria de los infiernos
Spoiler:
Todo comenzó una tarde de mucho calor, en la que los pájaros se mojaban las alas en las fuentes y los ciudadanos de a pie, se refrescaban en bares y terrazas. Cuando lo que parecía ser una mujer, que se acercaba desde la distancia, tambaleándose de un lado a otro, a un ritmo casi gracioso. Debía de medir unos dos metros y medio por lo menos, era inmensa, tenía una larga melena negra, unos brazos largos y musculosos, fuertes como los de un campeón de culturismo, unas manos tan grandes que podían coger una cabeza y estrujarla como si fuera una simple esponja, unas piernas tan largas, que de una zancada recorría varios metros sin esfuerzo, sus ojos eran grandes y negros, inyectados en sangre, que parecía estar poseídos por el mismo Satanás. Llevaba un hacha en una mano y una cabeza cogida por los pelos en la otra.

Corría hacia la gente, asestando hachazos a todo lo que se le ponía por delante, hombres, mujeres, niños, niñas, le daba igual, su matanza no era discriminatoria. A unos les daba hachazos en la cabeza, en el pecho, en la espalda o donde le pillara mejor. A otros los cogía por los brazos, se los arrancaba, los cogía por la cabeza y les partía el cuello con un simple movimiento de muñeca, los pisaba hasta reventarlos, como si fuesen huevos que se caen de una mesa, a los que no alcazaba a darles un hachazo o no podía agarrar porque estaba muy lejos, les lanzaba miembros seccionados de sus víctimas, golpeándoles en partes vitales de su cuerpo, provocándole la muerte al instante.

La muchedumbre corría sin rumbo alguno, intentado escapar de la bestia que les perseguía, la gente corría como pollos sin cabeza, en círculos, sin control, corrían gritando, chocándose unos contra otros, corrían para escapar de los ataque mortales, que propinaba el monstruo que les estaba atacando.
Un hombre con una escopeta de caza, le disparó un tiro en la cabeza, arrancándole a la mujer del diablo casi toda la cabellera. La melena que llevaba la mujer grande en la cabeza, parecían pelusas tiradas en el suelo. La mujer con la cabeza medio pelada por el disparo, se dirigió hacia el hombre, le cogió la escopeta y se la anudó al cuello, como si la escopeta fuera una corbata.

Más personas se unieron en el fusilamiento de la carnicera, hasta diez pude contar, de distinta edades, cada uno armado con una escopeta, apuntándole a la cabeza y el corazón, a la señal de uno de ellos abrieron fuego, y la dama de los infiernos gritando cayó al suelo, mientras los disparos desmembraban su cuerpo. Una vez en el suelo, la loca medio calva, parecía volatilizarse como gas de una botella, cuando su corazón endemoniado dejóo de latir.

¿Embrujada o no?
Spoiler:
Desde que soy pequeña siempre me han molestado las brujas y seres extraños, pero esa es otra historia! ahora desde que me mudé con Luis, mi esposo, a nuestro nuevo hogar nada nos deja estar tranquilos.
Hace un mes empezamos a oír ruidos como de gente caminando en la madrugada por el techo de nuestra casa y cuando encendemos la luz cesan los ruidos en el techo.
El sábado pasado regresamos de una fiesta, en la cual Luis se pasó de tragos así que se imaginarán el estado en el cual el se encontraba.
Llegamos a la casa a las 2:30 de la madrugada, así que nos acostamos a dormir.
Como a las 3, escuché como la puerta de la cocina se abría, y escuché ruidos en la casa y como que movían una de las sillas del comedor y como que se sentaban. Me levanté de la cama y me dirigí al comedor, como estaba claro decidí no encender la luz.
Al llegar al comedor, observé una pequeña figura sentada, era como un niño con cabello largo, pegó una risa macabra! de donde pude tomé fuerzas y le grité: "lárgate de mi casa criatura del infierno", salió corriendo y salió por la cocina. Luis se levantó al escuchar mi grito y lo persiguió afuera, pero al salir no había nadie, sólo las casas vecinas, ya que vivimos en barriada.
Hoy estamos a lunes y sigo escuchando los ruidos arriba de nuestro techo, pero ahora acompañados de aquella risa.

Luz de vela
Spoiler:
Esto sucedió hace ya tiempo, cuando yo era pequeña, durante las vacaciones nos fuimos a quedar a casa de mi bisabuela que falleció tiempo atrás antes de que yo naciera y que ahora su casa sirve como lugar para quedarnos cada semana santa o vacaciones de verano. Recuerdo que una noche como normalemnte suele suceder se fue la luz en todas las calles del pueblo, como era verano hacia mucho calor así que la gente aprovechaba para salir afuera, sentarse en una silla o mecedora y platicar entre ellos mientras esperaban que volviera la luz, algunos niños se ponian a corretearse en las calles obscuras y otros jugaban si alejarse de sus padres; en ese entonces yo era muy pequeña así que preferí no salir y quedarme dentro con mi abuelo al que le pedí, por temor a que algo pareciera en la obscuridad, que me encendiera una vela.
La colocó en la ventana que daba al pasillo del cuarto contiguo al patio para que iluminara y de esa forma me diera cuenta que no habia nadie o nada ahí. Absorta en la luz que temblaba ante mis ojos empecé a sentir sueño, mi abuelo me recostó en la amplia cama en la que dormian el y la abuela y me cubrió con una sabana, se recostó a un lado mio mientras esperaba a que yo durmiera cuando afuera una de mis tias lo llamó. Le rogué que no se fuera porque tenia miedo de que me dejara sola.
No te va a pasar nada, lo mismo que hay en la noche existe en el día.
Dijo tratando de tranquilizarme y salió.
Durante horas me quedé observando el techo, mirando el foco y rezando en silencio que la luz volviera. Entonces sentí un fuerte escalofrio y la presencia de alguien a un lado mio en la ventana, me volví hacia ese lado aun recostada en la cama y con los ojos cerrados, esperando para no ver nada. Lentamente los fui abriendo, primero los ojos se fueron adaptando a la luz de la vela, y poco a poco, pude ver en la habitacion contigua una figura, llevaba un camisón largo y amarillento, como esas ropas antiguas que solian usar hace tiempo, los olanes comenzaban en los puños y despues se extendian a lo largo en el pecho, mis ojos seguian desde abajo atenta a la figura y entonces comenzé a llorar en voz baja, los olanes terminaban en el cuello... y el cuello terminaba hasta ahí, en un pedazo de carne obscura como si le hubieran arrancado la cabeza.

Mis miedos
Spoiler:
Abres la puerta sabiendo lo que te espera y su mirada muerta y blanca se te clava en tu mente. Su pelo rizado color rojo chillido y sus coloretes anaranjados, parecen sacados de una pelicula de terror. Su expresividad burlona parece mofarse de todo aquel que se encuentre a su lado, y eso hace despertar en mi un odio y un temor enorme hacia ese ser, en aparencia infantil con la misión de alegrar y hacer sacar un sonrisa, pero en realidad un ser que solo consigue sacar el miedo y la intranquilidad.
Noches en vela he pasado, intentando llegar a alcanzar una mirada directa a los ojos de ese muñeco...pero ha sido imposible. Ni siquiera la seguridad al arroparme hasta la cabeza que tenia de pequeño ha conseguido dejarme dormir. Uno, solo piensa en ese muñeco:
¿Qué hace? ¿Sigue quieto? !Que no se mueva, por favor!...todo menos dormir.
Hasta tal punto puede llegar el miedo que a veces se traspasa la linea de la locura. Tu obsesión hacia él, puede llegar ha hacerte pensar cosas en las que nunca podias imaginar, cosas malas, cosas para hacerle que planeas incluso horas antes de encontrarte con él de nuevo sentado en la estanteria observándolo todo.
Pero llega un dia, en que abres la puerta y su mirada muerta y blanca no te asusta. Creces, y algo que nunca habias podido hacer como tocar a ese muñeco abandonado lo consigues. Y con mucha fuerza, porque no es fácil superar un miedo, lo agarras de esa cabellera de serpientes y sin remordimiento lo sacas de tu cuarto, dejando asi, después de tanto tiempo, esa estanteria sin nadie vigilando.
Tardas en poder volver a dormir, pero el tiempo todo lo cura y lo consigues.
En conclusión, es tanta la implicación que ese diablo ha tenido en mi vida, que ahora no puedo ni ver a la gente disfrazada, ni una pelicula, ni nada de ese ser terrorífico al que llaman payaso.

La sombra oculta
Spoiler:
Una sombra débil se reflejaba sobre la vitrina del comedor. No hacía falta ser muy listo para ver que era un comedor atípico. Sus cajoneras y estantes metálicos estaban herrumbados y corroidos por el paso del tiempo, o tal vez por su excesivo uso. Pero centremonos en la sombra...aquella maldita sombra.
Tendriamos que remontarnos 2 años para saber que pasó en aquel comedor, extraño sin duda y algo oscuro. Alli vivió un hombre, precario, timido, sin amigos, y con una obsesión, su muerte. Tendria unos 35 años, no recuerdo bien, pero de lo que si que me acuerdo es de su silla de ruedas, vieja y oxidada.
Aquel extraño hombre no podia andar, debido a un accidente de tráfico que le costó la pierna, un hierro le atravesó el muslo que no tardó en gangrenarse.
Se pasaba las horas delante de su vitrina de cristal, mirandola y observandola, como si de ella fuera a salir algún movimiento, pero nunca paso nada.
Un día su obsesión llego a un extremo y tomando uno de los trozos de cristal de la vitrina que tanto admiraba se degolló.
Ahora 2 años después, su cuerpo sigue tendido sobre su silla, observando aquella vitrina y produciendo una sombra, pequeña, pero maldita sombra.

Atraves del cristal
Spoiler:
Eran las nueve de la tarde. Estábamos a mitad del verano, el escaparate de aquel
Telepizza en el que nos encontrábamos dejaba ver un trozo de calle urbanizada bañada por los últimos rayos de luz solar. No sé si mi acompañante se fijó en ese detalle, pero lo cierto es que poco después, el anochecer se hizo infinítamente largo.
Discutíamos que ingrediente sería mas adecuado para afrontar después la película que íbamos a ver y comparábamos los precios y ofertas existentes en un descolorido e insulso tríptico.

Lo lamento, pero recientemente hemos eliminado los champiñones de nuestro menú. Le puedo sugerir que pruebe el nuevo ingrediente, las setas.

Acepté de buena gana. Los champiñones eran mi ingrediente favorito para las pizzas, pero a decir verdad no había probado muchas especies micológicas mas allá de los mízcalos y los boletos. Mientras no fuese Amanita Faloides...

En ese momento entraron en el establecimiento varios mocosos que a buen seguro venían a celebrar un cumpleaños. Nunca me gustaron los niños, y menos los que llevan capirotes de indio y berrean como si fuesen hotentotes a la carga. Para colmo de males, iban sin compañía adulta. Pronto me di cuenta que la madre del cumpleañero estaba sacando del maletero de su BMW una bolsa con regalos y un bolso negro.

Tardará unos 15 minutos

"Sin duda, serán largos", pensé. No sólo tenía mas hambre que el tamagotchi de un sordo, sino que iba a tragarme los prolegómenos de una entrañable y sonora fiesta infantil.

Y sinceramente, preferiría que así hubiese transcurrido todo.

Nos dirigimos hacia una de las pocas mesas libres de los saltos que los niños completaban sin sentido entre el mobiliario de chillones colores.

El escaparate estaba a pocos centímetros de nuestra mesa. Con la algarabía de fondo, centré mi atención en la madre que trataba de cerrar el coche. Era una mujer bella, no sabría decir que edad tendría, pero sería mentir si no digo que estaba de buen ver.
Era alta y de cabellos rubios, con unas grandes gafas de sol cubriendo unos ojos que a la postre descubriría azules.

La mujer cruzó la estrecha calzada. Ningún coche la impedía cruzar los pocos metros de asfalto que había desde la otra acera.
Cuando iba por mitad del recorrido, ocurrió algo extraño.
Mi sorpresa era similar a la que ella mostraba. Había tirado el bolso como si éste le hubiese mordido y ahora miraba cariacontecida el brazo que tenía elevado. Creo que yo era el único que estaba viendo aquello.
La jauría de niños seguía sacando de quicio a una camarera que trataba de tomar nota, pero yo los había dejado de oír.

De repente, sus dedos empezaron a moverse espasmódicamente ante la sorprendida mirada de la dueña. Entonces, soltó la bolsa repleta de regalos y chilló.
Me levanté de la silla y pegué mis manos al cristal. La mujer se retorcía sobre su brazo. Por la forma de moverse, lo asocié a la picadura de alguna abeja, comunes en zonas ajardinadas en esa época del verano.
Los alaridos eran de tal potencia que los niños dejaron inmediatamente su juerga al percatarse de que algo no iba bien.
¡¡¡Mamá!!!
El niño que llevaba una corona de plástico en la cabeza intentaba abrir la pesada puerta entre sollozos y los gritos de los demas niños, asustados por la escena.

El que debía ser gerente del local, calvo como una cebolla y con una ridícula corbata ilustrada con porciones de pizza; empujó y abrió definitivamente la puerta, con la intención de socorrer a aquella mujer que gritaba fuera de sí.
En ese momento, también me dispuse a salir y ayudar en lo que pudiese.

No te muevas

Tenía a Sergio a mi espalda. Intenté darme la vuelta para decirle que si no era consciente de lo que le pasaba a aquella mujer, pero cuando vi lo que el estaba observando; las palabras definitivamente no sólo no salieron, sino que además se me olvidaron por completo.

Sergio estaba a cinco centímetros de cristal, observando por encima de sus gafas. Tenía la mirada clavada en algo que había pegado al vidrio por la parte exterior.
Sin duda era una avispa. Las avispas no me asustan, salvo que sean tan grandes como el dedo índice, claro.

¡¡Dios!!!¿¿¿Que cojones es eso??? pregunté sin esperar tener respuesta. El aguijón era terrible, era similar al punzón de un dardo, pero con un color blanquecino que parecía palpitar.

Es un avispón japonés dijo Sergio con voz calmada, aunque en su rostro se advertía cierto temor.

¿¿¿Como que un avispón japonés??? pregunté aterrorizado sin quitar el ojo de aquellas patas peludas

Este insecto vive en Japón y es el causante de más de 40 muertos al año en la isla del sol naciente.

¿Y si es de allí?¿¿¿Que demonios hace en Colmenar Viejo???¿¿¿Es venenoso??? pregunté totalmente alterado

No se que diablos hace este insecto aquí. Sólo viven allí y no hay constancia de que se ubiquen en otra zona del planeta

¡Quiero saber si son venenosos!

Por desgracia, son bastante mas que venenosos en ese momento se quitó las gafas. Nunca le vi sudar de esa forma Recuerdo haber estudiado esta familia en entomología de cuarto. Su glándula segrega siete toxinas muy potentes. Una de ellas facilita una rápida necrosis del tejido afectado.

¿Necrosis?
La mujer seguía retorciendose mientras su hijo lloraba a su lado y varias personas trataban de ayudarla. El brazo desnudo comenzaba a coger una tonalidad negra muy desagradable.

La necrosis consiste en la muerte del tejido afectado. Esa mujer de ahí a perdido el brazo, y si no se la inoculan los antídotos adecuados, morirá en pocos minutos.

¡¡¡Rápido, vayamos a ayudar!!! me levanté y fui corriendo hasta la puerta.

Al mirar atras,me sorprendí de ver a Sergio aun sentado

No hagas locuras. Cierra esa puerta y vuelve aquí

Hice caso omiso y salí al exterior.

Me acerqué mirando con cuidado hacia el corrillo. Varios vehículos estaban parados delante y sus conductores habían bajado a ver que sucedía.

Entonces pude ver los bonitos ojos que tenía aquella mujer, pues las gafas descansaban en el asfalto.

Eran de un azul intenso, pero solo reflejaban un dolor infernal.

La mujer expectoró sangre a borbotones, manchando a su propio hijo que lloraba histérico. Entonces dejó de moverse y los ojos quedaron enternamente abiertos, ya vacíos de todo sufrimiento.

Fue entonces cuando se empezaron a oir aullidos de dolor en todas las direcciones. Me asomé a la esquina de la calle y decenas de personas huían aullando de un parque instalado en una gran rotonda. Otras personas caían al suelo gritando. Era como una locura generalizada.

Muerto de terror, escuché un zumbido similar al que provocaría un mosquito gigantesco batiendo sus alas. Mi adrenalina se disparó y corrí a la velocidad del sonido los diez metros que me separaban de la pizzería. Sólo Sergio continuaba allí dentro, mirando desesperado por el cristal, temiendo por mi futuro.

Llegué sano y salvo al interior, e instintivamente cerré la puerta. Por desgracia no había nadie mas que pudiera entrar. Decenas de niños estaban desperdigados por la calle, moviéndose como peces a los que se saca del agua. Todos gritaban, al igual que los adultos. Algunos se tocaban la pierna, otros se tapaban el pecho, y otros parecían catatónicos tras haber recibido un picotazo en la cabeza.

¡¡¡El numero 33, dos pizzas medianas!!!

La dependienta del mostrador tachaba con un boli un ticket. No parecía haberse percatado de nada. Cuando bordeó el mostrador y nos obsequió con su sonrisa, el gesto cambió lentamente mientras las pizzas caían al suelo.
Tranquila, se nos a quitado el hambre
Tras entrar en histeria después de ver tan dantesca situación, se arrodilló llorando delante de la puerta

Sergio y yo seguimos observando en silencio a través del cristal. Cientos de insectos tapizaban el gran escaparate. Contemplamos una gran nube de avispones avanzando calle arriba.

Casi todos los que estaban fuera ya habían muerto. Pocos minutos después, apenas entraba la luz. Todo la superficie acristalada estaba poblada por enormes abdómenes negros con líneas amarillas.

La noche al fín llegó. Sergio puso la radio de su Nokia. Estaban dando un aviso de evacuación total en el centro y sur de España. Estábamos siendo invadidos por una plaga de avispones japoneses que se había desplazado desde el este de Madrid. Había teorías de que era un atentado terrorista, el primero desde ese estilo. Se habían llevado hasta unas colmenas de abejas abandonadas cientos de insectos de forma clandestina y deliberada, y tras un breve periodo de reproducción, se habían liberado en el medio ambiente, con las consecuencias acaecidas.

Los datos de las víctimas eran aún inestimables, pero había miles y miles de muertos y afectados. Incluso hablaban de personas que habían ido al hospital con hasta 30 picaduras.
La batería del teléfono se acabó.

Fueron dos días hasta que vimos llegar un camión del ejercito y varios soldados con lanzallamas.
Nos sacaron a los tres. Lo último que vi antes de entrar al autobús climatizado con insecticida fue como le pegaban fuego a todos los cadáveres con los que se iban encontrando.

El cabello rubio de la mujer ardió con viveza. Su hijo hacía lo mismo pocos segundos después. La corona de plástico aun descansaba sobre la hinchada y negruzca cabeza.

La puerta del autobús se cerró, al igual que mis ojos.

Dormí durante horas y cuando desperté me levanté aquí.

Estoy en una camareta militar, en un segundo piso. Debe de ser un edificio muy viejo, hay muchas telarañas. Incluso se ven en el exterior.

No se donde está Sergio. Pero al salir en su búsqueda, he visto algo que me ha hecho cambiar de opinión. Hay un soldado muerto a un metro de la puerta.

Parecía sonreir. Cuando he visto salir de sus fosas nasales una viuda negra, he pensado que lo mas inteligente es quedarme aquí. Y como estoy demasiado acojonado para seguir escribiendo, me voy a sentar en la cama a mirar a través del cristal de la ventana.

Pero para ser sincero,no tengo esperanza.
No creo que esta vez venga algún autobús a buscarme.

La casa en la esquina 13
Spoiler:
Nadie alquilaba esa casa. Todos los que vivieron allí nunca mas se los vio, pero mi tía
La alquilo. Le dijeron que no debía permanecer allí por más de 13 días o moriría.
-Habladurías- dijo -solo es para asustar a la gente- hico una pausa – además es ridículo ¿te das cuenta? 13 días, equina 13, 13 por aquí, 13 por acá, un montón de gritos, gente asustada, son nada más y nada menos que cuentos-desde entonces vive allí. Paso una
Semana, un día me dijo que hoyo un llanto lejano y después golpes, se habían cumplido los 13 días. Desde ese día mi tía no es la misma y todo se lo debo a esa maldita casa…

La tormenta
Spoiler:
Estaba yo en la casa de mi amiga Natalia que es muy grande y hay un fantasma de verdad que es de su abuelita. Ese día se largó una tormenta tuertísima nosotras estábamos leyendo los traumarama de la revista seventeen cuando nos dio hambre y fuimos a buscar un pan con palta y nos hicimos mascarillas.
Cuando volvimos me quede con la cara blanca: vi algo pasar rápidamente volando por a ventana de mi amiga desde afuera, pero, cuando le dije que mirara no vio nada y luego fuimos a la pieza de su hermana que tiene 16 años y leímos un libro para tranquilizarnos pero cuando bajamos a la cocina cayo un rayo terrible al lado de la casa y volvió a aparecer ese “fantasma” pero esta vez toda la familia estaba ahí y mi amiga lo vio.
Cuando volvimos arriba estábamos las dos casi llorando mientras paraba sin parar el fantasma por la ventana.
NOTA: ESTA HISTORIA LES JURO QUE ES VERDAD Y LES AGRADEZCO A LOS CREADORES DE LA CASA DEL TERROR POR CREAR ESTA Web LES RECOMIENDO QUE LEAN MIS OTRAS HISTORIAS Y TAMBIÉN “EL SANTO ENTIERRO”.

Mataos mutuamente
Spoiler:
Esta es la historia de dos amigas que desde que tenían sólo nueve años jugaban con el tablero de la ouija. Cuando relató esta historia, tenía tan sólo 13 años, y el hecho había ocurrido hacía apenas unas semanas. Yo os relataré su historia... ojalá la protagonista lea esta historia y nos pueda dar más detalles.
Las dos adolescentes entraron en una casa abandonada con el fin de invocar a algún espíritu, pero en esta ocasión, al contrario que las veces anteriores, en vez de venir un espíritu benigno, vino uno maligno.
Aquel espíritu, mediante el tablero, les ordenó que hiciera lo que él les ordenaba o las mataría. Le preguntaron alucinadas qué quería. "Mataos mutuamente" fue su contestación. No dudaron en decirle que se fuera, pero el vaso se movía enérgico una y otra vez hacia el NO del tablero.
Tras varias negativas rotundas, el vaso paró en seco y ellas se miraron preguntándose qué estaba ocurriendo. Entonces ocurrió. Al final de la escalera de aquella casa abandonada había un fantasma. Llegaron incluso a hacerle una fotografía. En aquel mismo momento escucharon un crujido y al girarse vieron que el vaso de cristal se había roto. Al mismo tiempo el fantasma desaparecía.

Admirador secreto
Spoiler:
Recuerdo que hace unos años, mi amiga tenía un admirador, como todo admirador le dejaba cartas y esas cosas. ¡Era un verdadero misterio! ni siquiera Sherlock Holmes ni Scooby Doo lo resolvían, porque jamás aparecía, nadie pero ni las cámaras de seguridad lo veían, era raro muy raro, ustedes se dicen, alguien tiene que dejar las cartas y todo eso.
Muchos días después corría un rumor de que era un fantasma, mi amiga y yo nos discutíamos, -¿¡fantasma!?- Decía yo, Te apuesto todo lo que quieras a que es solo un bromista de por hay. De repente no mando nada mas nos pareció raro, claro que esto duro un mes. No volvió a enviar nada más, algunos dicen que era un fantasma, otros aseguran que era algún chico, pero yo lo vi, ahora tengo un trauma de por vida… era un muerto. Ya pasaron 30 años, pero pronto descubriré quien era ese admirador secreto….

El misterio de la monja
Spoiler:
Esto me lo contó mi profesora, trata de su colegio, donde antes se habían cometido muchos asesinatos.
Era un día normal en el colegio y como siempre, sus profesores les contaban una historia de terror para que no fueran a donde no podían. La historia era así:
En el pasillo hacia el sótano del colegio había una escalera, y en toda la pared había un cuadro de caballos salvajes, y se decía que cuando uno pasaba escuchaba el galope de los caballos y luego se empezaban a mover. Luego, cuando se dejaba de oír el ruido y los caballos no se movían más, uno entraba en la puerta del sótano y aparecía una monja sin cabeza.
Las amigas de mi profesora y mi profesora querían comprobarlo, entonces fueron al tan hablado pasillo donde no escucharon el ruido y los caballos del cuadro solo parpadeaban. Luego escucharon el ruido de un piano tocando hermosas melodías y ellas entraron muy temerosas al sótano donde solo había un señor con sombrero, entonces se sentaron a su lado y luego de muchas melodías el se puso a tocar una melodía muy misteriosa y ellas se dieron cuenta de que al señor le faltaban 2 dedos y le dijeron “¿¡señor que le paso!? ¿¡Quien le cortó los dedos!? Y el señor dio vuelta la silla y gritó ¡USTEDES ME LOS CORTARON! Señalando a mi profesora y sus amigas y a otra cosa que no veían bien, pero cuando se acercaron era una monja sin cabeza, y su cabeza estaba colgada de la oreja en el techo y tenia muchas lagrimas.

Esta es una imagen muy impactante, no se asusten. No la abran si no quieren.
Spoiler:

Les dije U.U XD

Sueñen con las diablesas Twisted Evil

Volver arriba Ir abajo

Re: Historias de Terror

Mensaje por Roci05 el Lun 26 Sep 2011, 09:25

Ji Ji

esque me apetecía comentarla

Volver arriba Ir abajo

Re: Historias de Terror

Mensaje por -Otro- el Lun 26 Sep 2011, 15:02

Ah, perfecto, niko, gracias por el aporte.

Yo justamente ayer iba a poner mas historias pero el tiempo no me alcanzo, y como niko puso muchas mas dejare las que tenia para otra ocacion


Última edición por Otro el Vie 30 Dic 2011, 16:55, editado 1 vez

Volver arriba Ir abajo

Re: Historias de Terror

Mensaje por Naxayy el Lun 26 Sep 2011, 20:23

de nada

Volver arriba Ir abajo

Re: Historias de Terror

Mensaje por -Otro- el Mar 21 Feb 2012, 21:01

Hora de revivir un viejo post, creo que las juntare todas y las metere en un archivo Word y las guardare para las futuras generaciones xD

Si tienen alguna que valga la pena me gustaria que la postearan aqui.

El Infierno de Javier:
Spoiler:


Javier regresaba de una fiesta. Cuando bajó del Taxi miró su reloj; eran las cuatro
de la madrugada. Al tantear el bolsillo en donde guardaba las llaves de su Casa,
levantó la vista hacia una de las ventanas del segundo piso, y, por una fracción de
segundo, vio que algo cruzaba delante de la ventana.
Como dentro de su Casa estaba oscuro, y lo que vio fue tan fugaz, pensó que
probablemente su vista lo había engañado; además había bebido bastante.
Por las dudas, apenas entró fue directo a su oficina, donde guardaba un Revólver.

Terminaba de serrar el cajón en donde tenía el arma, cuando escuchó pasos que
se acercaban por el corredor; los pasos sonaban lentos y pesados. Se detuvieron
frente a la puerta de la oficina. La perilla de la puerta comenzó a girar
lentamente, a Javier le temblaban las manos mientras apuntaba.
La puerta se abrió un poco, entonces asomó una cabeza que parecía salida de una
pesadilla: Tenía unas orejas enormes y flácidas, los ojos saltones y blancos, su
nariz eran dos agujeros enormes por donde chorreaban líquidos amarillentos, y
su boca, un abismo negro lleno de dientes retorcidos y sanguinolentos.

En un instante, Javier pasó de estar en su oficina, gritando de miedo y disparándole
a la criatura, a estar nuevamente en el Taxi, el cual se había detenido frente a su Casa.
“¡P…a pesadilla!” pensó Javier mientras se bajaba del Taxi. Cuando fue a sacar sus
llaves, miró hacia la ventana del segundo piso.

- Aquí tiene su cambio - dijo el taxista. Javier volteó hacia el Taxi.
- Quédese con el…¡Oh! ¡No puede ser! - dentro del Auto estaba el monstruo de su
pesadilla. Javier corrió rumbo a la puerta, pero paró en seco antes de llegar a ella;
en el umbral estaba nuevamente el mismo monstruo, esta vez vestido como una
mujer. - ¡Amor, ya estaba preocupada, te estaba esperando…¡Jajajaja! - dijo el
monstruo, y al reír abría tanto su descomunal boca, que la parte superior de su
cabeza caía hacia atrás.

Una alarma alertó al Enfermero que vigilaba los monitores.

- Este paciente tiene el ritmo cardíaco muy elevado - observó el Enfermero.
- Sí, un poco, pero está dentro de lo normal - repuso el otro Enfermero que estaba en
la habitación. Los dos monitoreaban los signos vitales de Javier y de otros pacientes
comatosos.
- ¿Usted cree que sueñan, que pueden tener pesadillas? - preguntó el primero.
- Espero que no. Debe ser horrible tener pesadillas y no poder despertarse.

La Mano Fantasma
Spoiler:


“Se salvó de milagro” comentaban los doctores que lo atendieron. Camilo sufrió un
grave accidente automovilístico. Volvió a tener conciencia varios días después.
Lentamente las sensaciones y los sentidos regresaron a él. Lo primero que escuchó
fue la conversación de dos mujeres que hablaban cerca de él; dos enfermeras.

- ¡Pobre hombre! ¡Bueno! Dentro de todo tuvo suerte; pero cuando se entere que…
- ¡No siguas! - la interrumpió la otra Enfermera - Creo que está despierto.

- ¿Dónde estoy? - murmuró Camilo - ¿Porqué no veo?
- Está en un Hospital - le contestó una de las enfermeras - Usted sufrió un accidente.
No puede ver porqué le aplicaron injertos de piel en la cara; en unos días le sacan el
vendaje y entonces podrá ver, sus ojos están bien. A primera hora de la mañana viene
el Doctor, él le va a informar más sobre su estado. Ahora trate de descansar.
- ¿Qué hora es? - preguntó Camilo.
- Son las ocho de la noche. Ahora trate de descansar.

Escuchó los pasos de las enfermeras alejándose, después que se habría la puerta, y
seguidamente la cerraban con cuidado.
No podía ver ni moverse, y al estar bajo los efectos de calmantes, dormía y se despertaba
en intervalos. En uno de los momentos en que había despertado, sintió que
una mano le aferraba el brazo derecho. Le pareció que era una mano bastante pequeña;
la de una enfermera, supuso.

- ¿Quién está ahí? - preguntó Camilo. Enseguida sintió como la mano le soltaba.
No le respondieron. Después de unos segundos sintió nuevamente el contacto de aquellos
dedos fríos y pequeños, rozando su brazo derecho; acariciándolo desde el codo hasta su
mano. Luego sintió que le rascaban el brazo, como haciéndole cosquillas.
intentó apartar el brazo pero no podía moverlo, estaba paralizado.
Comenzó a sentir cada vez más terror: no sabía quién estaba a su lado, o qué estaba a su
lado; jugando con su brazo derecho.

Finalmente se desvaneció. Volvió en si al escuchar la voz de un hombre que intentaba
despertarlo.

- ¡Camilo! Bien, veo que ya despertó. Soy el Doctor González. Bien, eh…le quería
informar que, debido a sus lesiones…

- ¿Quién estaba aquí? - le preguntó Camilo - Había alguien, me agarraba el brazo derecho.
- Usted estuvo solo, aquí no había nadie, las enfermeras no se quedan en las habitaciones.
Usted debió sonarlo, nadie le tomó el brazo…
- ¡Le digo que aquí había alguien! Estaba jugando con mi brazo derecho.
- Camilo; eso es imposible: Le amputamos todo el brazo derecho el mismo día del accidente.

Mama, vete por favor
Spoiler:


Durante la madrugada de una noche tormentosa de invierno, Jaime, acostado en su
Cama, temblaba de miedo. El niño se cubría hasta la cabeza, su Madre tiraba de la
Manta y lo destapaba.

- Mi vida, no tengas miedo - le susurraba su Madre - Los fantasmas no existen.
- ¡Sí existen! ¡Quiero que te vayas del cuarto! - le gritó Jaime y volvió a cubrirse la
cabeza. Su Madre tironeó nuevamente de la Manta.

- Si los fantasmas existieran yo lo sabría; no existen - insistió su Madre, después le
preguntó - ¿Porqué no me miras a la cara?
- ¡Porque tu cara es transparente! - le contestó Jaime - ¡Moriste hace dos años!
¡Quiero que te vayas del cuarto!

En la morgue:
Spoiler:

En una morgue, dos doctores realizaban una autopsia. Uno era veterano, él otro joven.
El joven se llamaba Gonzalo, el veterano Anselmo.
El veterano cortaba aquí y allá, tiraba, arrancaba órganos; como si fuera un Carnicero
desprolijo, hastiado de su trabajo. Mientras despellejaba aquel cuerpo, hacía todo tipo
de comentarios inapropiados; cosas que suelen decirse en una cantina.

- Viste a la Enfermera nueva ¡Una ricura! ¡Un día de estos le doy una clase de anatomía!

A cada rato lanzaba una carcajada o maldecía. A Gonzalo no le gustaba nada su actitud.
Después de dudar un poco se atrevió a decírselo:

- Doctor, su actitud no me gusta para nada. Se que lo que hacemos es necesario; pero
le debemos más respeto al difunto. Lo que tenemos aquí fue una persona ¡Por Díos!
¡Usted parece un Carnicero!
- Hasta ahora nadie se ha quejado - dijo Anselmo, y acercándose a la cara del muerto
comenzó a hablarle - ¿Tiene algo que decirme? ¿No? Ya me parecía ¡Jajaja!

Gonzalo se quitó los guantes y salió de la morgue. La actitud de su compañero lo tenía
fastidiado.
- ¡Y se hace llamar Doctor! - refunfuñaba mientras caminaba por el corredor.
Cuando se calmó un poco regresó a la morgue. Allí vio aquella terrible escena.
Anselmo caminaba lentamente, gimiendo de dolor. Una herida se le abría desde el pecho
hasta el bajo vientre, y por ella escapaban sus viseras. Con sus intestinos colgando,
dio unos pasos y se desplomó, pero aún estaba vivo.

Sobre la mesa de disección estaba el muerto, tendido sobre ella, sin órganos y sin piel
en la cara; en su mano rígida sostenía un Bisturí.

La anciana
Spoiler:


Se despertó sobresaltado y volvió a verla acurrucada en la esquina de su habitación. Allí estaba, sentada en el piso, abrasando sus rodillas, ocultando su rostro entre sus brazos. Su cabello era canoso. Su ropa antigua. Su voz era un silencioso susurro, incluso más silencioso que la noche, oscura y tenebrosa como la muerte misma.

Al igual que las veces anteriores, sintió miedo. Notó como se le agudizaban los sentidos. Sus ojos se cristalizaban y un nudo se apoderaba de su garganta. Quería llorar. No de alegría, no de tristeza, sino del miedo que le provocaba aquella anciana en su habitación. ¿Qué debía hacer? ¿Ocultarse bajo las sabanas? ¿Buscar refugio bajo su cama? ¿Salir corriendo? ¿Atacarla? ¿Gritar? Ya lo había probado todo, sin embargo nada había funcionado. Ella seguía ahí. Silenciosa. Susurrante.

De repente, levanto su mirada y dejó al descubierto un rostro marcado por el paso de los años. Poseía pronunciadas arrugas y profundos ojos. Lo miro fijo, como esperando una pregunta.

<< ¿Quién... eres? >> atinó a preguntar el horrorizado chico.

<< No tengo nombre >> contestó aquella anciana con una voz ronca, parecida a la de un hombre << Soy el que lleva pasajeros al barquero del río Aqueronte. El que compaña a los niños no bautizados al limbo. El mismo que condujo a Judas hasta el noveno circulo infierno. El fantasma de las navidades pasadas. >>

El chico sintió que un escalofrío le recorría la espalda, pues entendió muy bien lo que aquella anciana le quería decir.

<> sentía de antemano que la respuesta sería positiva ya que hace días que se encuentra en esa blanca habitación.

<< Todavía no >> contestó ella

<< ¿¡Entonces para qué viniste!? >>

<< Simplemente espero a que no despiertes del coma >> y diciendo esto, volvió a ocultar su rostro entre sus brazos.

Luces
Spoiler:


Cuando era chico yo solía dormir en la cama de mi mamá, gracias a las pesadillas que tenia frecuentemente de niño. Siempre encontré tranquilidad debajo de las frazadas de mi madre, pero ahora me doy cuenta que siempre me sentí cómodo con las luces. Aunque no me acuerde bien, siempre hubieron un par de luces en el techo de la habitación de mi madre; Nunca pensé tanto de esas luces, al menos nada malo. Eran reconfortantes, cálidas y calmantes. Empece a depender de esas luces para poder dormir, tanto que cuando no estaban (En raras ocasiones) No podía evitar sentirme perturbado y no poder dormir bien. Nunca investigue esas luces, quizá, si lo hubiese hecho, no estaría en esta situación ahora. Eventualmente crecí y deje de dormir en la cama de mi mamá. Las pesadillas se habían ido y yo me había olvidado de las luces, hasta anoche.Tropezando en la cama después de una noche de estudios, no pude esperar para acostarme y dormir; pero no pude dormir tanto, después de todo. Atormentado por visiones que hacia mucho tiempo que se habían ido me dejaron paralizado durante la noche y me desperté sudando. Algo aliviado de estar de volver a mi mundo me encontré con un recuerdo traído a través de una sensación familiar. Me tomo un momento darme cuenta de ese par de luces, ya que para ahora mis ojos ya se habían acostumbrado a la oscuridad. La adrenalina recorrió mi cuerdo mientras me agarraba de los bordes de la cama. Mis ojos se centraron en las luces y note algo que no estaba en mis recuerdos. No eran luces, eran ojos rojos brillantes

Me empece a preguntar si era otra parte de mi pesadilla. Tenía que ser. Dentro de mí, sabia que no lo era, esto era demasiado real. Aunque perdí la esperanza y temí por lo desconocido me agarre de lo que tenía al alcance, un regalo de mi madre en mi cumpleaños unos años atrás, una bola de cristal de navidad de nuestras vacaciones pasadas. Lo tomé y lo lance con todas mis fuerzas por el cuarto, de repente los ojos se volvieron oscuros, seguido de un ruido en el piso de la habitación, enfrente de mi cama. Prender las luces me dieron una sensación de culpa en mi estomago, por que tan fácil.
Viendo a la criatura por primera vez de cerca y sabiendo que habia estado conmigo desde que era un niño me dio una sensación extraña en la garganta. Sus piernas eran la mitad de gruesas que las de las personas comunes, y su piel era una sustancia desconocida por mi, era negra y parecía de cuero, pero parecía que podías atravesar tu mano en esa piel, atravesada por pedazos de cristal. Lo que paso después me hizo creer aquella teoría que había pensado, tan pronto prendí las luces, se hizo realidad. Esta criatura no era mi enemigo; era nada mas un visitante inofensivo. Entonces fue ah cuando empezó, los ruidos extraños en las escaleras, las ventanas golpeando, y la peor parte fueron los grotescos chirridos y aullidos. Sabía que lo que había hecho fue el peor error de mi vida. En alguna parte del pasillo, mi hermana grito. La criatura, la que yo había matado, fue siempre mi protección.

Karma
Spoiler:


Era el día de su cumpleaños, Andy me había invitado a mi y otros amigos con mucho de anticipación, aquella tarde de julio, yo y mi amiga Theresa nos encontrábamos, bastante entusiasmadas, puesto que Andy, jamás nos había invitado a su casa y la verdad no sabíamos mucho a cerca de ella, era demasiado reservada, solo sabíamos que era huérfana .
Nosotras la considerábamos una muy buena amiga, yo recogí a Theresa en la autopista, la casa de Andy no estaba muy lejos , cuando llegamos a la casa, todo fue muy normal, tal y como debe ser una reunión entre amigos.
Andy, que ahora era Cristiana decidió hacer las respectivas oraciones antes de soplar las velas, 25 hermosas velas azules, todo fue muy normal, dividimos el pequeño pastel en 3 porciones ( puesto que no era muy grande), era un delicioso pastel de vainilla y melocotón, hablamos de cosas como la universidad, el trabajo, chicos…. obviamente, pero de repente Andy se paralizo y dejo caer el plato sobre la mesa de vidrio quebrando las dos. Theresa y yo nos asustamos mucho por la que acababa de pasar.-Oye Clear, has visto-,susurro Theresa, yo conteste bastante exasperada-obvio!-, pero parece que no estábamos hablando del mismo suceso, me encontraba tan aturdida que no había notado que había una niña de no mas de 13 años parada en el jardín, Theresa y Andy ponían cara de haber visto un fantasma, así que ella corrió a cerrar la cortina, me dio risa (a pesar de todo), las mire y les dije – que pasa?, es solo una niña, tal ves es una vecina, no crees Andy?- ella me respondió con voz temerosa, que esa niña era su amiga…amiga, que había muerto hacia 13 años en un incendio, “el lugar quedo totalmente destruido”, nos decía, pero su voz se quebró totalmente cuando dijo, que ella fue quien inicio el incendio,- en aquel orfanato, no había mucho que hacer, asi que ellas se escapaban de sus habitaciones a media noche, para ir a la habitación de lavado, ese dia un guardia escucho un sonido y fue a investigar, ellas se al verse atrapadas se asustaron tanto que Andy lanzo el cigarrillo hacia cualquier lado, desgraciadamente cayo en el cesto de ropa.
Andy nos pidió que nos fuéramos, no estabas en posición para objetar, así que nos despedimos, pero justo cuando le dio un abrazo susurro en mi oído, - Mi único deseo, es redimirme, Clear, fue un placer- yo…. Sentí que me quiso decir algo mas con esa frase, pero solo entendí el significado un tiempo después, fingí que nada paso, y esa fue la ultima vez que vimos a Andy,
Tres días después de la extraña desaparición de Andy, Theresa desapareció, solo encontraron un moño rosa en la puerta del baño, en este momento me encuentro contándoles esta historia a ustedes, por que quiero que sepan, que fue lo que me paso, si…. En estos momentos, hay una niña que ha estado hace 2 días afuera de mi casa, mirando fijamente hacia mi ventana, no se que va a suceder, no tengo miedo, Solo quiero redimirme, fue un placer. Y espero que no entiendan el significado de esta frase demasiado tarde.

Noche en el cementerio
Spoiler:

Hace pocos años, hubo un cura en mi pueblo al que le gustaba bajar todas las noches de los sábados al cementerio a invocar a los espíritus.

Yo entonces tenía 13 años. A mis amigos y a mí nos gustaba contemplarle desde un mirador que había a 500 metros escasos.

Una noche fría de últimos de Noviembre, estábamos allí solo 6 chicos, entre ellos yo, a esperar a que el cura, que por cierto se llama José Antonio, bajara. Y, el reloj de la iglesia dio las once de la noche.

Apareció entonces José Antonio, abrigado con su sotana negra y una bufanda. Llevaba consigo, como era de costumbre, un farol de los antiguos de los que iban con gasolina.

-¡Buenas noches, José Antonio!-le gritamos.
-Buenas noches chavales

Él bajó y abrió la siniestra verja y entró. Se adentró en lo más oscuro del cementerio. Cuando ya estaba casi en el final, se le apagó el farol y se quedo a oscuras.

Nosotros discutíamos que si debíamos bajar a ayudarle a salir, porque ese cementerio de noche a oscuras es un laberinto. Mientras discutíamos, el cura salió del cementerio con el farol otra vez encendido.

-¡Que tío!-exclamó uno de mis amigos

Cuando de nuevo paso por nuestro lado, le volvimos a desear buenas noches, pero esta vez no nos contesto. Llevaba la cara tapada con una capucha. Al día siguiente, bajamos para ver lo que había dejado por allí, porque siempre dejaba alguna sorpresilla.

Pero esta vez nos encontramos un SORPRESON.

Al lado de una tumba que estaba partida en dos, estaba el cura tirado con su farol al lado y roto. Estaba helado de frío, pero vivo. Llamamos una ambulancia que le llevó al hospital de inmediato.

Una semana después, aquellos seis fuimos a visitarle al hospital. Él me agarró de la mano y, con pánico reflejado en su pálida cara, nos dijo:

-¡Le vi salir de la tumba y tirarme el farol al suelo! ¡Me dijo que era un enviado de Satanás y me desmalle!

Nos recorrió un escalofrío por el cuerpo. ¿Quién sería aquello que vimos subir con capucha?

Papas en la freidora:
Spoiler:


En una casa vivían Carlos y su hijo Luis, la esposa de Carlos ya había fallecido, todos los días Carlos y Luis preparaban la cena juntos, ese día decidieron hacer una hamburguesa con papas fritas.

Empezaron a hacer las hamburguesas primero, cuando ya terminaron de hacerlas, empezaron a hacer las papas fritas, cuando meten las papas a la freidora Carlos recibe una llamada del trabajo, decía que lo ocupaban urgentemente porque había surgido algo en la oficina, Carlos le dijo a su hijo que terminara de hacer las papas y que el iba a volver en 1 hora, para comer los dos juntos.

El señor se fue y Luis se subió a su cuarto a ver la tele sin sacar las papas de la freidora, luego las saco pensó.

Luego de 20min. Luis oyó que alguien entraba por la puerta de su casa, el pensó que era su papa y que después de todo no lo ocupaban tanto en la oficina, 5min después Luis ollo que su papá le grito, “revisa las papas”, pero el no le hiso caso y siguió viendo la tele, después de un rato mas Luis bajo para revisar las papas, al pasar por la sala se dio cuenta que estaba la tele prendida, y alguien estaba en el sillón viéndola, se le veía solamente el brazo, llego a la freidora y cuando se fijo como iban las papas le entro un escalofrió y un miedo terrible, estaba la cabeza de su padre dentro de la freidora , corrió a mirar quien estaba en la sala viendo la tele, y cuando llego se dio cuenta que era el resto del cuerpo de su padre, volteo hacia la televisión y, estaban las noticias, haciendo un reportaje sobre un asesino que andaba suelto por la cuidad, y sobre la pantalla de la televisión estaba escrito con sangre, “vez, te dije que revisaras la freidora”.

El ruido
Spoiler:


Intentas dormir pero los ruidos te mantienen despierto. Es como si algo estuviera arañando la puerta y gruñiendo. Te dices a ti mismo que es el viento, y las ramas de los arboles de afuera, pero el sonido sigue y sigue...
Finalmente decides que no lo aguantas mas

Te levantas, prendes las luces. El sonido viene desde la puerta principal. Caminas hacia el living caminando con temor, y el sonido se hace mas fuerte y el ruido de la puerta se escucha con mayor rapidez, con mas... furia.
Con las manos temblorosas, llegas hasta el telefono... y el ruido... se detiene, tu te quedas quieto con el telefono en mano esperando a que el sonido comienze otra vez. Como no sucedio te diriges a la puerta con el corazon en la garganta. La abres... la brisa oscura de la noche.

Nada. Miras la puerta. Deberia estar hecha pedazos, podias escuchar como estaba que se partia al medio. pero no tiene ni una sola marca. Sacudes tu cabeza y dices que era tu imaginacion. Entonces la cierras.

Las marcas estaban del lado de adentro.
[Traducido por Dieyenza]

Se que esta ahi
Spoiler:

No, no se necesita verlo para saber que esta ahí.
Yo lo siento. Se que aquí esta. Cada momento, respira pesadamente sobre mi cuello. Éramos 3, Andrea, Mauricio y yo.
Mauricio murió. Murió hace 6 meses ya, ataque de asma, no tenia inhalador, o al menos eso parecía, no buscó en el bolsillo derecho. No se por qué no esta con Andrea, o tal vez ella no se de cuenta. Todas las noches sueño con él. Mas que sueños son pesadillas.
Se que él me mira. Todo el tiempo me habla, no se si enserio habla o solo es mi imaginación. Lo que no entiendo, es por qué? porque tenia que acosarme de esa manera? metiéndose a mis sueños, no puedo estar sola... ataque de asma..
Nunca has sentido ese nudo en el cuello cuando recuerdas un fallecimiento o algo lo suficientemente emocional para dejarte sin palabras? si, bueno, eso ahora es de mi vida diaria. Nadie me cree. por qué? porque al parecer solo yo lo siento, solo yo lo veo, cuando despierto y siento su cuerpo a un lado del mío intentando recuperar el aire que perdió cuando el incidente.
Siempre soñaba parecido, estoy en un cuarto de hospital. Sentada en la cama, sin la necesidad de respirar, mi cara esta completamente morada, siento un bulto en el bolsillo, lo tomo y encuentro el inhalador. Despierto jadeando y ahí es cuando lo veo, con la cara totalmente morada, con los ojos desorbitados, sonriendo, tal vez no quiere asustarme, tal vez solo quiere hablar conmigo, después de todo era mi mejor amigo no? muchas veces, lo que no puedes ver, es lo mas real que hay.

El Basurero
Spoiler:

¿Has pensado alguna vez que pasaría si vivieras toda tu vida en un basurero rodeado de las inmundicias que lanzan los demás, esperando que cada día encuentres restos de algun alimento podrido que arrojen los millonarios? Si te lo imaginas es porque realmente no lo viviste, pero no es algo lejano. Este planeta esta lleno de personas que viven en un "basurero" y que la salida esta totalmente bloqueada. Pero... ¿Has pensado en la venganza hacia ese mundo injusto y fragmentado?
Pensarás en los pobres, la gente que vive en la decadencia y su única salida es robar, violar asesinar. Pero no me refería a esa venganza y ni siquiera a ese tipo de "vida basura".

El mundo lleva miles de años soportando las decadencias y la vida insulsa de sus habitantes hasta esta noche. Hoy se marca la venganza. Estas mirando fijamente la computadora seguramente el comienzo no fue muy atrapante y estabas por cerrar la pestaña e irte a dormir sin sufrir ni miedo ni pesadillas, pero en vez de eso sufriras el sueño eterno.

¿El diablo?, ¿Diós?. No, no soy ninguno de ellos, soy la tierra y te estoy viendo a ti en tu basurero esperando que te saques los auriculares y escuches los gritos de las primeras personas siendo cruelmente asesinadas por mis ayudantes. Ellos salen de la tierra y atrapan desprevenido al sujeto lo atan de manos y pies con su propia piel, despues se les quedan mirando con sus horribles sonrisas por horas hasta que el sujeto no vea mas que la cara de la muerte. Por último se aferran a tu estomago con sus manos que tienen pequeñas agujas que llegan hasta tus organos haciendo sentir el peor de los tormentos y te llevan al interior de la tierra donde los humanos viven toda la eternidad ese dolor sin morir.

Como seguiste la lectura y no te sacaste los auriculares, significa que ya todos estan muertos y solo quedas tu en tu casa leyendo las últimas palabras de tu vida...

Pero no es hoy, lamento decirte que no sera hoy el día, pero no esta muy lejano ya, se aproxima lentamente mientras tu recordaras esta historia esperando que se borre de tu memoria, y lo harás, la olvidarás hasta el día que esto realmente ocurra y volveras a leer estas palabras... solo que este último parrafo no estará presente.

La maldicion de Faraón
Spoiler:

Tengo miedo, estoy totalmente paralizado frente al monitor de mi computadora viendo pasar a través de mis ojos toda mi vida pero especialmente lo que comenzó hace 3 días...

Mi hermano mayor compró un juego llamado "Faraón", este juego (por si no lo conocen) se maneja realizando las diferentes misiones que se presentan en la aventura como si fueras Dios: creando casas, templos, caminos, etc. Pero estoy seguro que la misión que jugúe no la vieron en su vida.

Lo compró en una barata de un bazar a solo $5, pero había algo misterioso en el juego. Estaba marcado como "prohibido" y el vendedor, según mi hermano, no lo miró a los ojos cuando se lo dió y solo le dijo las siguientes palabras "buena suerte su majestad".

Al llegar a casa estaba totalmente nervioso, transpirado y su mirada estaba como perdida. No habló con nadie, solo se sentó en la silla de la computadora, introdujo el juego en el CPU y estubo allí por 2 días completos. El lunes volví de la escuela y noté algo extraño, no había música y a esa hora mi hermano normalmente realizaba sus ejercicios escuchando "Guns n´ Roses" a todo volumen, asi que entré en la habitación. Lo primero que hice al ver "eso" fue vomitar.

Para empezar en el piso había un charco de sangre que ocupaba toda la pieza, sus ojos estaban pintados de negro, sus brazos, su torso, su boca y sus piertas estaban abiertos con las tripas colgando y pudriendose y además estaba cubierto por una especie de tela como cubrían a las momias los egipcios.

Todo fue muy extraño. Me desmayé. Cuando desperté ya estaba la ambulancia que había venido a buscar el cuerpo, también mi familia llorando y preguntandose que carajo había pasado.

Cuando volvimos del funeral me sente en mi cama y me quedé viendo la pantalla de la computadora que estaba apagada por alguna razón como si mi hermano la hubiera apagado antes de que ocurriera esa atrocidad a proposito. Me senté y la encendí. En vez de la tipica pantalla de inicio de "Windows 98" entraba al "Faraón". "Juego terminado", decía, "31 de 30 misiones completadas". Eso no tenía sentido así que revisé la linea de tiempo y ví la misión 31. Se llamaba "El regreso de la vida" y en vez del tipico modo campaña donde tenías que crear las casitas, estaba en 1ra persona y tenías que dirijir al faraón por un pasillo oscuro hacia una puerta, asi que caminabas, caminabas y caminabas...

Cuando alcanzé la puerta presioné un boton para abrirla y solo allí descubrí que era identica a la puerta de mi habitación, mire atras y no había nada, tal vez era solo mi imaginación, pensé, hasta que salto un mensaje diciendo "espera..." y de pronto vi por la ventana la sombra de un hombre deforme con la cabeza de un ave y ganchos en las manos.

Se está acercando lentamente, veó a mi hermano tambien con el y mucha gente alrededor, momias, me están viniendo a buscar y la barra de vida de mi personaje en el juego baja lentamente mientras yo no me puedo mover... el proceso de momificación se les aplicaba a los faraones porque los egipcios creían que ivan a tener una 2da vida.

El hombre del pozo
Spoiler:

Cuenta la leyenda de un viejo pueblo donde habitaba un hombre que todos los dias iba a un pozo supuestamente de los deseos. El anciano era muy supersticioso por lo que iba todos los dias a pedir un deseo. Su esposa habia partido hace ya varios años a buscar trabajo, pero para su desgracia esta habia muerto, aparentemente en un accidente de transito por culpa de un joven que conducia en estado de ebriedad.
El anciano nunca se entero de este acontecimiento por lo que el siguió visitando el pozo por el resto de sus dias. Los años pasaron, el pueblo poco a poco fue decayendo y sus habitantes muriendo o abandonando el pueblo, a excepcion del anciano. En sus ultimas horas, el anciano nunca dejo de pensar en su fallecida esposa, esperando su regreso.
Aun despues de su muerte se puede ver a aquel hombre vestido con mantas negras cubriendo su rostro dirigirse al pozo y arrojar una moneda. Si alguna persona se encuentra con este hombre, este te pedira una moneda. Por tu bien es mejor que tengas una. Si se la das, este te agradecera y seguira su camino en silencio, pero si no tienes, este se retirara en silencio, balbuceando e insultandote y cuando vayas a dormir este hombre se aparecera en tu habitacion mostrandote su horrible rostro en estado de descomposicion y te llevara hasta el fondo de aquel pozo sin ninguna posibilidad de salir.

Oscura realidad
Spoiler:

Vivo en lo mas oscuro de tu mente, veo todo lo que haces, incluso cuando crees estar solo. Soy la representacion de todos tus miedos. Soy aquel que te mira cuando crees que eres observado. Soy aquel que te sigue cuando crees que hay alguien detras de ti. No importa a donde estes, yo siempre estoy contigo, estamos unidos por lazos separados, soy parte de ti, pero tu no te interesas en eso. Estas ocupado viviendo tan tranquilamente mientras que yo solo puedo ver todo lo que haces.
Es injusto.
Yo antes tenia una vida, era un ser vivo como tu, tenia mis sueños y metas al igual que tu. Pero mi hora llego y todo cambio tan drasticamente, nunca crei que terminaria de este modo, pero solo una cosa me hace soportar este terrible tormento: cuando llegue tu hora, podre contemplar tu final al igual que a mi me paso. Ese dia tendras el mismo destino que yo, pero hasta entonces lo unico que puedo hacer es ser un observador, mirando como vives felizmente, viendo como prosperas mucho mas de lo que yo hice mientras vivia.
Hay veces en que trato de asustarte haciendo que te sientas incomodo, pero no importa lo que haga, siempre ignoras las pequeñas cosas que logro hacer en este estado.
No entiendo, de millones de personas que habitan este mundo solo pocos como yo tienen que sufrir esta maldicion, y asi sera hasta que sigan existiendo seres vivos, mientras siga existiendo la luz. A veces desearia que mi destino hubiera sido otro, pero que puedo hacer, despues de todo... ahora solo soy... tu sombra.

En tu habitacion:
Spoiler:

¿Quién puede asegurar qué fantásticos espectros veremos en el instante de nuestra muerte?
La habitación carecía de los elementos esenciales para los amantes del terror clasico. Limpia, pulcra hasta el ridículo. Ella duerme, su mente desconectada de toda realidad. La noche es apacible, cálida. La luz de la luna se derrama sobre la pared.
Pero a pesar de lo prosaico de la situación, lo ominoso se hace presente.
Primero una corriente eléctrica recorre la columna de la niña, algo que no tiene conexión con su mente, algo físico; la sacude en un espasmo violento que la arranca del sueño. Su cuerpo supo antes que su mente lo que sucedía, había algo en la habitación.
Cubierta con una manta permaneció inmóvil. Su cerebro buscaba desesperadamente un argumento que contradiga aquel miedo irracional y absurdo; pero su cuerpo no respondía a este llamado a la sensatez, se obstinaba en mantener los músculos tensos. Las fosas nasales, dilatadas para inhalar la mayor cantidad de oxígeno posible, parecían las de un animal acorralado...
"No hay nadie"...
Sus ojos recorrían la habitación con una velocidad frenética. Su mente racional estaba estancada repitiendo estúpidamente: “No hay nadie. No. Nadie". Pero esa parte del cerebro inaccesible para la mente racional estaba determinada a mantenerse alerta. Hizo un enorme ejercicio de la voluntad para tratar de dominarse, pero fue inútil.
"Enciende la luz..."
Pensó en su padre, quién ahuyentaba sus infantiles terrores encendiendo la luz del velador, haciéndola sentir un poco tonta por temer algo que sin duda...
"No la enciendas..."
Se detuvo en el momento en que su mano se estiraba hacia el interruptor
"Si la enciendes, lo vas a ver..."
Paralizado su cuerpo, sus ojos se posaron en un rincón de la habitación. Las sombras danzaban alegremente sobre la pared, en algún lugar de la noche ladraba un perro.
"Ahí está... en el rincón..."
Los segundos se estiraban en una angustia indecible. El tiempo se convirtió en algo físico, pegajoso. Ella miraba hacia el ángulo de la habitación. No parpadeaba. En un último y desesperado intento, su yo racional trató de calmarla.
"Ahí no hay nadie. Son sombras y Luna, nada más".
En ese momento le pareció que el bulto del rincón se movía, acaso captando que se dudaba de su existencia. El movimiento fué leve, apenas perceptible, pero innegable. Lo que ella podía entrever desde su posición era una figura, que bien podía ser humana, de pie en el rincón de la habitación.
En este punto algo sorprendente ocurrió en su interior. El horror no cedió, pero dejó de bloquear los procesos mentales, seguía en posesión de su cuerpo en tanto la amenaza continuase; pero liberó su consciencia para que analizara la mejor manera de salir de aquella desesperada situación. Intentó hablar, pero al principio solo pudo producir un susurro que apenas si podía oírse a los pies de la cama.
_ Marco...
Fue consciente de que había dicho el nombre de su hermano, aunque desconocía porqué a pesar de la enorme variedad de monstruos conocidos había pensado justamente en su hermano, quién siempre la había querido...
"Pensaste en él porque está muerto..."
_ Marco, ¿eres tu?_ alcanzó a decir.
La figura del rincón siguió inmóvil durante algunos instantes, luego su cuerpo se inclinó levemente hacia adelante, sacando el rostro de las tinieblas; la luz de la luna alcanzó el rostro de la figura, un segundo apenas. Lo suficiente como para que ella sepa que no era su hermano, sino algo infinitamente peor.
Toda resistencia se derrumbó. La figura supuraba un odio negro e inhumano que era palpable. La habitación se llenó de un hedor insoportable. Aquello que estaba en el rincón de la habitación dio un paso adelante.
Su boca se contorsionaba en una mueca que intentaba ser una sonrisa; sus ojos eran pozos negros dónde era imposible vislumbrar algún rasgo humano. Imposible discutir, imposible razonar con aquel ser que era más bien una voluntad siniestra; sin pasiones, sin deseos; sólo odio y espanto.
Ella se abandonó y se hundió en aquellos pozos negros que eran sus ojos.
El cuerpo sin vida de la niña fue encontrado a la mañana siguiente. Sus ojos miraban estúpidamente hacia el rincón de la habitación. Derrame cerebral, dijeron los médicos. Nadie discutió un argumento tan razonable.
El mundo es misterioso. Después de todo, ¿quién puede decir qué veremos en el instante de nuestra muerte?......


Última edición por Otro el Mar 28 Feb 2012, 19:19, editado 1 vez

Volver arriba Ir abajo

Re: Historias de Terror

Mensaje por --sad-- el Miér 22 Feb 2012, 09:54

¡¡¡Elmo!!!

Volver arriba Ir abajo

Re: Historias de Terror

Mensaje por Imperatrum DG el Miér 22 Feb 2012, 13:23

@--sad-- escribió:¡¡¡Elmo!!!
Eso no es desvirtuar?

Volver arriba Ir abajo

Re: Historias de Terror

Mensaje por Xhaps el Jue 23 Feb 2012, 00:48

Dark Grox escribió:
@--sad-- escribió:¡¡¡Elmo!!!
Eso no es desvirtuar?

Creo que le da miedo














"Elmo sabe dónde vivees"

Volver arriba Ir abajo

Re: Historias de Terror

Mensaje por Invitado el Jue 23 Feb 2012, 14:25

no hagan necro....

Volver arriba Ir abajo

Re: Historias de Terror

Mensaje por Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.