Sporepedia 2
¡Bienvenido a Sporepedia 2! Si quieres empezar a compartir tus creaciones y descargar las de otros, regístrate ya.

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Mi primera creación y aporte al Foro - Stuka
Hoy a las 02:53 por Thecarnagezerg

» Me voy del foro por 1 semana
Hoy a las 00:57 por Sane

» Amigo Invisible 2018
Ayer a las 19:39 por Sane

» Rise of Cults II [Rol y Estrategia] [♫]
Ayer a las 18:04 por Paul_q_f

» Dragón: Vulcarus (Mi regreso al editor owo)
Ayer a las 17:15 por technoguyx

» TEMA FLOOD
Ayer a las 17:14 por technoguyx

» ¿Qué música están escuchando?
Ayer a las 17:12 por technoguyx

» 6 Trapos/Sabanas diferentes de Salvador Dali, Incluye el normal.
Ayer a las 10:29 por Davitroon

» 20 cosas sobre ti!
Ayer a las 09:24 por Davitroon

» Palabras encadenadas 2.0
Ayer a las 05:44 por Darmax

» Vuelvo con media victoria XD [♫]
Ayer a las 00:04 por draco darkness

» Problemas con Dark Injection
Sáb 15 Dic 2018, 19:48 por Zombine99

» Taller de mamíferos 111.
Sáb 15 Dic 2018, 18:58 por Samuel_111

» Cuadro de Dav [AS:2]
Sáb 15 Dic 2018, 17:10 por Samuel_111

» Toothless [HTTYD]
Sáb 15 Dic 2018, 12:54 por Davitroon

» Casa de Jeshua
Sáb 15 Dic 2018, 12:10 por Jeshua

» Mataría al de arriba porque...
Sáb 15 Dic 2018, 08:38 por Darmax

» bandera para spore
Sáb 15 Dic 2018, 08:31 por Samuel_111

» Edificio Colonial Umprotos
Sáb 15 Dic 2018, 06:40 por Samuel_111

» Saber Volver - Moana [O7] [H]
Sáb 15 Dic 2018, 00:32 por Blaydi25

» RESUELTO: Necesito el crack.
Sáb 15 Dic 2018, 00:31 por Blaydi25

» ¡Premios para los Usuarios!
Vie 14 Dic 2018, 23:27 por Jeshua

» Criaturas de Spore Galaxies: The Fallen ~ (Mi Universo)
Vie 14 Dic 2018, 23:17 por Jeshua

» Animaciones inexistentes
Vie 14 Dic 2018, 23:14 por Jeshua

» Creaciones representativas de la Sporepedia 2
Vie 14 Dic 2018, 23:06 por Jeshua

» Guarida de Mx3 [O5]
Vie 14 Dic 2018, 23:01 por Jeshua

» Surcus Cola [Regalo para Sad] [AI5]
Vie 14 Dic 2018, 22:57 por Jeshua

» Torre del reloj de Calceta
Vie 14 Dic 2018, 22:55 por Jeshua

» El kamikaze Estelar
Vie 14 Dic 2018, 22:51 por Jeshua

» Taller de escritura | Jeshua's Custom Workshop
Vie 14 Dic 2018, 22:04 por Jeshua

» Premios, Smilies y Frases Célebres
Vie 14 Dic 2018, 22:01 por Jeshua

» Parque Prehistórico Episodio I [Proyecto]
Vie 14 Dic 2018, 20:14 por Jeshua

» Escribe con el codo
Vie 14 Dic 2018, 19:49 por Babia 23

» Evolution (((idea de DalasReview)))((PROYECTO)) Añadido Video
Vie 14 Dic 2018, 16:22 por gr0x123

» ¡Felis cumpleaños Dekar =D!
Vie 14 Dic 2018, 07:00 por Dragonguy2005

» Digimons en Spore Creatures
Jue 13 Dic 2018, 13:39 por Thecarnagezerg

» Protozoos del fondo marino
Jue 13 Dic 2018, 00:25 por Fokz

» Poner Creaciones en las descripciones de los temas
Miér 12 Dic 2018, 17:54 por Josgrox

» Taller de aves
Miér 12 Dic 2018, 00:54 por Blaydi25

» Caza interceptor
Mar 11 Dic 2018, 15:52 por Darmax

» Música un tanto extraña
Lun 10 Dic 2018, 18:01 por Jeshua

» Lost Woods [Himno]
Lun 10 Dic 2018, 18:00 por Jeshua

» ¡¡¡El genial, asombroso, extraordinario, caótico, milagroso, inigualable e inimitable día de los comentarios!!! { 23N }
Lun 10 Dic 2018, 17:57 por Jeshua

» Cómo colaborar en el foro y llegar a ser Colaborador
Lun 10 Dic 2018, 17:53 por Jeshua

» Mis criaturas drogadictas okno
Lun 10 Dic 2018, 17:14 por Davitroon

» El Gusano Robootico del Vacio...
Lun 10 Dic 2018, 17:02 por Jeshua

» Taller de Spore y simplificación de creaciones | Jeshua's Custom Workshop
Lun 10 Dic 2018, 17:00 por Jeshua

» Los Delcor Habilis
Lun 10 Dic 2018, 15:44 por Blaydi25

» Mi spore se cierra
Lun 10 Dic 2018, 15:22 por Blaydi25

» El Zamodadón
Lun 10 Dic 2018, 10:51 por Davitroon

» Errores en el Foro
Dom 09 Dic 2018, 22:28 por Jeshua

» La Sporepedia de Jeshua [♫]
Dom 09 Dic 2018, 22:08 por Jeshua

» Las 5 Misiones Imposibles: La Mansión Escarlata parte 1
Dom 09 Dic 2018, 19:26 por Rospeño

» Spore (pirata) No detecta la mayoria de mods / Gráficos patata
Dom 09 Dic 2018, 16:19 por Josgrox

» Me voy por un tiempo
Dom 09 Dic 2018, 16:08 por draco darkness

» Los Arquetipos
Dom 09 Dic 2018, 14:33 por MisiónXSpore

» La lógica de Spore. (juego)
Dom 09 Dic 2018, 13:37 por Darmax

» Hummingbird [Regalo para @MAKIADOSHE]
Dom 09 Dic 2018, 12:55 por Jeshua

» ¿Qué ideas erróneas tenías sobre el foro y Spore?
Dom 09 Dic 2018, 07:43 por Davitroon

» Sugerencias y consejos para aventuras [Proyecto SEF: Ocaso Estelar]
Dom 09 Dic 2018, 07:39 por Davitroon

» Aventuras: Complejidad Infinita - 100 puntos - Tamaño Extra
Dom 09 Dic 2018, 07:27 por Darmax

» Truco para Poner Estapas Teniendo el Mod de Todas las Ideologias.
Dom 09 Dic 2018, 07:17 por Mr.3

» ¿Cuántos usuarios puedes recordar?
Dom 09 Dic 2018, 03:11 por MisiónXSpore

» "Toques" o llamadas para los usuarios de la chat box
Sáb 08 Dic 2018, 22:45 por draco darkness

» Slimetorch vs. Davitroon vs. Dilophox vs. Samuel_111 [1]
Sáb 08 Dic 2018, 19:30 por MisiónXSpore

» Trío de protozoos
Sáb 08 Dic 2018, 18:52 por draco darkness

» Dahiellene
Sáb 08 Dic 2018, 18:00 por draco darkness

» Palo-Maza
Sáb 08 Dic 2018, 03:47 por Josgrox

» Volvi! Renaci en un hermoso hamster...
Sáb 08 Dic 2018, 00:09 por technoguyx

» Samuel_111
Vie 07 Dic 2018, 12:47 por MisiónXSpore

» Grox mutant
Vie 07 Dic 2018, 11:36 por draco darkness

» Hola
Vie 07 Dic 2018, 11:17 por Blaydi25

» 2 Vehiculos nuevos: Karakuraiser y Konohuraiser!
Vie 07 Dic 2018, 07:08 por Samuel_111

» Flood Transport Form [Olimpiadas] [P]
Vie 07 Dic 2018, 06:56 por Samuel_111

» Fretoks Infectado (DS)
Vie 07 Dic 2018, 06:51 por Samuel_111

» Ibamuth
Vie 07 Dic 2018, 06:49 por Samuel_111

» La investigación grox.
Vie 07 Dic 2018, 06:33 por Samuel_111

» Maximuñeca Inflable 3000 [Regalo para el pelon] [♫]
Vie 07 Dic 2018, 05:50 por Samuel_111

» Organizacion en tema "problemas solucionados"
Vie 07 Dic 2018, 01:03 por MisiónXSpore

» MI MEME
Jue 06 Dic 2018, 23:25 por Blaydi25

» Jujel como otro motor de busqueda
Jue 06 Dic 2018, 20:57 por technoguyx

» ¿Cuál es el estilo de tus post?
Jue 06 Dic 2018, 19:32 por Jeshua

» Los Invito a mirar y seguir mi Marca de arte! Cyan Orange
Jue 06 Dic 2018, 19:10 por juaner

» Chatbox Mas Notorio
Jue 06 Dic 2018, 16:25 por Jeshua

» Mug
Jue 06 Dic 2018, 16:13 por Jeshua

» Los Jund [Reto contra Dilo, Slaim y Samu]
Jue 06 Dic 2018, 15:22 por draco darkness

» El increible Pata bipaya Dahin. [♫] [Contra Davitroon,Samuel & Slime]
Jue 06 Dic 2018, 15:12 por draco darkness

» Un Arbol en mi espalda! [ Reto contra Dilo, Sam y Davo (?) ]
Jue 06 Dic 2018, 15:06 por draco darkness

» Clark Stark??
Jue 06 Dic 2018, 14:58 por draco darkness

» El depredador de cazadores! [Reto contra slime,davi y dilo]
Jue 06 Dic 2018, 14:52 por draco darkness

» pequeño pack de vehiculos
Jue 06 Dic 2018, 12:27 por Samuel_111

» Trailers de tus aventuras con tito Dav
Jue 06 Dic 2018, 12:03 por Samuel_111

» Añadir un traductor al foro
Miér 05 Dic 2018, 19:48 por Jeshua

» Jeshua en Spore | Regalo para Josh [SC]
Miér 05 Dic 2018, 17:54 por Jeshua

» I am a weird here!!!
Miér 05 Dic 2018, 17:25 por Jeshua

» Se me estropeo la PC :(
Miér 05 Dic 2018, 17:11 por Jeshua

» Pide un deseo y arruina al de arriba
Miér 05 Dic 2018, 13:31 por Darmax

» Proyecto de aventura: ¡Detective Davitroon en acción!
Miér 05 Dic 2018, 12:08 por Samuel_111

» Como deciden que nombre ponerle a sus Criaturas??
Mar 04 Dic 2018, 23:02 por Jeshua

Temas Favoritos
Creación Aleatoria
Sondeo

¿En qué deberíamos enfocar el foro?

9% 9% [ 11 ]
11% 11% [ 13 ]
13% 13% [ 16 ]
45% 45% [ 55 ]
23% 23% [ 28 ]

Votos Totales : 123

Los posteadores más activos de la semana
Jeshua
 
Thecarnagezerg
 
MisiónXSpore
 
Sane
 

Hora Mundial
Diciembre 2018
LunMarMiérJueVieSábDom
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31      

Calendario Calendario


El prólogo {Narración ByXhaps}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El prólogo {Narración ByXhaps}

Mensaje por Xhaps el Dom 25 Ago 2013, 23:17

El cielo estaba puesto de un distante gris, perlado y frío, cuya llovizna  acrecentaba y empapaba las calles de duro asfalto. Era invierno, una tarde yendo a nocturnas cuyo sol nunca estuvo presente, y por lo tanto la gente no demostraba siquiera emoción en sus rostros, ya que apagados estaban por completo. He aquí entre tantos espíritus perdidos uno en particular.
Vestía una chaqueta maltrecha con sus buenos años; mostraba una camiseta carmesí por debajo y unos pantalones igual de descuidados. Sus pies estaban protegidos del agua  nada más por un par desigual de calcetines, y unos zapatos de vestir pintados de negro. Sujetaba su gorra para que nadie le viera los ojos mientras castañeaba con los dientes y silbaba de vez en cuando una estrofa. La multitud pasaba de él, con grandes y negruzcos paraguas, tristes y despreocupados de la vida, pues cada quién tomaba su propio camino.

Habías portadas por donde quisieras verlas. La conmoción era duradera y persistente, pues los medios siempre buscaban alterar a su público. Si no hubiera sido por las patrullas policiales y sus constantes vigilias, hace ya mucho que se habría armado una tormenta.

-U…una moneda, por favor…

El joven se había detenido frente a una multitud de descoloridas señoras. Tan pronto lo hubo hecho dejó tiritar su cuerpo, y les contagió con sus ventanas ámbares, una imaginaria desdicha. Levantó su mano hinchada por el frío con una aparente dificultad siquiera para ponerse de pie. Y en lo posible fue real, pues el análisis que le plantaron encima no tenía precio. Sin embargo la más modesta de ellas – Con el pelo erizado y enrulado como un animalucho, y unas mejillas carnosas e iluminadas- retiró un pequeño monedero de su bolso para sacar lo primero que tuviera a mano; unos diez centavos.

-¡Dios la bendiga! – Saludó con su sombrero, y escondió la valiosa limosna en un bolsillo. Las mujeres rieron con ternura ante tales palabras, y continuaron sin un atisbo de  importancia el paseo. “¡Tremendas palurdas!” pensó el chico con malicia, y rió sin cuidado un par de cuadras después. Ahora mismo se trataba de su pequeña fortuna. Saboreó en cobre con sus manos desnudas, y se dejó contaminar por el aire húmedo que le atacaba en una esquina, debajo de una sombrilla que junto estaba a mesas de merienda. Buscó la mejor melodía para celebrar su ganancia, y se encaminó silbando para dentro del local.
Visitaba muy a menudo la tienda, pues incluso el dueño le había memorizado el nombre, y se habían hecho amigos en muy poco tiempo.

-¡Hola, Albe! – Levantó su mano el hombre, dejando los refrigerios  por un momento en el mostrador. Era uno muy bonito de madera lijada, como si hubiera sido comprada tan solo unas horas antes. - ¿Vas a llamar a alguien otra vez?
-Hmp…, hola Gillermo –Contestó el muchacho sin mirarle, con una envidiable sonrisa digna de un buen timador. – Tu nada más déjame la cabina un momento, ya volveré otro día.

-Tu siempre dices lo mismo, y jamás me has comprado siquiera un caramelo. Vaya niño…- Murmuró ajustándose unas gafas redondas, volviendo al trabajo como de costumbre. Aun así, ni una sola alma estaba sentada dentro. Eran pésimos días aquellos, en los que la gente dudaba de su propia seguridad, y en lo verídico de quienes estaban al mando. El hombre recogió con sus arrugadas manos la radio de hace veintena, y estrujó el pellejo de la frente, tosiendo mientras le ponía en el mostrador, moviendo la pequeña antena para eliminar cualquier estática. Una gruesa gota de sudor recorrió su piel tan pronto se enteró de las noticias. Apagó y continuó su jornada desprendido de cualquier fortaleza.

Por otra parte, nada y absolutamente nada había perturbado la cabeza del alocado mozo. Al lado de los baños se encontraba un teléfono con aires de reliquia sujeto a cables pelados, con los números de los botones borrados por completo. El chico metió la moneda en una pequeña ranura y sin meditarlo un momento recogió el teléfono; acertó a números en azar sin ningún tipo de duda. Puso a sonar el timbre y paciente esperó hasta que el contestó, curiosamente, una señorita como de su edad.

-¿Hola? – musitó dudosa, pues al parecer hablaba sin el consejo de nadie

-Aquí “Alberto Martínez”  - contestó el joven - ¿Hablo con…Vespertina Tuerta? – Ingenió sin mucho mérito.

-Oh…yo no… Mi nombre es Olga Rivera, señor. – Le tembló un poco la voz - ¿Qué necesita?

-Muy bien, señorita Rivera… - Hizo suspenso – Estoy realizando un censo oficial por parte del gobierno, y usted debe contestarlo inmediatamente. Si no lo hace podría ser severamente…multada. – Amenazó con cierta vileza.

-¡Pero…yo! – Quiso negarse, pero temía también que fuera algo serio – ¡Sí, sí, lo haré!

Paso un buen rato hasta que finalizaron. El chico terminó con imponente testamento en su mano – cortesía de la casa- en el que había anotado multitud de datos personales. Ni una pizca de vergüenza se había escapado de tal llamada.
Se despidió y retiró del dueño para internarse nuevamente en la jungla de acero, donde la neblina reinaba con supremo gozo. Atravesó calles, pasó de vehículos y atajos, tropezó con alcantarillas abiertas y descubrió oscuros callejones para donde pararía su odisea. Dio un tanto de atlético salto sobre algunas grietas, y se detuvo frente a una increíble bodega, protegida esta con barrotes y láminas gruesas tal árbol. Tocó estruendosamente, pero aun así sin hacer demasiado escándalo.

-¡Oye, genio! ¡Ya volví! ¿Puedes abrirme, eh? – Gritó sin muchas formalidades, sonriendo todavía. Se refería a cierta persona en particular.

Se trataba de un hombre que, antes viéndole en la miseria, decidió proponerle un duro trato. Era de extrañas raíces, y jamás hablaba con nadie. Sin embargo, tenía la extraña afición de recolectar vidas, datos. Todo lo que la gente ostentaba a lo largo de los años. El chico era la presa perfecta para su manía, y siempre que hacía lo correcto le pagaba gran cantidad de dinero. Mejor dicho, le iba ahorrando hasta que considerara suficiente la suma, y el mocoso no se volviera a cruzar en su camino.
-Pasa…- Dijo aquella voz sedentaria, tan siniestra como un cuervo sin ojos, y sin ninguna amabilidad de por medio, a par del muchacho. La verdad es que el joven siempre traía las llaves consigo, pero no hacía daño tener un poco de modales.
El candado estaba frío al tacto, casi como el hielo al aire libre o una salvaje brisa en las montañas. Puso de inmediato la pequeña llavecita dorada allí, y cargó con todo su peso para hacer caer el complejo aparato. Él no sabía muy bien cómo es que terminaba exhausto tras la hazaña, pero siempre simulaba no sufrir en lo más mínimo.

La entrada se extendió hacia fuera, y le recorrió en el espinazo una tremenda inquietud al muchacho. El rechinar del metal lo dejaba con los nervios en punta, y la piel totalmente engallinada. Sintió como sudaba mientras se metía allí dentro.

-Maldito necrófago, ¿Con este ambiente quieres que hagamos trato? – Se burló el joven, recogiendo una cerilla de donde ya sabía (una mesa que jamás movían de su sitio). Le encendió alejado de la humedad, y buscó junto al diminuto fuego rastros de un candil. El aceite reaccionó sin demora, y parecía como si el mismo sol se hubiera metido en la guarida del más terco vampiro.
Allí se escondía quien se suponía era superior. Un varón que no superaba los veinticinco años, pero aun así su piel iba en camino a ser pálida como la de un muerto. Su cabello era oscuro, tal vez un poco entonado al marrón, y estaba despeinado; sus ojos parecían cansados, pues estaban entrecerrados en todo momento, escondiendo unas misteriosas iris castañas. Vestía con lo que tenía a mano, una chaqueta de invierno y un pantalón que reflejaba la luz.

-¿Tienes lo que quiero? – Preguntó seriamente, sin pelos en la lengua.

-Servido en bandeja – respondió el joven, y le cedió los papeles repletos de garabatos que él mismo escribió. Tenía la extraña obsesión de dibujar cachorros en una esquina de las hojas, de por medio.

-Olga … Rivera – Leyó trémulo aquel líder. Meditó un poco si es que antes había recibido la misma información, y si es que esa persona habitaba en el país. Hizo un par de gestos y revolvió la cabeza para olvidarlo. – Recógelo. – Dijo y miró sin mucha simpatía.

Se refería a la paga, una suma escondida de billetes que por mucho habían estado esperando a por ese momento. El mozuelo mostró el brillo de sus ojos, casi iguales a un par de estrellas. Era lo justo y necesario para comprar lo que más amaba en la inquietud y el temor;  en la locura y la perdición.

-“¡Bollos de crema!”

El muchacho huyó con el dinero, de inmediato dando rumbo a la antes mencionada tienda. Ahora él era quien pasaba de la gente, y empujaba a la multitud sin ningún tipo de piedad. Esta a su vez no reaccionaba siquiera a tal ofensa, pues estaba todo mundo pegado a las vitrinas de un almacén de electrodomésticos – donde se exhibían televisores con las noticias nacionales y pequeños robots que refrescaban las ofertas-. ¿Qué era tan interesante que les apartaba de la monotonía, de no tener sentimientos en sus cuerpos? Tapaban sus rostros con las manos al escuchar la palabra “enfermedad”, casi lagrimando por tonterías que el joven no entendía.

Se le hacía agua la boca, y miraba decidido y glorioso el futuro, y su recompensa puesta en el. Nunca había aspirado a grandes fortunas, ni a ser imagen pública. Con ser libre tal ave y feliz como un loco estaba contento. Secó sus aires de orgullo cuando hubo terminado su carrera. No sabía exactamente por cuanto es que había corrido, pero ya se estaba haciendo la idea.
Habían atracado…el local. ¡Lo habían abierto como las tripas de un becerro! Las sillas se encontraban desparramadas por doquier, algunas eran las causantes de tanto vidrio roto, uno que se suponía era resistente incluso para los días ventosos. El chico sintió su corazón palpitar, quien sabe si por temor. Se abrió paso entre los escombros y entró por uno de los ventanales, contándose con lo afilado. No importaba, pues le interesaba más ver cómo es que habían dejado al viejo confitero.
No respondía al baño, y tampoco al almacén. El joven saltó la barra de bebidas y aterrizó contra el suelo en el acto. Lo que vio le había vuelto mudo, y sin aliento.

El hombre tenía un cuchillo en sus manos, ya te imaginarás en que estaba bañado por completo. Se podían ver sus ojos abiertos, los que parpadeaban con locura, se irritaban a un paso inexplicable. Su respiración era ronca y dificultosa; la razón de esto era un corte en su pecho, por donde justo se ubicaban sus pulmones. Parecía un terrible, llano  y simple suicidio, de la manera más terrible que podría suceder.

-¡Ah!

Por poco sintió que vomitaba, y lo hubiera hecho si alimento se encontrara en su estómago. Ya dicho antes tuvo gran asco, y no quiso permanecer allí siquiera para auxiliarlo, y por mucho que el doliera abandonar a un amigo en ese estado. Escapó con su voluntad puesta, devolviéndose en el camino, pues solo le quedaba un lugar seguro en el mundo. Perdió el aliento y cerró sus ojos dorados, pero continuó por mucho que se martillaran sus pies contra las piedras y el asfalto. Paró a puertas del hogar demente y oscuro, y se adentró aprovechando la aún viva llama de la luz. No evitó horrorizarse otra vez, cuando ya la luna se estaba volviendo reina del cielo, anunciando la noche.

El hombre tenía los ojos inyectados en carmesí. Su cara estaba tajada también, y tenía sangre por todo el rostro. Postrado en el suelo como una rata sin vida empezó a reaccionar, y a retorcerse por el dolor, gritando en sus intentos de enderezar la espalda.

-¿¡Qué está pasando?! – Le gritó violentamente, no pudiendo esconder el sudor frío en su tez. La lluvia ahora le había empapado en totalidad, y tenía el cabello caído, el cual intentaba cubrirle la frente.

-¡T…tú! – Alcanzó a exclamar el pálido, lográndose agarrar de una silla, por fin pudiendo respirar. - ¡Solo…ayúdame a levantarme!

-¿¡Pero qué dices?! ¡Estás medio muerto, n-necesitas un médico! – Volvió a bramarle, mientras buscaba no verlo. Su carne estaba abierta, y aun así le dirigía la palabra, por lo cual lograba enfermarle solo clavándole la vista.

-No seas…un…una… ¡Y una mierda! – El hombre pasó de largo el pedir ayuda, y sujetándose de la mesa logró ponerse de pie, imponente. – Me iré… s…sea lo que sea que esté pasando. T…te aconsejo… ¡No te quedes aquí, m-maldito bastardo! – Sostuvo con su mano su costado, mientras apretaba los dientes y escupía de su sangre. Pasó por su lado, helándole, y se marchó sin  protestar ni una sola vez, dejando un rastro rojo a sus pies, el cual la lluvia se llevaba sin resistencia alguna. ¿Pero qué es lo que le había pasado? ¿Por qué se había escabullido hacia el exterior tan fácilmente? ¿Cómo es que no caía desfallecido con esas heridas?  ¿Y sus investigaciones? ¿Y su…hogar?

El joven no pudo calmarse, pues ahora se encontraba solo en una ciudad que lentamente se consumía en caos. Un caos inexplicable, inentendible. Misterioso y complejo. Uno del que jamás había oído hablar, y se le presentaba tan súbitamente que todavía no sabía si estar presente allí era bueno. Salió, intentó perseguir a quien le había mantenido, pues era la única persona de confianza que no estaba muerta.

Intentó silbar, pero no le salía la voz. Su caminata estaba desprotegida y desequilibrada. Ya entenderás como es que ningún espíritu se encontraba presente aquel día.







Esto lo use para armar una novela colectiva (Pero esta muriendo). La verdad es que planeaba mucho más con este prólogo,y puede que de el saque otras ideas. ¿Les gusta?

Volver arriba Ir abajo

Re: El prólogo {Narración ByXhaps}

Mensaje por Zarkhator 2 el Lun 26 Ago 2013, 09:35

Es-espera..., esto me suena mucho Xhaps Yao Ming
¿Que diablos pretendes? e_e

Volver arriba Ir abajo

Re: El prólogo {Narración ByXhaps}

Mensaje por Xhaps el Lun 26 Ago 2013, 14:30

@Zarkhator 2 escribió:Es-espera..., esto me suena mucho Xhaps Yao Ming
¿Que diablos pretendes? e_e
Quería colocar mi prólogo aquí pues me parece uno de los mejores comienzos que he narrado y no quería tenerlo escondido en el otro foro.

Volver arriba Ir abajo

Re: El prólogo {Narración ByXhaps}

Mensaje por DigiDSoul el Mar 27 Ago 2013, 04:25

Me encantó, la historia es muy interesante UUU! Me encanta ese toque de misterio y intriga. Me gustó la expresión de ''la jungla de acero'' xD

Volver arriba Ir abajo

Re: El prólogo {Narración ByXhaps}

Mensaje por Mx3brainpower el Mar 27 Ago 2013, 10:47

Claro! Delicious Red Madness. Mientras lo leía lo volvía a recordar. Ya me parecía xD
La vas a continuar? Espero que no hayan zombies e_e.

Volver arriba Ir abajo

Re: El prólogo {Narración ByXhaps}

Mensaje por Glumyglu el Mar 27 Ago 2013, 10:58

Mx3brainpower [ASR] escribió:Claro! Delicious Red Madness. Mientras lo leía lo volvía a recordar. Ya me parecía xD
La vas a continuar? Espero que no hayan zombies e_e.
Es el turno de Zark...

Aunque ya te lo haya dicho otras veces (?) me gusta tu narración :3

Volver arriba Ir abajo

Re: El prólogo {Narración ByXhaps}

Mensaje por Zarkhator 2 el Mar 27 Ago 2013, 11:49

Shiet, no había caído Mierda

Volver arriba Ir abajo

Re: El prólogo {Narración ByXhaps}

Mensaje por Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.